Las medallas de Bellas Artes encumbran a la lírica

Los galardones a Gregorio Marañón, Ainhoa Arteta, Leo Nucci y Emilio Casares confirman el buen momento de la ópera en España

Ampliar foto
Gregorio Marañón, presidente del patronato del Teatro Real, en su estudio de Madrid, en una imagen del pasado octubre. EL PAÍS

Que la ópera ha salido de su torre de marfil no solo lo demuestra el cada vez mayor acceso a este arte por parte del gran público: también los cuatro reconocimientos oficiales que el martes, y de golpe, recibían figuras destacadas de ese mundo en varios ámbitos con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, concedida por el Gobierno. Los cantantes Leo Nucci —que arrasó en sus recientes interpretaciones de Rigoletto en Madrid con cuatro bises—; el buen momento de la soprano Ainhoa Arteta; así como la labor de impulsor de proyectos a gran escala desde el Teatro Real, por parte del presidente de su patronato, Gregorio Marañón, o el estudio minucioso de las fuentes en el campo de la musicología, caso del estudioso Emilio Casares, recibe un gran impulso con ese premio.

Marañón lo celebra como una realidad que ha crecido, pese a la crisis, y se ha fortalecido con políticas e iniciativas de acercamiento dirigidas a grandes públicos a nivel general. Pero muy específicamente en la estrategia de la última década dentro del Teatro Real, del que es responsable en gran medida. “Los últimos 10 años han sido una preocupación constante, desde que, junto con Miguel Muñiz, emprendiéramos esa tarea, que hoy, en la etapa que compartimos junto a Joan Matabosch, director artístico, e Ignacio García-Belenguer, director general, está dando sus frutos”.

El año 2015 para Marañón ha sido intenso. No solo cerró los actos del centenario de El Greco como presidente de la Real Fundación Toledo, sino que ha publicado también un libro especialmente querido para él, sus Memorias de El Cigarral (Taurus), y ha dado el primer espaldarazo para las actividades del segundo centenario del Real, que concluirán en 2018.

La pena de no remar todos y no bajar el IVA

“Tenemos un gran potencial artístico, gente muy preparada en cada campo, dentro de la música y concretamente de la ópera, lo notamos cada vez con más fuerza y vamos cobrando mucho prestigio fuera”, explica la cantante Ainhoa Arteta. “Por eso es una pena que en vez de remar todos a una, tengamos que sufrir ciertos ataques. No se trata de restar, sino de sumar, incluso de multiplicar. Con asuntos como los del IVA o los recortes, poco favor nos hacemos”.

También se manifiesta en el mismo sentido el presidente del patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón. La bajada del IVA del 21% sigue siendo la principal asignatura pendiente del Ministerio de Cultura.

En su larga trayectoria como mecenas e impulsor de proyectos culturales ambiciosos, Marañón cree que hay que elevar la exigencia de calidad. “Lo que primó en la organización del centenario de El Greco fue que las exposiciones se montaran con una alta cuota artística. El hecho de que después batieran récords y fueran visitadas por más de tres millones de personas nos pareció un premio extraordinario. Pero en el ánimo de los impulsores prevalecía la calidad frente a la cantidad”.

Fenómeno masivo

Tal fenómeno masivo indica, además, un síntoma de madurez por parte de los visitantes. “Un público que demanda cada vez con más exigencia buenas iniciativas, no fáciles, ni asequibles, sino excelencia”, añade Marañón. Para el bicentenario del Real, todo esto servirá de guía: “No solo queremos enriquecer con piezas fundamentales del repertorio nunca estrenadas en Madrid la programación de los próximos dos años. Trataremos de dar un salto tecnológico ambicioso que permita llegar cada vez a más y más público, rompiendo las barreras de una sala que solo puede acoger a 1.800 espectadores en cada función”.

Lo que le preocupa es cierta falta de sensibilidad por parte de la clase política, poco acorde con la creciente demanda de un público cada vez más exigente. “Fue una pena que en ninguno de los debates de la última campaña se escucharan planteamientos de política cultural. Espero que esas mentalidades cambien porque si algo están demostrando los gustos contemporáneos es que la cultura cobra cada vez más un aspecto estratégico fundamental en los proyectos de un país”.

Es algo con lo que la soprano donostiarra Ainhoa Arteta se muestra de acuerdo. Pese a las polémicas iniciativas públicas y a los ataques al sector por parte de ciertos sectores del Gobierno con subidas como la del IVA para espectáculos, la cantante cree que en las últimas tres décadas España ha experimentado un cambio fundamental. “Hemos llegado a un nivel en el que si bien no somos más que nadie, tampoco somos menos”, asegura.

Más información