Selecciona Edición
Iniciar sesión

España y Colombia pactan abrir la negociación sobre el galeón ‘San José’

Cultura y Exteriores defienden que el pecio es “un barco del Estado”

Bogotá replica que el buque es su “patrimonio exclusivo”

Los Gobiernos de España y Colombia acordaron el lunes resolver por vía diplomática la situación del galeón San José, hundido en 1708 en batalla frente a las costas de Cartagena de Indias con un enorme tesoro a bordo y cuyo descubrimiento en aguas del Caribe colombiano anunciaron las autoridades de este país el pasado fin de semana. Tras explorar varias posibilidades entre los representantes culturales de ambos Ejecutivos, Mariana Garcés, titular colombiana de Cultura, y José María Lassalle, secretario de Estado español de la misma cartera, resolvieron dejar en manos de sus respectivos responsables de Asuntos Exteriores la negociación del conflicto.

Ambos países tenían prevista desde hace tiempo una cumbre bilateral a nivel de ministros de Exteriores, precisamente en Cartagena de Indias, en cuyo orden del día se abrirá espacio para negociar la situación del pecio, sobre el que ambos países reclaman tener derechos. Serán los respectivos titulares de esa cartera —el español José Manuel García Margallo y la colombiana María Ángela Holguín— los que abordarán la cuestión.

Lassalle, quien se encuentra en Cuba de visita oficial, precisó a EL PAÍS que la última conversación que Garcés y él mantuvieron en la tarde del lunes fue muy cordial y ambos países mantienen una buena disposición para no convertir sus respectivas reclamaciones en un conflicto diplomático.

Imágenes de restos de cañones del galeón 'San José' en el fondo del mar Caribe.

De forma paralela a estas gestiones, el Ejecutivo español ha puesto en marcha una doble ofensiva diplomática y política en torno al hallazgo del galeón. Las palabras empleadas el lunes por dos miembros del Ejecutivo no dejan lugar a dudas sobre su ambición en este asunto. El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, declaró en Valladolid: “España ha firmado la convención de la Unesco y las leyes internacionales hay que cumplirlas, aunque sé que Colombia no ha firmado esa convención”. Pero fue más allá y dijo, categórico, que para su Gobierno el San José es un barco del Estado. “España tiene derecho sobre el San José”, recalcó.

Casi a la vez y en la misma sintonía se expresó, en declaraciones a Efe, el ministro de Exteriores. “Se trata de un barco de Estado”, dijo Margallo, quien defendió que un convenio de la Unesco estipula que este tipo de pecios son “de Estado, de guerra, y no barcos privados, por lo que hay una titularidad del Estado donde esté abanderado el pabellón del navío”.

La Unesco dice que su misión es solo proteger el patrimonio

La responsable de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Subacuático de la Unesco, Ulrike Guérin, ha subrayado, en relación al galeón San José, que su misión es proteger ese pecio, no decidir quién es el propietario. Las cuestiones de propiedad dependen de otras instancias, recalcó Guérin, quien lamentó la adopción de una ley en Colombia [en 2013] que permite comercializar piezas históricas a condición de que haya varias similares. La responsable lamentó, igualmente, que Colombia no sea uno de los 18 países latinoamericanos que ya ratificaron la convención de la Unesco que prohíbe todo comercio de yacimientos subacuáticos. "Me sorprendería mucho" que el interés español por ese navío "fuese una cuestión de propiedad". Guérin agregó que la Unesco está en contacto con las autoridades de Colombia y España desde hace años en relación con este caso.

Cultura ya está pasando la información necesaria a Exteriores a falta de la solicitada el domingo a Bogotá. También la Secretaría de Estado para la Unión Europea enviará una nota a Colombia solicitando información de lo que ha pasado. Aunque Colombia aprobó una ley en 2013 sobre la protección del patrimonio subacuático que le atribuye los pecios que estén en sus aguas territoriales, dicho convenio de la Unesco respalda los intereses españoles.

Margallo destacó que las relaciones con Colombia son “sensacionales”, y enfatizó, antes del acuerdo alcanzado para sentarse a hablar en la cita del fin de semana, que el Gobierno tratará de resolver el caso “mediante un acuerdo amistoso”. “Pero si no se puede resolver por un acuerdo amistoso, ellos entenderán que nosotros reclamemos y defendamos nuestros derechos”, añadió.

En Colombia, como en España, el debate cobra ya visos de controversia política no exenta de tintes nacionalistas. Al fragor de las redes sociales, se unió el lunes la prensa local, que habla ya de “batalla jurídica” entre ambos países.

“No tenemos ninguna duda de que el galeón San José es patrimonio exclusivo de Colombia”, reiteró en diversas entrevistas Néstor Humberto Martínez, asesor legal del Gobierno colombiano en la operación de hallazgo del galeón. Este experto, exministro de Presidencia de Juan Manuel Santos, evitó sugerir con sus palabras cualquier tipo de enfrentamiento con España y no quiso involucrarse en el debate sobre la pelea legal que ya muchos dan por iniciada.

Convención de la Unesco

Sí se refirió a la teoría que desde el sábado sobrevuela la noticia del hallazgo del galeón: ¿existe la posibilidad de que se aplique la convención de la Unesco de 2001 que reconoce que los buques militares sumergidos pertenecen a su país de origen? “Colombia no se adhirió a ese acuerdo”, zanjó.

A la versión de Martínez se adhiere sin fisuras la ministra Garcés. Ambos, los únicos altos cargos que por el momento han hecho declaraciones públicas desde que se anunciara el descubrimiento, se muestran convencidos de que todo el marco legal del país ratifica que San José y su carga pertenecen a los colombianos. “Tenemos argumentos muy sólidos”, repiten los dos, sin ofrecer más detalles.

Perú deja en el aire sus planteamientos

El Ministerio de Cultura de Colombia, en colaboración con el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, es el encargado de determinar qué piezas del galeón San José se consideran patrimonio y cuáles no. Es uno de los puntos que mayor controversia causó durante la tramitación de la ley entre un grupo de arqueólogos del país, que se manifestaron contra este tipo de transacciones.

La única novedad que Mariana Garcés, la ministra de Cultura de Colombia, ofreció 48 horas después del descubrimiento, es que en las futuras etapas de trabajo habrá nuevas contrataciones privadas. “2016 será un año de investigación científica de fondo”, explicó. “Necesitaremos construir laboratorios de altas especificidades técnicas, por lo que se incorporarán nuevos expertos en estos temas, siempre en colaboración con la Armada Nacional. Es una preocupación permanente del presidente de la República la transferencia tecnológica. No tenemos esos medios en el país”, remachó.

Desde Perú, país de origen de gran parte del tesoro del San José, llegaron el lunes las primeras reacciones al hallazgo, informa Jacqueline Fowks. Para Perú no sería el primer intento de recuperación de patrimonio hundido: en 2012, las autoridades de Lima perdieron una reclamación frente a España ante un tribunal estadounidense por el caso de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Fuentes del Ejecutivo indicaron a EL PAÍS que la decisión “sobre la pertinencia de si actuar o no [en el caso del pecio hallado en aguas colombianas] debería ser evaluada por Cancillería y el Ministerio de Cultura, y contar con una opinión jurídica”. Las mismas fuentes destacaron que Colombia ha actuado de manera muy consistente respecto del galeón San José desde 2010, gracias a la financiación mediante una alianza público-privada.

Más información