Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid recupera la memoria del compositor sevillano Manuel García

La Zarzuela, los Teatros del Canal y el Auditorio Nacional ponen en valor su obra

Un momento de 'L'isola disabitata', en los Teatros del Canal. Ampliar foto
Un momento de 'L'isola disabitata', en los Teatros del Canal.

“Cuando un compositor tiene la mala suerte de coincidir en la misma época con Rossini o Mozart, lo normal es que la gente recuerde a los grandes mitos”, dice Emilio Sagi, que ejerce de director de escena de la ópera de Manuel García L’isola disabitata. Una ópera de salón para piano y cuatro solistas que se estrena el 13 de mayo y que se complementa con otras dos citas sobre el compositor en el Teatro de la Zarzuela y el Auditorio Nacional.

Manuel García era una estrella absoluta a principios del siglo XIX. Rossini compuso para él y su voz privilegiada los papeles principales de sus óperas El barbero de Sevilla y Otello, y está considerado como uno de sus tenores predilectos. “Las figuras de Rossini y Mozart están muy presentes en todas sus obras, conoció a Da Ponte –colaborador en los libretos de las obras de Mozart- en Estados Unidos y estaba influenciado por las melodías de Bellini”, explica Rubén Fernández Aguirre, que se encarga del piano y de la dirección musical de este montaje ya ha pasado por el Teatro Arriaga de Bilbao y el de la Maestranza de Sevilla, con los que se ha coproducido la ópera.

“Son cuatro personajes solitarios en una isla deshabitada que bien puede ser París o Madrid. Cuatro personajes que se encuentran solos en la vida, que perdieron la esperanza”, dice Sagi, que anuncia vestuario ibicenco y una plaza de arena azul en los Teatros del Canal. Esta ópera fue compuesta como “ópera de salón” en el palacete parisiense de Manuel García dos años antes de su muerte, y la escribió para sus alumnos de canto. Serán cuatro jóvenes cantantes los que la interpreten en esta ocasión –Berna Perles, Marifé Nogales, Jorge Franco y César San Martín-, y cuando esta obra se estrenó en Bilbao en 2010 fue la primera vez que se hacía en Europa desde la muerte del compositor, que fue además empresario –llevó a su compañía en el XIX a una gira por México y Estados Unidos-.

Pero no acaban aquí los recuerdos desempolvados del compositor sevillano: este domingo en el Auditorio Nacional la Orquesta Nacional de España presentará una recuperación histórica. Hasta la Biblioteca Nacional de París han tenido que ir a buscar las partituras de las primera y quinta sinfonías de Manuel García, que volverán a sonar este domingo en el auditorio de la mano de la OCNE. Supone la primera interpretación de estas obras en tiempos modernos y será grabada en directo para el sello propio de la orquesta.

Además, el lunes 11 de mayo volverán a oírse las composiciones de García, esta vez en el Teatro de la Zarzuela y en forma de recital. La mezzosoprano Vivica Genaux homenajea a Teresa Berganza, que interpretó en varias ocasiones las obras del sevillano, interpretando una selección de sus Canciones españolas.