Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos desconocidos destruyen una capilla del siglo XVIII en México

Las autoridades culturales mexicanas han calificado el hecho como “un acto de barbarie” y “sin parangón” en la historia del país

Tlaxcala Mexico
La Capilla del Santo Cristo, en Tlaxcala. NOTIMEX

Para destruir más de doscientos años de historia en México bastan dos días y maquinaria pesada. La Capilla del Santo Cristo, una edificación del siglo XVIII catalogada como monumento histórico, fue demolida este fin de semana en una pequeña comunidad de Tlaxcala, al centro del país. Las autoridades locales han sido incapaces de identificar a los responsables. Solo queda claro un dato. El sábado estaba ahí. El lunes ya no.

Las instituciones culturales mexicanas han calificado el hecho como “un acto de barbarie” y han presentado una denuncia. La Capilla se erigía en la comunidad de Vicente Guerrero, municipio de San Pablo Del Monte, en el estado central de Tlaxcala: el más pequeño del país. Su superficie apenas supera a la de las islas de Trinidad y Tobago.

El edificio era una muestra colorida de la singular mezcla de la arquitectura tradicional religiosa de España con los elementos indígenas de la cultura tlaxcalteca

Tlaxcala es pequeño pero su historia es inmensa. Pocos sitios en México son más simbólicos para la génesis de la cultura mestiza. La alianza de los tlaxcaltecas con los hombres de Hernán Cortés fue uno de los factores cruciales para la derrota del Imperio azteca. La Capilla del Santo Cristo tenía un valor especial porque se situaba en el trazo antiguo que une al Puerto de Veracruz, la ciudad a la que llegó Cortés y la primera fundada por españoles en territorio continental americano, con la Ciudad de México.

El edificio era una muestra colorida de la singular mezcla de la arquitectura tradicional religiosa de España con los elementos indígenas de la cultura tlaxcalteca. Era un sitio importante durante el virreinato, puesto que Tlaxcala fue el sitio donde se fundó el primer arzobispado en América Latina. La construcción databa del siglo XVIII, pero se le habían añadido dos torres con campanarios y una cúpula en los años posteriores.

Las autoridades mexicanas coinciden en que la destrucción de la Capilla del Santo Cristo es inaudita

En teoría, a La Capilla del Santo Cristo la protegían muchas leyes. Estaba catalogada en el Registro Público de la Propiedad Federal y en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos. En la práctica, bastó un fin de semana para acabar con un trozo de la historia de México. El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han presentado una denuncia contra “quien resulte responsable”. En México hay 110.000 edificios en el catálogo del INAH.

Las autoridades mexicanas coinciden en que la destrucción de La Capilla del Santo Cristo es inaudita. La imagen difundida por la agencia oficial Notimex muestra que algunos de sus muros habían sido rayados con grafiti, pero la destrucción hasta sus cimientos de un monumento histórico es inusitada. “No se tiene conocimiento de un caso similar, por lo cual resulta insólito en una región donde las comunidades son celosas de estos bienes y les son entrañables. Además el inmueble estaba en buen estado de conservación”, indicó Raúl Delgado, director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural del Conaculta.

Del crimen, las autoridades también coinciden en que desconocen el autor y el móvil

San Pablo Del Monte es un municipio al sur de Tlaxcala situado en las faldas del volcán La Malinche, un sitio de recreo frecuente para los turistas. Tiene 56.000 habitantes.

Del crimen, las autoridades también coinciden en que desconocen el autor y el móvil. No se sabe qué pasó con los objetos y muebles que estaban que había en el edificio, puesto que el predio quedó vacío. Pese a que se utilizó maquinaria pesada por dos días, no hay hasta ahora un sospechoso del delito. El gobernador de Tlaxcala, Mariano González, afirmó que se actuará “hasta las últimas consecuencias”.