Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concha Buika: “Todavía soy una joven promesa”

La cantante edita 'Vivir sin miedo', su disco más internacional y el primero cantado en inglés

La cantante mallorquina fotografiada en Madrid.  LUIS SEVILLANO Ampliar foto
La cantante mallorquina fotografiada en Madrid. / LUIS SEVILLANO

Concha Buika (Palma de Mallorca, 1972) ha cambiado de aires. Asentada ya su residencia habitual en Miami, afronta ahora el que debería ser su salto definitivo a la primera división del estrellato internacional con un disco de sonido más actual y menos pegado a la tradición musical folclórica (ya sea española, cubana o mexicana) a la que nos tenía acostumbrados. En este recién estrenado Vivir sin miedo (Warner Music) sigue habiendo hueco para ciertos dejes flamencos y el jazz, pero aquí la base la constituyen la electrónica de aires trip-hop y el pop de radio-fórmula de alta calidad.

Probablemente este sea el trabajo de sonido más libre de toda su discografía hasta hoy, y es el primero cantado principalmente en inglés. “He grabado discos homenajeando a México, Cuba, el jazz, la copla… y todo asusta. Canto copla y dicen ‘¡una negra cantando flamenco!’, canto canción mexicana y me llaman ‘la hija de Chavela Vargas’… Este año le tocaba al inglés por ser el idioma unitario, el que utilizo en las giras por todo el mundo. Pero lo mismo el año que viene me apetece homenajear a la canción italiana”.

Acaba de terminar la que ha sido su tercera gira mundial y está a punto de comenzar una nueva que pasará por Barcelona (Palau de la Música, 7 de noviembre) y Madrid (Circo Price, 15 de noviembre). Aclamada por prensa y público allá por donde pasea su arte, parece que su talento se aprecia más fuera que dentro de nuestro país. “Ya se sabe que nadie es profesta en su tierra. No pasa nada, me gusta así. España siempre será un lugar de descanso y amor para mí”. Quizás, como decía Picasso, uno se siente más español cuando está fuera de España. “Me he sentido muy orgullosa de nuestro país viajando por el mundo porque he descubierto una cantidad increíble de españoles geniales. Gente que vale muchísimo. Y no conozco a ninguno que esté pasando fatigas en Estados Unidos. Somos uno de los países que exporta una mayor cantidad de intelectuales y personas preparadas, y eso para ellos es un sello de garantía”.

Cuando las giras se suceden para un artista, es normal que la frescura vaya ceciendo paso a la reiteración, repitiendo el mismo repertorio en distintas ciudades. Por el contrario, en el caso de Buika la improvisación y la interacción con sus músicos juega un papel muy importante. Con esta actitud logra que la chispa de la genialidad pueda surgir en cualquier momento y que cada vez la experiencia sea diferente. Hay quien considera que esa manera de darlo todo en cada actuación es tal como el arte debería ser. “Soy de las personas que piensan que cuando coges la pluma y te enfrentas al papel en blanco es una cuestión de vida o muerte. Yo soy un soldado, y como todo soldado me juego la vida con mi trabajo. Soy la cuarta de seis hermanos y tengo educación tribal, sé ceder y compartir y conozco lo que es el esfuerzo. Pero solo soy un soldado a las órdenes de Dios, igual que tú. A fin de cuentas, cantar es una cuestión de fe”. ¿Fe en qué? “En mi caso, fe en criar a un hijo intentando enseñarle que el mundo es un lugar maravilloso, aunque haya tanta información que esté diciendo lo contrario”.

“Tengo 43 años, todavía soy una joven promesa. He estado jugando, a partir de ahora viene lo gordo”

Buika es sin duda una de nuestras cantantes más personales. Dotada con una voz privilegiada forjada en el tesón y el trabajo duro, se encuentra en un momento dulce dentro de una carrera que, con quince años de trayectoria, comienza a ser extensa. Para ella, sin embargo, todo esto acaba de empezar. “Tengo 43 años, todavía soy una joven promesa. He estado jugando un poco con esto y un poco con aquello, y a partir de ahora viene lo gordo”. Ante la pregunta de si se siente artista, reflexiona en silencio durante largo rato antes de contestar. “Soy artista desde que nací y lo seré hasta que me muera. No sé si me dedicaré a otras cosas, porque ahora se ha puesto de moda que los artistas tienen que ser también empresarios y esas cosas, pero yo soy artista de la cabeza a los pies”.