Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vila-Matas publica ‘El día señalado’ con ilustraciones

Anuska Allepuz le pone imágenes a la historia que el escritor ya publicó 1985 y 2007

Enrique Vila-Matas fotografiado en Barcelona en 2014.
Enrique Vila-Matas fotografiado en Barcelona en 2014.

La primera vez que lo escribió fue en el verano de 1982. Él se hallaba en Mallorca y dice que no estaba realmente concentrado. "Pensaba: 'Algún día lo haré mejor', porque me daba cuenta de que no tenía las habilidades para escribir bien la historia que tenía", cuenta ahora Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948) sobre El día señalado, el cuento de una chica a quien le pronostican las circunstancias de su muerte, y que Nórdica Libros acaba de reeditar con ilustraciones de Anuska Allepuz.

La historia surge de un recuerdo: un día frío de 1954 —Vila-Matas tenía seis años— que describe como su primer descubrimiento de la muerte. Se publicó inicialmente como parte de Nunca voy al cine (1982) y la reescribió para Exploradores del abismo (2007). "La idea es repetir mejorándolo. Como una historia de tradición en contraposición de la idea de novedad, porque, al final, todo lo que se vende como nuevo siempre viene de algo más".

En EE UU y Francia

Una de las ilustraciones de 'El día señalado'. ampliar foto
Una de las ilustraciones de 'El día señalado'.

Lo ha recuperado a petición de la editorial, que tenía la intención de publicar alguno de sus trabajos con ilustraciones, y eligió este cuento por su definido hilo conductor. "Con el tiempo vas viendo si te gusta o no algo que has escrito. Si se mantiene o no. Ahora pienso que algunos de los míos están mejor de lo que yo pensaba", opina.

Este año se publicará Kassel no invita a la lógica (2014) en Estados Unidos, junto a Historia abreviada de la literatura portátil (1985), y en Francia verá la luz en septiembre Marienbad électrique, que no se editará en España hasta enero próximo. "Es sobre la relación que tengo con Dominique González–Foerster, mi amiga durante seis o siete años", dice. El ensayo sobre sus intercambios de ideas acompañará la retrospectiva que el centro Pompidou de París dedicará en otoño a la artista.