Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere el escritor Rafael Chirbes

El autor de 'Crematorio' y 'En la orilla', uno de los grandes de la literatura contemporánea española, fallece a causa de un cáncer de pulmón fulminante

Rafael Chirbes en el estand de Babelia. Carlos martínez

El novelista que retrató la degradación política y moral de la sociedad española actual falleció ayer a los 66 años. Rafael Chirbes (Tavernes de la Valldigna, 1949) murió a causa de un cáncer de pulmón irreversible que le fue detectado recientemente, según informó su editor Jorge Herralde, desolado con la pérdida. “Es un mazazo, una noticia brutal que no me esperaba en absoluto. Yo sabía que no estaba bien de salud, que tenía problemas de tiroides y el azúcar alto, pero nada hacía presagiar este desenlace”, explicó a este periódico desde la isla de Antigua, donde se encuentra de vacaciones. “Aparte de considerarle un escritor extraordinario, era uno de mis mejores amigos y una persona de una integridad moral fuera de serie”, añadió el editor.

El escritor, que llevaba un año luchando contra su adicción al tabaco, había entregado ya su nuevo libro, París-Austerlitz, cuya salida está prevista para comienzos de 2016. “Es un Chirbes diferente, otro tipo de novela”, adelantó Herralde, que conversó con el autor de Crematorio por última vez poco antes de irse de vacaciones. “Estaba muy interesado e ilusionado por el cambio político en Valencia, él había sido supercrítico con el PP y la política de devastación que habían seguido en Valencia”, añadió.

Herralde recordó que en los últimos meses había viajado a Madrid en dos ocasiones, además de Lisboa. “Era un autor que había tenido más reconocimiento en otros países que en España, aunque esto había cambiado en los últimos años”, dijo.

A partir de 2007, con la publicación de Crematorio (premio Nacional de la Crítica y adaptado a la televisión por Canal +), comenzó el gran despegue de Chirbes, que para entonces ya había dado muestras de su talento literario en títulos como Mimoun, La larga marcha o Los viejos amigos. En 2013, tras la publicación de En la orilla, recibe el definitivo espaldarazo de la crítica con la conquista de los galardones más importantes, entre ellos el Nacional de Narrativa. Aunque le desagradaba que se le etiquetase como el novelista de la crisis económica, en sus últimas obras reflejaba el desorden social, económico y político generado por la cultura del pelotazo urbanístico.

En sus libros se retratan las prácticas mafiosas de empresarios y políticos, que se mezcla con la amarga desazón de las amistades que se corrompen por el poder y por el dinero. De ideología de izquierdas, Chirbes vivía consagrado a la escritura, recluido en la pequeña población alicantina de Beniarbeig, junto a sus dos perros. El ruido mediático le atemorizaba y declinaba, educadamente, opinar “sobre cualquier cosa”, como se le pedía a partir del éxito de ventas de sus últimos libros.

Más información