Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Dueñas: “En México hice el viaje más loco y salvaje de mi vida”

La escritora ahonda en las relaciones entre Jerez, México y La Habana en 'La Templanza'

La escritora María Dueñas, en Madrid.

Seis años después de publicar El tiempo entre costuras , del que ha vendido tres millones de ejemplares, sigue igual de apasionada que entonces hablando de su nueva obra, La templanza (Planeta). Ha pasado del siglo XX al XIX y de Tetúan y Tanger a Jerez, La Habana y México para narrar las aventuras de un hombre que empezó de la nada y consiguió convertirse en rico empresario.

María Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964), docente en la universidad ha abandonado las aulas para dedicarse de lleno a la literatura —”es una etapa cumplida. Han sido 20 años muy divertidos, pero ahora me siento más cómoda en este nuevo oficio”—. La disciplina que mantenía como profesora le permite mantener una perfecta organización en su nuevo oficio. En su agenda están perfectamente planificados los tiempos de investigación, viajes, escritura, promoción. No hay nada que deje al azar. “No podría hacerlo de otra forma. Así me siento cómoda”.

El fenómeno

El tiempo entre costuras, la primera novela de María Dueñas ha vendido 3 millones de ejemplares, uno de ellos en Latinoamérica, y la serie del mismo nombre con once capítulos, emitida por Antena 3, fue seguida por una media de 5 millones de espectadores.

Misión olvido, publicado en 2012, tuvo una repercusión menor, aunque las cifras de venta en el mercado español son importantes: 500.000

La templanza se ha publicado al mismo tiempo en España y Latinoamérica y la primera tirada que ha realizado Planeta ha sido de 200.000 ejemplares.

En uno de esos viajes, cuando la materia en bruto de La templanza ya estaba en su cabeza, realizó un trayecto de avión en el que se puso a contemplar a varios británicos que estaban a su lado y se percató que casi todos estaban bebiendo vino. Uniendo una cosa con otra de las que bullían por su cabeza comenzó a interesarse por el negocio de las bodegas jerezanas en el siglo XIX y descubrió que los indianos favorecieron el florecimiento económico de la zona. Pasó meses investigando sobre ese aspecto con varias estancias en Jerez para tratar de embriagarse del ambiente y poder trasladarlo a la novela. La localidad gaditana le llevó a México donde algunos de los españoles que emigraron se dedicaron a la explotación las minas de plata en el país azteca. En esas tierras lograron grandes capitales que invirtieron posteriormente en España favoreciendo el desarrollo de los vinos jerezanos que exportaban a Inglaterra hasta tal punto que en el último cuarto del siglo XIX los ingresos de las bodegas suponían el 20 % de lo que se exportaba desde España. “México es un lugar que me tiene enganchada”, suspira la escritora. Y cuenta con emoción y nostalgia el primer viaje que realizó a ese país con 22 años, “el más loco y salvaje de mi vida, hasta tal punto que el país me cautivó para siempre”.

La escritora quería que Mauro Larrea, el protagonista de la novela, fuese un hombre hecho a sí mismo, que mostrase al lector cómo eran sus primeros años como minero hasta su éxito económico. Y cómo logró ser uno de los empresarios más prósperos de Ciudad de México. En su vida no se contempla el fracaso , pero su afición al juego le lleva a la ruina. En su última gran apuesta empresarial, las cosas se tuercen y lo pierde todo. “Tendemos a pensar que los héroes son espíritus libres, versos sueltos sin ataduras. Por eso me apetecía crear un personaje obligado por las circunstancias”.

“Mauro Larrea me permite contar la emigración española en el XIX”

Por ello, Dueñas crea un personaje que las vicisitudes de su vida le permitan narrar las vinculaciones sociales, económicas y políticas que en el siglo XIX existían entre los españoles y algunos países de Latinoamérica como México y Cuba. Para esta novela ha viajado a los lugares en los que está ambientada. “Aunque eso te da pinceladas porque para escribir no necesito nada de lo que hay fuera del espacio en el que creo. Mi cabeza es la que tiene todos los ambientes, datos, palabras, historias. De ella fluyen las vidas de los distintos personajes”.

Las ventas, con la publicación de un libro cada dos años, han sido espectaculares desde que el boca a oreja de su primera novela convirtiese la obra en best seller y la posterior emisión en televisión de una serie basada en la misma le ha llevado a que las cifras de sus lectores sean poco frecuentes en España. Tres millones de ejemplares: dos en Europa y uno en Latinoamérica, según datos aportados por la editorial. Y de su segundo libro, Misión Olvido, 500.000. Pese al boom de la serie, María Dueñas no ha pensado en imágenes. “Mientras escribía no pensaba en ello. Si luego vienen las propuestas y sirve para que se lea más habrá que estudiarlo”.

Jerez logró tener con los vinos un poderío económico impresionarme