Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte de divulgar la ópera

Ramón Gener, presentador de 'This is ópera', desmonta los prejucios sobre este género

Ramón Gener. Ampliar foto
Ramón Gener.

Ramón Gener cree que la música no necesita ser explicada, pero se gana la vida colando palabras entre líneas de pentagrama. Lo hace con tanta pasión que ha conseguido que la ópera deje de ser, para muchos, un objeto incandescente al que es mejor no acercarse, no vaya a ser que queme. El programa que presenta en La 2 de Televisión Española, This is Ópera, se adentra cada domingo en una obra, con una audiencia de entre 400 y 500 mil espectadores.

“Mi intención es despertar la curiosidad en aquellas personas que piensan que esta música es un rollo. Pero también me dirijo a los que ya les gusta, para que puedan encontrar cosas nuevas que no sabían”, explica Gener. Son unas expectativas muy optimistas y él lo sabe. Por eso advierte, antes de confesarlas, que peca de “ingenuo”.

Antes de iniciar el camino de la divulgación probó suerte como barítono, pero decidió abandonar el canto porque, según cuenta, no tenía el nivel que quería. Como presentador, su truco es encapsular las óperas en tres o cuatro pequeñas pastillitas, él las prefiere llamar hits o grandes éxitos, que va ofreciendo al espectador a lo largo de 45 minutos.

Si a su público le gusta el sabor concentrado de estas píldoras el éxito estará más cerca. “El concepto de hit está más asociado a la música moderna, pero nos puede servir para que, a partir de él, uno se anime a escuchar la ópera entera”, explica.

Divulgar un género como este no es sencillo, por eso Gener tiene más anzuelos preparados. El barítono limpia todo el polvo que con el paso de los años se ha ido depositando sobre cada obra, estira las arrugas del tiempo y se queda con lo que cada historia tiene de verdad. Con este lavado de cara consigue que piezas con cientos de años parezcan recientes. “Si puedo explicar que Carmen, de Bizet, habla de la violencia de género, puedo hacer que sea actual”, comenta el barítono.

Así, poco a poco, Gener se intenta desprender de los prejuicios que se ciernen sobre esta música. Una de las excusas más recurrentes apela a la duración de las óperas. "Es verdad que son largas. Pero todas las cosas que merecen ser contadas necesitan su tiempo", replica Gener contundente. Supongamos entonces que una persona con poco interés por la lírica optara por arremeter con un segundo argumento, esta vez, con la dificultad de entender las obras porque están cantadas en otro idioma. "No pasa nada. En los teatros hay una pantalla con subtítulos", contestaría el músico. ¿Y si nuestro supuesto interlocutor, por último, hiciera alusión al precio? "Hace dos años le compré a mi hijo una entrada para un concierto de Lady Gaga y me costó más de 150 euros, más de lo que puede costar ver una ópera", recuerda Gener. "No hay excusas", concluye.

De hecho, el propio presentador de This is Ópera confiesa que de joven aborrecía esta música. Recuerda que los domingos su madre les preparaba el desayuno con el Va, pensiero, de la ópera Nabucco de Verdi, sonando a todo trapo por su casa. Es más, sus padres le apuntaron a clases de piano desde pequeño y llegó un momento en el que estaba tan harto que incluso se negó a seguir tocando. ¿Qué cambió entonces? "Siempre pienso que en la vida hay algo que de repente hace clic, y todo encaja", comenta Gener.

Al barítono le pasó en sus clases de canto con la soprano Victoria de los Ángeles. "Sin saberlo me enseñó que la libertad no es hacer lo que a uno le dé la gana, sino poder escoger lo que uno quiere hacer", explica. Gracias a ella Gener empezó a amar la ópera y ahora intenta hacer llegar al espectador la pasión que él siente a través de una pantalla de televisión.

Más información