Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘magia’ de Elizabeth Gilbert

La autora de 'Come, Reza, Ama' regresa con un tratado optimista sobre la creatividad

Elizabeth Gilbert, en un evento reciente.
Elizabeth Gilbert, en un evento reciente.

No todos los autores de un best seller con más de 10 millones de copias vendidas bajo su nombre logran librarse del peso del éxito. El libro Come, Reza, Ama de Elizabeth Gilbert fue, más que una obra, un fenómeno cultural y social que inspiró a muchos a seguir sus pasos y tratar de reinventar sus vidas. Una década después, la escritora regresa con Big Magic un libro a medio camino entre el tratado sobre creatividad y un texto de auto ayuda que invita a sus lectores a descubrir la vida que les espera al otro lado del miedo y abordar el arte de crear con una dosis de optimismo tan inusual como radical.

“No es una cuestión de coraje o de autoestima. Parece que no nos enteramos el día que nos dijeron que podemos hacerlo”, explica Gilbert en entrevista con EL PAÍS. La escritora estadounidense, embarcada actualmente en una gira de promoción en Estados Unidos, defiende ante sus seguidores, principalmente mujeres, que “cualquiera puede vivir una vida en la que predomine la curiosidad". Si Come, Reza, Ama fue la narración en primera persona de quien se embarcó en un viaje por medio mundo y dejó atrás un doloroso divorcio y una depresión, Big Magic contiene la colección de principios y prácticas de Gilbert para lograr que la creatividad dicte sus pasos.

La ‘magia’ de Elizabeth Gilbert

La escritora no habla únicamente de una vida “dedicada profesional o exclusivamente al arte”, sino de cómo dejar que nos guíe la curiosidad en vez de rendirnos al miedo o entrar en pánico. Gilbert, que ya abordó esta temática en una exitosa charla en TED Talks escribe que la razón por la que conoce “íntimamente” el miedo es porque “he sido una persona miedosa toda mi vida”. Una vez superados desde temores infantiles a la crisis personal tras su divorcio, Gilbert afirma que el antídoto al miedo es la curiosidad. Su avalancha de optimismo, aderezada con la dosis de humor de quien habla por experiencia, servirá de mantra a más de un lector “Cuando haces esto, tu vida, día tras día, se expande y se vuelve más interesante”; “si pasas el día defendiendo tus limitaciones, te has ganado el derecho a conservarlas”; “es muy probable que si no estás creando, estés destruyendo algo ahora mismo”, o “tu miedo es la parte más aburrida de ti”.

La autora pregunta al lector de Big Magic si “tiene el valor para descubrir los tesoros que hay escondidos en ti” y asegura que su vida cambió, no sólo por el éxito de Come, Reza, Ama -convertido en película con Julia Roberts de protagonista- sino porque todos los días se hace esta misma pregunta. A aquella obra le siguió Committed, un ensayo en el que exploró en primera persona las distintas experiencias culturales del compromiso y el matrimonio. Y hace un año La Firma de Todas las Cosas volvió a colocar a Gilbert entre las firmas mejor valoradas de Estados Unidos.

Hoy la escritora lidera además una comunidad de más de millón y medio de personas que a través de las redes sociales recibe sus dosis de inspiración diarias. Gilbert guarda correspondencia con mujeres de todo el mundo, como las que estos días acuden a sus eventos. “Nunca habría escrito este libro sin mi experiencia de los últimos años en Facebook”, afirma.

Tras muchas dudas sobre si las redes sociales se tragarían su tiempo, Gilbert explica que la presentación de La Firma de Todas las Cosas -que será adaptada para televisión por los creadores de Downton Abbey- sintió que la novela requería ser “traducida” a sus seguidores. La obra de ficción, con un poderoso personaje femenino en el centro de la trama, rompía con los moldes anteriores. Gilbert no ha abandonado Facebook desde entonces: “Casi todas las mañanas me levanto con la misma pregunta: ¿de qué vamos a hablar hoy? Y puedo mantener esa conversación con personas que viven alrededor de todo el mundo y de una manera mucho más íntima que en cualquier otro lugar”.

Muchas de esas charlas giran en torno a la misma temática de Big Magic, una colección de respuestas de Gilbert a cómo vivir una vida plena, libre de las presiones sociales, de las inseguridades o de cualquiera de los obstáculos que se hayan cruzado en el camino del lector. En palabras de la autora, “esta no es una obra para los que ya están creando, sino para aquellos que quieren y no pueden por miedo”.

Crear con optimismo

La respuesta parte de la experiencia de Gilbert, que ha investigado durante años por qué a lo largo de la historia se ha aceptado que el sufrimiento es parte de la vida de un creador. “Tenemos un pequeño problema en el mundo occidental con el fetichismo que rodea el sufrimiento”, explica. "La gente piensa que puedes convencer a otros del valor de tu trabajo a través de tus sacrificios o tu dolor, pero entonces cualquier tipo de placer es sospechoso”. La cruzada optimista de Gilbert parece querer acabar con esta idea. Desde el capítulo de Big Magic dedicado a ello hasta cualquiera de sus charlas. “Si aligeramos un poco esta carga, podremos trabajar mejor y crear un mejor ambiente para hacer arte. Ser un mártir no es ser un artista”, afirma.

“Durante más de una década coleccioné y estudié tratados, manifiestos y ensayos sobre creatividad”, explicó este fin de semana durante la presentación de su libro en Washington. “Pero ahora sé por experiencia cómo funciona, es algo que he investigado toda mi vida”. El texto, sin embargo, queda muy lejos de la rigidez académica y suena mucho más cercano a la experimentada y coloquial voz de Gilbert. La misma que publica odas al optimismo en su página Facebook, recomienda a sus seguidores cómo tener mejores relaciones personales o lanzarse al vacío para empezar a escribir el libro que siempre soñaron.

La escritora explica que el éxito de Come, Reza, Ama le dio acceso a su lado más femenino y empezó a preguntarse “qué es ser una mujer en la actualidad”. De repente se encontró “rodeada de una hermandad de mujeres” que abrazaron su trabajo. “Teniendo en cuenta que el 95% de las personas que vienen a mis eventos son mujeres, me siento muy afortunada de que confíen en mí para liderar estas conversaciones”, afirma. “Uno de los obstáculos que encuentran muchas mujeres para dejar que les guíe la curiosidad es la dificultad para darse a sí mismas el permiso para hacerlo. Para mí es una bendición que mi trabajo se haya convertido en llevarles este mensaje”.