Herzog & de Meuron & la ciudad que fue la más violenta del mundo

La pareja estrella de la arquitectura proyecta una iglesia comunitaria para Ciudad Juárez

Jacques Herzog y Pierre de Meuron, en México DF.

En el estudio de Jacques Herzog y Pierre de Meuron, la pareja estrella de la arquitectura mundial, se gesta desde hace tres años el embrión de un reto que cada vez están más cerca de abordar: crear belleza en Ciudad Juárez. En la gris, árida, obrera, sufrida –tan sufrida– Ciudad Juárez.

Los autores del Nido de Pekín (donde Usaín Bolt reinventó la velocidad humana), de la etérea, deliciosa tienda de Prada en la avenida tokiota de Omotesando, de la reconversión de una central eléctrica al borde del Támesis en el templo sacro del arte contemporáneo, la Tate Modern, han pasado esta semana por México DF para tratar de dar el impulso definitivo a lo que Herzog define como "uno de los proyectos más interesantes de nuestra carrera".

"Será una mezcla de catedral, centro social y casa de la música que tiene el potencial de marcar la diferencia, de ayudar a la ciudad, de crear comunidad en una zona deprimida", explica el arquitecto, suizo como su socio De Meuron, los dos de Basilea, amigos desde los seis años, los dos nacidos en 1950, De Meuron 19 días más pequeño que Herzog, Herzog más hablador que De Meuron y con buen manejo del español (tiene casa en las Canarias), De Meuron de traje azul oscuro y mocasines marrones, su socio de conjunto beis claro y aerodinámicas zapatillas deportivas con fosforescencias amarillas y naranjas, los dos presentes este martes en una visita-conversatorio en el estudio de la arquitecta mexicana Tatiana Bilbao.

"No debemos sobrevalorar la importancia de la arquitectura"

Herzog & de Meuron tienen tres proyectos en México. La iglesia de Ciudad Juárez, una vivienda en Monterrey y un museo en Guadalajara. Antes sólo habían hecho una obra en América Latina, en Natal (Brasil).

En esta visita a México DF participaron en un encuentro privado con arquitectos y expertos en el estudio de Tatiana Bilbao. "No debemos sobrevalorar la arquitectura. No es tan importante. La arquitectura no cambia el mundo", dijo Jacques Herzog, que propuso olvidar las ambiciones utópicas y centrarse en definir "transformaciones concretas y funcionales de las ciudades".

Pierre De Meuron resaltó que uno de los problemas globales que traban el buen desarrollo de la arquitectura y el urbanismo es la corrupción: "Es una gran enfermedad", denunció.

Al día siguiente viajarían a Los Ángeles, pero antes se reunirían en el DF con donantes del proyecto de Ciudad Juárez. Ya tienen el anteproyecto (un gran caparazón en forma de cruz con un amplio anfiteatro al aire libre) y confían en superar la dilatada fase de acuerdos (es una obra de la Iglesia en terreno del ayuntamiento con inversión privada) para empezar en 2016 esta construcción llamada a marcar un hito en la resurrección de la urbe mexicana más poblada de la frontera. Un millón y medio de habitantes; próspero e inequitativo centro industrial de mano de obra para Estados Unidos; campo abierto de feminicidios entre los noventa y principios de los 2000; hoyo de sangre en la peor fase de la guerra contra el narco: 2009 y 2010 año en el que fue, con 3.075 asesinatos, la ciudad con la ratio de homicidios más alta del mundo.

Una ciudad de frontera dura. Sin el encanto californiano-mexicano de Tijuana. Muy lejos del mar. Gélida en invierno e infernal en verano. Gemela pobre de El Paso.

Pero también –y amén de su dinamismo económico–: sede de la primera reunión en la historia entre un presidente de Estados Unidos y uno de México (William Howard Taft y Porfirio Díaz, 1909), plaza decisiva para la Revolución mexicana, viejo meollo de cultura fronteriza y orgullosa cuna de la lucha libre mexicana, de la margarita y de los imponderables burritos.

De Meuron y Herzog ya han estado allí para ver el terreno. Está pegado a la frontera, al Río Bravo, o como le llaman en Estados Unidos, el Río Grande, o como lo describe Herzog "un canal con más hormigón que agua"; aunque las particulares condiciones estéticas de Juárez no arredran a los ganadores del premio Pritzker: "La obra tiene un potencial increíble, más que la mayoría de todos los proyectos que hemos hecho. No será solamente una forma, un volumen monumental. Tiene que ser, como dijo Joseph Beuys sobre el arte en general, una escultura social".

Inspirándose en el entorno desértico, utilizarán el adobe como principal material constructivo, buscando una combinación de elegancia formal y contextualidad primaria, tomando como modelo "aquellas iglesias tan bonitas que hicieron en el pasado los españoles". Herzog & de Meuron, colmados de reconocimientos, tienen un nuevo objetivo. Ayudar a curar a Ciudad Juárez con una "catedral" hecha de tierra seca.