Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Yo mate a mi hija’, obra de teatro sobre un crimen real

Carmen Domingo y Pep Molina llevan al teatro el insólito asesinato

Los actores Neus Pàmies, Teresa Vallicrosa y Jordi Llordella en la obra de teatro 'Yo maté a mi hija'.
Los actores Neus Pàmies, Teresa Vallicrosa y Jordi Llordella en la obra de teatro 'Yo maté a mi hija'.

La historia de Hildegart y su madre Aurora Rodríguez impactó sobremanera en la prensa de los años treinta. Llegó a la literatura en 1972 con Aurora de sangre, del anarcosindicalista y escritor Eduardo de Guzmán. Al cine en 1977 con Mi hija Hildegart, de la mano del, en esa ocasión, director Fernando Fernán-Gómez, el guionista Rafael Azcona, el músico Luis Eduardo Aute. Y anoche fue el estreno escénico de Yo maté a mi hija (Una historia real),en la Sala Muntaner de Barcelona, obra de Carmen Domingo convertida en un bello y minimalista montaje del director Pep Molina, reconocido actor en otras ocasiones, que ha contado con un sólido equipo formado por los actores Teresa Vallicrosa, Neus Pàmies y Jordi Llordella; el director y actor Mario Gas que aquí ejerce como responsable de la iluminación, una de sus pasiones; y la actriz Mónica López como ayudante de dirección.

Es un caso que, si bien devino en tragedia, siempre resulta apasionante a quien lo conoce. Aurora Rodríguez, una feminista republicana española pergeñó minuciosa y cuidadosamente, en los años treinta del pasado siglo, un plan que puede catalogarse de monstruosidad.

Su idea era crear una herramienta con la que poder liberar a las mujeres de su esclavitud. Ella decidió todo de antemano: como sería la concepción (con un sacerdote que consideraba inteligente para que nunca le reclamara la paternidad), la crianza (con modernos métodos pedagógicos), la educación (en el feminismo, comunismo y socialismo de aquella época)… Y sobre todo quién sería en el futuro: (escritora, periodista y una de las mujeres de izquierdas más brillantes de su época).

Hildegart fue concebida y preparada excepcionalmente para llevar a cabo esa personal revolución y conseguir así una mujer perfecta y libre. Pero la joven terminó pensando por sí misma, lo que le costó la vida, ya que su madre no pudo soportar que se le escapara de las manos y el 9 de junio, cuando la joven tenía 17 años, le descerrajó cuatro tiros.

La historia atrapó a Carmen Domingo. Así nació su libro Mi querida hija Hildegart (Destino, 2008), la base de la que han partido ella y Molina para construir la obra de teatro a la que han incorporado algunas frases dichas por Aurora Rodríguez en una larga entrevista que concedió en la cárcel. Vallicrosa, que encarna a la madre asesina, insiste en que no juzga a esta mujer e incluso "alguna vez pensaba que la entendía".