Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Magüi Mira lleva a escena la ciega riqueza de ‘Pluto’

La directora tiene tres obras en cartel mientras ensaya ‘El discurso del rey’

La actriz y directora Magüi Mira, en el Teatro La Latina. Ampliar foto
La actriz y directora Magüi Mira, en el Teatro La Latina.

Esconde sus ojos bajo unas minúsculas gafas aunque su intensidad azulona se desvela nada más quitárselas. Una luz que acompaña a su silenciosa voz que desgrana pasión, emoción y cierto nerviosismo. Magüi Mira (Valencia, 1945) tiene en escena Pluto, un texto escrito por el dramaturgo Aristófanes que alude a la justicia social, al reparto del dinero, al enriquecimiento de unos pocos frente al empobrecimiento de la mayoría de ciudadanos. ¿Les suena? La duda que se plantea esta directora teatral es si el gran dramaturgo fue un visionario o si los seres humanos hemos aprendido poco en los últimos 2.500 años.

El argumento de esta obra narra la historia de Pluto, dios de la riqueza, cegado por Zeus, y que deambula de mano en mano sin saber en casa de quién para o quién le recibe; hasta que Crémilo, un agricultor pobre pero de gran bondad, le lleva a la cueva de Asclepio para que le devuelva la vista. Como resultado de la curación, la riqueza acude solamente a los hombres buenos y honestos, mientras que los perversos son condenados a la miseria. Un sueño para unos, una pesadilla para otros: “Es una obra en la que la poesía se entremezcla con la sátira, la crítica y no deja de ser cómica. Luego, cuando acaba la representación comienza para el espectador el tiempo de la reflexión”. Magüi Mira nunca había imaginado que su mundo profesional estuviese en el teatro, decidió subirse a un escenario y actuar cerca ya de los cuarenta y a poco de cumplir los sesenta se empeñó en ser directora de escena y de eso hace ya 13 años. “No me he formado en una escuela, mi aprendizaje ha sido de ver trabajar a otros compañeros, de analizar los aciertos y desaciertos y, sobre todo, de tener una confianza absoluta en lo que hago. Mi objetivo es que el espectador disfrute, sienta, se emocione con mis propuestas, conseguir la complicidad necesaria para embarcarse en mi viaje al mundo del arte”.

Su tenacidad está dando resultados, ya que esta mujer de 70 años, pelo alborotado y sonrisa complíce tiene en escena además de Pluto, En el estanque dorado —con Lola Herrera y Héctor Alterio— y Kathie y el Hipopótamo, de Mario Vargas Llosa, y protagonizada por Ana Belén. Confiesa que no le ha sido fácil. “He vivido muchas inseguridades. Aunque el susto siempre he tratado de disimularlo y lo hago bien gracias a que también soy actriz. Me considero una persona honesta y la primera que tengo que estar convencida de la propuesta que deseo dirigir soy yo. Me tiene que enamorar o enganchar por alguna circunstancia”.

Mira sigue enganchada a la adrenalina que provoca el asomarse al precipicio de poner en marcha una obra. “Te colocas al frente de un gran equipo que va de los actores a los técnicos sabiendo que si el espectáculo no triunfa está en juego mucho dinero”. Pero los retos animan su trayectoria vital. “Me emociona tanto poder crear esa ficción poética sobre un escenario que las piedras y pedruscos que me he encontrado en el camino he sabido sortearlos con firmeza”.

Republicana convencida, la directora también sentará a Jorge VI en el trono del Teatro Español con la obra El discurso del rey, de David Seidler. “Mi apuesta escénica está muy alejada de la película [por la que Colin Firth logró el Oscar al mejor actor interpretando al monarca británico], siempre trato de ir más allá en la lectura de los textos”. Mira dice estar disfrutando de un gran momento. “No he dejado de trabajar desde que decidí embarcarme en esta aventura de las artes escénicas, primero como actriz y ahora como directora. Es cierto también que de vez en cuando necesito parar, huir de todo lo relacionado con el teatro y vivir. Vivir fuera de la ficción de la escena, de ese universo que creamos los artistas, que es estupendo pero irreal, y pisar calle, disfrutar de los pequeños momentos, de mi familia y aprender, seguir aprendiendo”.

Con calma, pero sin pausa, repasa un par de escenas de Pluto minutos antes de que el telón vuelva a subir.

Más información