Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De La Puríssima, una ardiente vida loca

El grupo de jazz cabaret estrena vídeo en EL PAÍS de Chapero-Jackson con Bárbara Lennie

Al cineasta Eduardo Chapero-Jackson siempre le ha dado cierta envidia la Movida madrileña: las vivencias artísticas, sus momentos canallas. "Quería hacer algo que recordara aquello, y escuchar a De La Puríssima me retrotrae a lo que nos cuentan de hace 25-30 años, aquel esplendor madrileño, una ciudad que ahora también vive un buen momento". Así que solo era cuestión de tiempo que afrontara ese ambiente en la pantalla... y ese tiempo ha llegado. "De La Puríssima me encargó el vídeo de su tema José Alfredo, dedicado al bar que se convirtió en un Chicote del siglo XXI. Rodamos dos días, y me di cuenta de que teníamos muchísimo material. Así que decidí crear, además del vídeo musical más estándar, esta pieza que me gusta llamar tetra-clip, como referencia a tetra-brick [risas]". Al ampliar el metraje de esta pieza que estrena EL PAÍS, el cineasta (Madrid, 1971) ha incluido más canciones de la banda, que cubren así toda esa posible historia vivida alrededor del bar de copas. "Me parecía que de esa manera también podía exprimir el talento de Miguel Rodrigáñez, su bajista".

Mitad jazz, mitad cabaret y mucho desparpajo, De La Puríssima, el cuarteto musical formado en 2009, es una rara avis en el panorama musical español. Con su potente puesta en escena, hay en esta formación un delicioso gusto por el cuplé, que se combina con jam sessions. Sus letras apasionadas y sus relatos desgarradores dan forma a una visión musical muy personal. Chapero-Jackson es un cineasta también muy especial: reputado cortometrajista, director del largometraje Verbo, ha sabido maridar el cine con otros artes como la poesía y la danza: el mejor ejemplo es Los mundos sutiles (2012).

Algunos han llamado a De La Puríssima "neorrealismo madrileño" por su dedicación a la canción española de principios de siglo XX que tanto se cantó en la capital, pero, realmente, se trata de un grupo de jazz, con una fuerte influencia del teatro y el cabaret, con mucha calidad y cierto espíritu provocativo que les hace diferentes. Ese espíritu emana de la cantante, Julia de Castro. "Quien les haya visto en concierto le habrá sorprendido e hipnotizado ese carácter confrontativo y provocador, culto y literario de Julia. Habla de la intimidad, de las relaciones sentimentales y sexuales, que remueve mucho". En la pieza, Bárbara Lennie —la última ganadora del Goya a la mejor actriz por Magical Girl— encarna a una neófita en un concierto de la banda y siente como si las letras le hablaran directamente a ella. Junto a la cantante hace un viaje al hedonismo sexual.

Algunos califican el estilo del grupo de "neorrealismo madrileño"

La pieza homenajea también a la película In the mood for love (Deseando amar), de Wong Kar-wai. "Desde las pruebas de cámara nos dimos cuenta. Y por eso en el rodaje, con esa letra que dice 'Ya no voy al José Alfredo / Dormí con el bar entero', y el personaje de Bárbara disfrutando con hombre y mujeres en el baño, empezamos a llamar al vídeo In the mood for fuck".

Y así surge otro de los protagonistas del vídeo, el pintor Ceesepe. "Engarza con Kar-wai con su uso de dos colores: cian y magenta, que son los que mandan en el vídeo, tanto en luces como decorado o vestuario. El mundo de Ceesepe es tan romántico como de canalleo nocturno madrileño: celos, pérdidas, mujeres interesantes, bohemia…". Un mundo que convulsionó la noche madrileña y que vuelve como aroma lejano en esta pieza especial que estrena EL PAÍS.