Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Cultura cambia sus declaraciones tras oír a Trueba

El director afirmó que no se había sentido español “ni cinco minutos” de su vida

EFE

El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, cambió, sobre la marcha, el discurso que llevaba preparado para la entrega del Premio Nacional de Cinematografía que entregó ayer en San Sebastián para contestar a las polémicas palabras del galardonado, Fernando Trueba, que acababa de afirmar que no se había sentido español “ni cinco minutos” de su vida. Méndez de Vigo llevaba preparado un elogioso discurso en el que, a través de las seis letras del apellido Trueba, glosaba la carrera y los éxitos cinematográficos del oscarizado director de cine.

Tras la entrega del diploma acreditativo del premio se produjo el polémico discurso de Fernando Trueba que el ministro escuchó con rostro muy serio. A Méndez de Vigo le tocaba cerrar el acto con su discurso pero no dudó en dejar a un lado las elogiosas palabras que traía preparadas para responder al cineasta con frases como "yo sí me siento español y sí me alegro de las victorias de España". El Ministro de Cultura, que hoy ha viajado a Lille para estar en la final de baloncesto de la selección española contra Lituania en el Europeo, ejemplificó su sentimiento en la alegría que le produjo la victoria de España ante Francia en el europeo de baloncesto después de que Trueba hubiese soltado "es una pena que ganásemos la guerra de la independencia contra los franceses". Méndez de Vigo habló de tolerancia y no de exclusión y de que no era incompatible que le gustase Shakespeare o Baudelaire para sentirse español, ejemplos que acababa de poner Trueba para decir que él no tenía ese sentimiento.

El ministro decidió no incluir ni una sola línea de las palabras que llevaba escritas y hablar del gran momento del cine español, del talento que han demostrado en estos tiempos difíciles los cineastas de nuestro país y, sobre todo, de la guerra que le ha declarado a la piratería, un momento que levantó los aplausos del público existente y que estaba formado por una amplia representación del mundo del cine español.

Más información