Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una vida en imágenes

Charlize Theron es una de las actrices más inteligentes del actual Hollywood con sus elecciones artísticas

Charlize Theron combina todas las cualidades que adornan a una estrella cinematográfica. Tiene inteligencia, intuición, las dosis justas de ambición y, por descontado, el magnetismo que desprende su indiscutible belleza. Nació en Sudáfrica el 7 de agosto de 1975. De pequeña quería ser bailarina. “Era muy inquieta y mi madre tenía que buscar una manera de canalizar toda esa energía. Me apuntaba a clases de ballet, música, patinaje sobre hielo y cosas así”, recuerda la actriz.

Su infancia no fue nada fácil. Su padre era un hombre alcohólico y violento. Un día, tras una trágica disputa, la madre de Charlize Theron le disparó mortalmente. El jurado dictaminó que fue un homicidio en defensa propia y fue absuelta de todos los cargos.

A los 16 años Charlize Theron dejó su país natal y se instaló en Italia. Había ganado un concurso de belleza y comenzó a trabajar como modelo en Milán. De esa etapa queda para el recuerdo un célebre spot de la marca Martini. Cuando se cansó de desfilar por las pasarelas de todo el mundo, no lo dudó. Compró un billete solo de ida, cogió un avión y se plantó en Los Ángeles. “Fui a un par de clases de interpretación. Tuve mucha suerte. Conseguí mi primer papel a los ocho meses y trabajé con buenos maestros como Al Pacino”, explica.

Es cierto: a finales de los años 90 su carrera comenzó a despegar. Trabajó con Keanu Reeves y el ya mencionado Al Pacino en Pactar con el diablo, y Woody Allen le dio un papel en Celebrity, en la que interpretaba a una despampanante modelo que volvía literalmente loco a Kenneth Branagh. “Tú eres la criatura más preciosa que jamás he visto. Si el universo significa algo, ahora lo estoy viendo”, le decía en la película. Después llegarían éxitos como Las normas de la casa de la sidra o La maldición del escorpión de jade, de nuevo con Woody Allen.

En 2003 protagonizó Monster, un filme en el que daba vida a Aileen Wuornos, una prostituta que se convirtió en asesina en serie. Por este arriesgado papel ganó el Oscar como mejor actriz. “Recuerdo que estaba comiendo con mi manager y me dijo: ‘Acabo de leer cinco páginas de un guion. Tienes que hacerlo’. Y llevaba razón. Nunca me había enfrentado a algo tan real”.

A sus 40 años recién cumplidos y ya con 20 de carrera a sus espaldas, Charlize Theron ha tocado prácticamente todos los géneros cinematográficos. Desde la comedia disparatada en Mil maneras de morder el polvo, al cine romántico en Noviembre dulce; del cine de aventuras en Mi gran amigo Joe, al de ciencia-ficción en Prometheus o, ya más recientemente, en Mad Max, furia en la carretera.

El próximo sábado y el miércoles 23 de septiembre los espectadores de TCM podrán seguir escuchando las reflexiones de esta gran actriz gracias a una nueva entrega de Una vida en imágenes, el programa de entrevistas producido por la Academia Británica del Cine y la Televisión (BAFTA). A continuación TCM emitirá uno de sus mejores trabajos, En el valle de Elah, un drama dirigido por Paul Haggis en 2007 y en el que comparte cartel con Tommy Lee Jones y Susan Sarandon. Una muestra más de la versatilidad y el talento de esta gran actriz.