Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación denuncia el asesinato de Lorca ante la justicia argentina

La ARMH va a presentar a la jueza argentina María Servini nuevos documentos oficiales

Federico Garcia Lorca
García Lorca en la Huerta de San Vicente, Granada (1935).

En el 79º aniversario del asesinato de Federico García Lorca hay colectivos que siguen luchando por aclarar las circunstancias que quedan en el aire sobre la detención y muerte del poeta. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) presentará una denuncia por la desaparición de García Lorca ante la jueza argentina María Servini, que lleva desde el año 2000 investigando los crímenes franquistas. Una decisión que ha tomado tras recibir de "forma anónima" unos documentos redactados por la Jefatura Superior de Policía de Granada en 1965.

"Llevamos 15 años de actividad y nunca habíamos conocido un informe similar", cuenta el presidente de la ARMH, Emilio Silva. "Avala la responsabilidad del Estado en el asesinato del poeta. No aporta testimonios, aporta documentación producida por las propias instituciones franquistas", explica Silva.

El contenido del documento, que salió a la luz en abril, apunta que Lorca fue detenido en casa de sus amigos los hermanos Rosales, donde se había refugiado. Posteriormente, fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas dependientes del mismo y ejecutado y enterrado en Víznar en un lugar "difícil de localizar". También recoge que el granadino fue asesinado junto a otra persona, lo define como "socialista y masón", y le atribuye "prácticas de homosexualismo".

Celebración del 79 aniversario de la muerte de Lorca en Alfacar, Granada.
Celebración del 79 aniversario de la muerte de Lorca en Alfacar, Granada. EFE

El informe termina refiriéndose a las “duras recriminaciones” sufridas por la familia Rosales Camacho por haber amparado a García Lorca y al “evidente peligro de una grave sanción de la Autoridad gubernativa” que pesaba sobre algunos de sus miembros, pero “que evitó La Falange granadina”.

Este relato de las últimas horas de vida del poeta y las razones por las cuales fue asesinado será trasladado a la justicia argentina. "Nosotros solo ponemos en conocimiento de la jueza estos documentos y ella tomará las medidas oportunas", señala el presidente de la asociación de  memoria histórica, cuyo abuelo fue fusilado a principios de la Guerra Civil. La ARMH solicitará a Servini que reclame al Gobierno de España cualquier documentación similar que pueda servir para conocer el paradero de desaparecidos y esclarecer los hechos que desembocaron en sus detenciones ilegales y posteriores asesinatos. La sede del Ministerio del Interior alberga, según los colectivos de memoria histórica, numerosos informes oficiales sobre las víctimas de la dictadura que no quiere facilitar. Unos archivos, que, como el caso de los documentos del asesinato de Lorca, solo ven la luz de forma anónima.

La búsqueda de los restos

Encontrar el cuerpo del poeta sigue siendo, quizás, una de las mayores polémicas alrededor de su muerte y la cuestión que genera más interrogantes. El último de ellos, planteado en forma de libro. La segunda publicación de la escritora Marta Osorio sobre las indagaciones que hizo el investigador Agustín Penón sobre la muerte del poeta, El enigma de una muerte. Crónica comentada de la correspondencia entre Agustín Penón y Emilia Llanos. El texto desarrolla la posibilidad de que el cuerpo fuera trasladado de la fosa donde los testigos señalaron como el lugar de los disparos, en un punto del camino que va de Víznar a Alfacar. Osorio cree que el cuerpo de Lorca pudo ser trasladado por los franquistas, para evitar que el lugar se convirtiera en un lugar de peregrinaje de los demócratas, o por la propia familia. 

La asociación cultural Regreso con honor, por su parte, ha anunciado que quiere dar continuidad al proyecto de búsqueda de los restos de García Lorca en esos mismos terrenos que los testigos señalaban, y está a la espera de los permisos del Gobierno andaluz. Pero esta tarea ya la emprendió la Junta de Andalucía en 2009 sin resultados.

Más información