Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un enjambre de cuerpos interconectados invade Madrid

El encuentro Metabody reúne los más destacados pioneros que trabajan la convergencia entre artes, tecnologías, humanidades y activismo

Actuación de Metabody, en Madrid.
Actuación de Metabody, en Madrid.

Ayer, al atardecer, el inhóspito y ya vacío barrio de AZCA recibió una inesperada invasión. Más de treinta performers ataviados con estructuras portables, hechas de tul, fibras de carbono, sensores y componentes robóticas, se apropiaron del espacio urbano generando sonidos con el movimiento de sus cuerpos. Entre ellos, la desarrolladora Marije Baalman, del Instituto de investigaciones electroacústicas de la Universidad de Ámsterdam iba haciendo live coding, es decir, iba escribiendo en tiempo real el código que generaba el sonido que a su vez surgía de sus propios movimientos en el espacio.

La acción forma parte de Metabody, un proyecto del colectivo Reverso liderado por el artista multimedia Jaime del Val, que reúne 38 entidades (artistas, investigadores, medialabs, universidades) de 16 países, alrededor de la necesidad de plantear alternativas a la homogenización cultural a través de las nuevas tecnologías. El encuentro anual de Metabody, que arrancó el lunes en Madrid, con la acción bajo las torres AZCA, se compone de la ópera interactiva multimedia Metatopia, que se presentará por las calles de Madrid; 15 performances e instalaciones interactivas ubicadas en Medialab Prado y un foro internacional que, bajo el titulo Hacking Big Data Brother, reunirá en La Casa Encendida este martes y miércoles a más de 50 destacados participantes internacionales que trabajan en la convergencia entre artes, tecnologías, humanidades y activismo.

El encuentro se compone de la ópera interactiva multimedia Metatopia,  15 performances e instalaciones interactivas y un foro en La Casa Encendida

Metatopia es una obra de arte total, una ópera no convencional sin canto ni escenario. Los sonidos se generan a partir de los movimientos de los participantes y las voces se procesan electrónicamente en tiempo real”, explica Del Val, que tiene una trayectoria personal como bailarín, performer y coreógrafo. “Experimentamos cómo transformar la percepción del entorno a través del movimiento. Nos interesa introducir la incertidumbre en un paisaje urbano altamente predecible”, continúa el artista, que anoche bajó por la Castellana acompañado por un enjambre de performers interconectadas, que al calar de la noche empezaron a proyectar imágenes desde sus propios cuerpos.

Hasta el domingo, Metatopia se podrá ver en el espacio público del centro de Madrid por las noches y durante el día en Medialab Prado, donde también se exponen las estructuras que se utilizan en la ópera y 15 instalaciones interactivas participativas, en las que el público puede experimentar en primera persona modificaciones sutiles de su percepción e intervenir físicamente transformando arquitecturas interactivas con su movimiento.

“Los dispositivos de Metatopia pretenden borrar los límites entre realidad y ficción, activar una plataforma de metagaming, un juego expandido y llevado a la realidad, y abordar el problema del control social a través de la tecnología, al presentar un posible futuro -que en realidad tal vez sea el presente- en el que los humanos somos parte de un gran ciberorganismo planetario que todo lo registra, el Big Data Brother”, indica Del Val.

Hacking Big Data Brother es también el titulo del foro, que planteará un debate en torno al cuerpo como herramienta contra la vigilancia masiva a partir del desarrollo de nuevas tecnologías que toman en consideración la complejidad de la comunicación corpórea y no verbal. La feminista estadounidense Karen Barad, de la Universidad de California en Santa Cruz, que combina física cuántica y performatividad de género, es la estrella del simposio que cuenta también con Kevin LaGrandeur, especialista en robótica y emociones del New York Institute of Technology; Adrian Freed, ingeniero de la Universidad de Berkeley; Stefan Sorgner, filósofo alemán especialista en bioética, y la bailarina Muriel Romero. Además, desde París la artista coreana Shu Lea Cheang, conocida por la película de ciencia ficción porno I.K.U., presentará Fluido, su nueva película.

Medios de Comunicación Corpórea y Puentes para la Diversidad, el único proyecto español financiado por la Unión Europea en el Programa Cultura 2007-2013, seguirá desarrollándose hasta 2017 cuando tomará la forma de un pabellón interactivo que se presentará en las calles y plazas de nueve ciudades europeas.