Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ‘Cavalleria’ segoviana

El madrileño Teatro de la Zarzuela repone ‘La del Soto del Parral’, un homenaje al “hombre pegado a la tierra”

Un momento de 'La del Soto del Parral', en La Zarzuela
Un momento de 'La del Soto del Parral', en La Zarzuela.

La del Soto del Parral es una obra que se aleja de los palacios y de las cortes regias. Una zarzuela que transcurre entre campos de cereal y vestimentas en tonos ocres salpicadas de briznas de hierba seca. “A veces me gusta compararla con Cavalleria Rusticana, esta es una cavalleria segoviana, una partitura muy densa con muchos contrastes y una amplia paleta de colores”, explica el director musical, Martín Baeza-Rubio. Este sábado vuelve a las tablas del Teatro de la Zarzuela tras su éxito en 2010 y su paso por Sevilla y Oviedo.

A pesar de los ecos de la siega del trigo y del sol de Castilla abotargando las cabezas de los labriegos, esta zarzuela con melodiosa música de Reveriano Soutullo y Juan Vert no aparece aquí como una fantasía pastoril. “No he querido hacer una visión costumbrista, sino sacarle con una mirada contemporánea todo lo que hay en la obra, haciendo un pequeño homenaje a la esencia del ser humano que vive pegado a la tierra. La siega, las estaciones, la cosecha, la lluvia… corren en paralelo a los celos, el amor o la envidia”, explica la directora de escena, Elena Ochandiano.

Sin embargo, es esta una producción “que no altera el libreto, la historia ni la música, pero que ofrece una visión adaptada a nuestros tiempos”, explica Daniel Bianco, que tras su nombramiento como director del Teatro de la Zarzuela, se enfrentaba hoy a su primera presentación de un montaje en la sala de la calle Jovellanos.

La del Soto del Parral es una obra que se adelanta a su tiempo, en la que hay mucha más música que texto, lo que hace que “se imprima un ritmo frenético en el que se pasa en tan solo un momento de los celos de la comedia”, dice Ochandiano. En cuanto a esa música, responde al estilo de composición que Soutullo y Vert usarían también en La leyenda del beso. “En la obra cada personaje es como si tuviera su temática. Vert era el melodista y Soutullo el armonista y orquestador, aunque ellos siempre decían que se repartían los números a la hora de componer”, cuenta el director musical.

En cuanto al elenco, cuyos miembros destacan el “trabajo desde la naturalidad del texto en una producción muy sincera y que se basa en la verdad”, está encabezado por Saioa Hernández, María Rodríguez, Javier Franco y César San Martín. Como curiosidad, a lo largo de la obra pueden escucharse sones de dulzaina y tambor que interpretan ritmos típicos de Castilla, para lo que se ha traído a músicos castellanos. La zarzuela podrá verse desde este sábado 21 de noviembre hasta el 5 de diciembre.

Más información