Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona censura una imagen de Morante

La foto 'daliniana' del torero iba a colgarse en un edificio para promocionar la Feria del Pilar

Fotografía facilitada por Simón Casas Production del diestro Morante de la Puebla reencarnado en Dalí.
Fotografía facilitada por Simón Casas Production del diestro Morante de la Puebla reencarnado en Dalí. EFE

La polémica por el veto a imágenes taurinas vuelve al ruedo en Barcelona. Esta vez a cuenta del gobierno de Ada Colau, que no ha autorizado la exhibición de una gran lona donde se ve al torero José Antonio Morante, simulando ser Salvador Dalí y que invita a las Fiestas del Pilar en Zaragoza. El Consistorio argumenta que la ciudad es contraria a las corridas de toros y no puede tener un cartel de estas características en la vía pública.

La gran valla, con la foto de José Ramón Lozano, se tenía que colgar en la fachada de un edificio del Paseo de Colón. Ya se había cerrado un acuerdo con los vecinos del inmueble para colocar la gran lona a cambio de 50.000 euros y el Ayuntamiento también iba a recibir 12.000 euros por concepto de tasas.

La imagen muestra al diestro sevillano con el torso descubierto. En su pecho, a modo de tatuaje, se lee la palabra Salvador. También lleva la montera y el bigote emblemático del artista ampurdanés. A pesar del montaje artístico, se trata de un cartel que invita a unos festejos que incluyen seis corridas de toros, una de rejones y una novillada.

Y es precisamente ese el motivo por el cual el Ayuntamiento ha declinado a dar el permiso. En una comunicación remitida a Morante se explica que la Gerencia del Instituto de Paisaje Urbano no autorizó el diseño porque “en 2004 el Ayuntamiento de Barcelona aprobó una declaración manifestándose contrario a las corridas de toros y favorable a los derechos de los animales”.

El Consistorio defiende que los animales son “organismos dotados de sensibilidad psíquica, además de física”, y se compromete a “no ocasionar sufrimiento innecesario a los sujetos protagonistas del medio y los animales”. En su día Iniciativa votó a favor de dicha declaración institucional.

Los diseños de estas lonas son estudiados por la Comisión de Paisaje Urbano, que tiene varias normas sobre lo que se puede mostrar o no. Está prohibido, por ejemplo, la publicidad que invite a fumar o a beber. Incluso alguna vez un anuncio de una serie televisiva tuvo que ser cambiado porque la comisión consideró que su contenido era machista.

Para los promotores del cartel, que habían enviado el diseño el pasado dos de octubre, la decisión de Ayuntamiento es “todo un atropello a la libertad de expresión” puesto que la imagen en ningún momento enseña imágenes de maltrato animal. La foto forma parte de una serie donde otros diestros como El Juli o Alberto López Simón posan para reivindicar los “valores del toreo”.

La polémica recuerda la de exactamente hace dos años, cuando el Gobierno municipal entonces encabezado por el convergente Xavier Trias vetó una imagen de un torero, ganadora del World Press Photo, y que ilustraría las bandeloras que invitaban a la exposición. La imagen, de Daniel Ochoa de Olza, mostraba el regreso a los ruedos del torero Juan José Padilla. Iniciativa, en ese momento en la oposición, no dudó en calificar el hecho de “censura increíble y brutal”.