Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | REGRESO A ÍTACA

Después de la revolución

Regreso a Ítaca pulsa en la foto
Un fotograma de 'Regreso a Ítaca'.

Laurent Cantet no se pudo librar del tópico de la mirada del turista cuando aportó el segmento La fuente, condicionado por una epidérmica seducción por el exotismo, al proyecto colectivo 7 días en La Habana(2012). La película, crónica coral de una semana en La Habana a través de una mirada local (de Juan Carlos Tabío) y seis visitantes, contaba con nexos escritos por el cubano Leonardo Padura que luchaban por cohesionar un conjunto demasiado resistente a entender y desvelar la realidad local.

REGRESO A ÍTACA

Dirección: Laurent Cantet.

Intérpretes: Néstor Jiménez, Jorge Perugorría, Isabel Santos, Fernando Hechavarría, Pedro Julio Díaz Ferrán, Carmen Solar, Rone Luis Reinoso, Andrea Doimeadios.

Género: drama. Francia, 2014.

Duración: 95 minutos.

Tal precedente no permitía augurar grandes hallazgos en Regreso a Ítaca, película en la que Cantet colabora mano a mano con Padura, partiendo de algunos elementos y temas de su libro La novela de mi vida, de la que la película no es precisamente una adaptación canónica. El razonable prejuicio era injustificado: este es, sobre todo, el trabajo de un cineasta que no sólo sabe mirar, sino, también, escuchar —algo que ya había quedado de manifiesto en la culminante y compleja La clase (2008)—, creando la ilusión de desaparecer para dejar que sus personajes vivan, respiren, discutan y se apoderen de la pantalla.

Una azotea es el espacio único para el reencuentro entre un exiliado —Amadeo (Néstor Jiménez, un Edward G. Robinson de malecón)— y sus compañeros de generación y desencanto político y vital. Menos libre en sus formas que La clase, la película habla de los daños colaterales de la Historia sobre lo íntimo. Pese a hablar de la herencia de la revolución cubana, su poso es universal: aquí ha sido el neoliberalismo el que ha partido vidas en dos.