Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Stadivarius de Roman Totenberg vuelve a la familia

El violín fue robado al músico hace 35 años y fue devuelto al enterarse la propietaria que procedía de un hurto

La familia del violinista polaco Roman Totenberg recuperó hoy un Stradivarius que robaron al músico en 1980, según informó la Fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York. El Ames Stradivarius, hecho a mano en Italia en 1734 por Antonio Stradivari y uno de los pocos que quedan, fue robado hace 35 años después de un concierto que ofreció Totenberg en la Escuela de Música Longy en Cambridge (Massachussetts, EE.UU.).

El violinista, que compró el Stradivarius en 1943 y era el único que había tocado desde entonces, lo dejó en su oficina en la Escuela de Música para saludar a sus admiradores y al regresar no lo halló, según recordó la Fiscalía. El violín, de un valor incalculable que en el siglo 19 perteneció a George Ames, y de ahí su nombre, fue recuperado el pasado 26 de junio en un hotel en Manhattan, después de que una mujer, que lo heredó de su esposo, lo llevó a un experto para ser valorado.

Al reconocer que se trataba del instrumento robado, el experto notificó al FBI. Al ser contactada por los agentes, la mujer entregó voluntariamente el violín, señaló además la Fiscalía en un comunicado de prensa.Totenberg, que emigró a Estados Unidos en 1938 y murió en 2012 a los 101 años, tocó con las orquestas más importantes y enseñó en varios conservatorios a través del país.

"Esta es una historia extraordinaria, de un ingenioso tasador de violín que reconoció el Ames Stradivarius, perdido por mucho tiempo, e inmediatamente llamó a las autoridades", dijo el fiscal federal Preet Bharara tras entregar el violín a las hijas del músico.

"Gracias a este buen ciudadano y la pronta respuesta de las autoridades, hoy celebramos la reunión de los herederos de Totenberg con el violín", agregó el fiscal durante la ceremonia de entrega celebrada en su oficina.

En 2011, un Stradivarius fue vendido en una subasta por la cifra récord de 15,9 millones de dólares.