Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un divertido diluvio

El arca de Noé y su fauna sigue dando juego en los títulos orientados a los pequeños. Perros, gatos, lobos, ancianos y niños son otros protagonistas de historias

lustración de Øyvind Torseter para 'La historia de por qué los perros…' Ampliar foto
lustración de Øyvind Torseter para 'La historia de por qué los perros…'

Cada libro es un viaje singular donde lo imposible es siempre posible. En esta primavera que acaba de empezar, proponemos seis libros infantiles y juveniles para jugar y llegar a lugares insospechados. Disfruten del viaje.

El diluvio

Uno de los mayores placeres de la literatura es convertir en nuevas las viejas historias. La historia de por qué los perros tienen el hocico húmedo (Barbara Fiore Editora) retoma una antigua leyenda noruega que narra cómo, cuando el mundo apenas acababa de nacer, empezó a llover. Era la clase de lluvia que cae y nunca se detiene. Un hombre sabio llamado Noé decidió construir una gran arca de madera y reunió a tantas criaturas como pudo. Todos eran bienvenidos siempre que fuesen en pareja. En el arca entraron hermosos animales, pero también babosas, arañas y demás desagradables criaturas que la mayoría de las personas odian e intentan eliminar con sprays o de un pisotón. Noé también permitió que subiera a bordo un perro mestizo, uno de esos que en el campo llaman mil leches, aunque iba solo. Cómo ese perrillo contribuyó a la salvación de todas las especies y, por tanto, de la nuestra, se cuenta en esta historia.

Un divertido diluvio

A cada uno, su lluvia

La lluvia, la misma que miraba preocupado Noé sobre la cubierta de su arca, es la protagonista de un hermoso libro-caja, Ur: libro de lluvia (Cénlit Ediciones), con poemas y cuentos de Juan Kruz Igerabide e ilustraciones de la gran Elena Odriozola. Ur, que significa agua en euskera, es el nombre de una gota de lluvia que se niega a cumplir su destino y se aferra a su nube ante la furiosa irritación de los vientos del Norte, del Sur, de Poniente y de Oriente. ¿Qué sucedería si las demás gotas la imitaran? Dejaría de llover sobre la Tierra. Sería el fin del mundo. A este cuento siguen otros relatos y poemas que juegan con la lluvia. Igual que hace Elena Odriozola mediante siluetas de mujeres, hombres y niños sobre las que el lector puede colocar transparencias que representan distintos tipos de lluvia: sirimiri, lluvia racheada, chaparrones, trombas de agua… A cada cual, su lluvia. El libro-caja incluye un CD con música de la arpista Oihane.

El lobo feroz

Un divertido diluvio

Igual que sucede con Ur, donde solo llueve si nosotros traemos la lluvia a la historia, los libros que nos gustan son los que nos necesitan para cobrar vida, los que demuestran que uno más uno —un libro más un lector— no es igual a dos, sino a una multitud de posibilidades. ¡Que viene el lobo! (Lóguez) es uno de esos libros llenos de emoción, suspense y peligro. Viene el lobo, con su aire fanfarrón y amenazante. Tiene hambre y desea echarnos la zarpa encima y no dejar de nosotros más que los huesos. No obstante, basta con inclinar el libro para que el animal se deslice fuera de la página y de nuestras vidas. La fiera tiene suerte y en su caída encuentra una rama a la que sujetarse, pero podemos agitar el libro para que se suelte y caiga. El condenado animal tiembla con las sacudidas, pero se sujeta bien. ¿Qué hacemos para librarnos de él? Agitar el libro con más fuerza, darle la vuelta, inclinarlo hacia un lado y hacia otro… También, cerrar el cuento, igual que cerramos los párpados para no ver lo que nos atemoriza. Pero ¿seguirá allí el lobo cuando abramos los ojos?

El hombre feroz

Un divertido diluvio

En los cuentos infantiles, el lobo suele ser un animal feroz, empeñado en zamparse a los tiernos protagonistas. En la vida real, es el hombre quien acostumbra a comportarse como un ser feroz con los demás animales. No se libran de su crueldad ni los perros, que tienen fama de ser nuestros mejores amigos. Abandonados por sus amos, vagabundean por las calles, desorientados, confusos y asustados. Eso le sucede al galgo negro, flaco y afilado que protagoniza El silencioso amigo del viento (El Galgo de Papel). Veloz “como un latigazo en el barro (…) El más felino y antiguo de los cánidos”, se ve sin amo a los dos años, cuando ya no sirve para la caza. El hermoso texto de Lisi Gutiérrez y los dibujos impactantes de Rafael Jaramillo siguen al galgo negro hasta su llegada a un nuevo hogar. Parte de los beneficios del libro han sido donados a la asociación SOS Galgos.

Fiebre gatuna

Un divertido diluvio

En el corazón del bosque conviven cuatro clanes de gatos salvajes: el Clan del Trueno, el Clan de la Sombra, el Clan del Viento y el Clan del Río. Cuando una enigmática profecía les anuncia que un peligro amenaza su supervivencia, los clanes envían una expedición para averiguar a qué se enfrentan. Varias lunas después, los seis expedicionarios regresan por fin con un mensaje sombrío: los hombres se disponen a arrasar el bosque y destruir su hogar. Pero en el viaje de vuelta se toparán en las montañas con otra tribu de gatos salvajes que requerirá su ayuda sin que se puedan negar. ¿Llegarán a tiempo para salvar a sus clanes? Claro de luna es la última entrega de Los gatos guerreros (Salamandra), una serie que lleva más de 15 millones de ejemplares vendidos en Estados Unidos y permanece en la lista de grandes éxitos de The New York Times desde hace más de cinco años.

Amigos para siempre

En una pequeña ciudad japonesa, tres amigos deciden espiar a un viejo solitario para descubrir qué sucede cuando uno muere. Cuando el anciano los descubre, los ahuyenta con cajas destempladas, pero pronto los cuatro establecerán una austera y conmovedora relación. Los niños limpian el jardín del hombre, plantan flores y le ayudan a reparar y limpiar su hogar. El viejo les enseña a cortar sandía y a hacer fuegos artificiales, mientras les cuenta cómo su vida quedó marcada por la guerra. Y así el solitario hogar se convierte en el refugio donde los niños se reúnen cada día después de la escuela, a salvo de los problemas que les esperan en sus propias casas. Los amigos (Nocturna) es una cálida novela de iniciación sobre la vida y la muerte.

La historia de por qué los perros tienen el hocico húmedo. Øyvind Torseter y Kenneth Steven. Traducción de Enrique Bernárdez. Barbara Fiore Editora. Albolote, 2015. 32 páginas. 16 euros.

Ur: libro de lluvia. Juan Kruz Igerabide, Elena Odriozola y Oihane Igerabide. Cénlit Ediciones. Navarra, 2014. 189 páginas. 25 euros.

¡Que viene el lobo! Ramadier & Bourgeau. Lóguez. Salamanca, 2015. 24 páginas. 11,95 euros.

El silencioso amigo del viento. Lisi Gutiérrez y Rafael Jaramillo. El Galgo de Papel. Madrid, 2014. 72 páginas. 18 euros.

Claro de luna (Los gatos guerreros. La nueva profecía II). Erin Hunter. Traducción de Begoña Hernández Sala. Salamandra. Barcelona, 2015. 288 páginas. 13 euros.

Los amigos. Kazumi Yumoto. Traducción de José Pazó Espinosa. Nocturna. Madrid, 2015. 211 páginas. 14,90 euros.