Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña, referencia internacional del ajedrez como asignatura

Una encuesta y un estudio científico indican gran satisfacción de alumnos, padres y profesores

Niño jugando al ajedrez en las Cotxeras de Sants, Barcelona.

Más del 85% de los docentes catalanes que dan clases de ajedrez a niños de Primaria están muy satisfechos de su eficacia educativa. Es el resultado de una encuesta en el tercer curso de una experiencia piloto promovida por la Generalitat y diseñada por las universidades de Girona y Lleida. El estudio científico que se está haciendo paralelamente sobre las cualidades que desarrolla el ajedrez es ya una referencia internacional.

"La percepción que tenemos tras dos años y medio de experiencia piloto es muy positiva, también entre alumnos y padres. Los resultados exactos del estudio científico no los tendremos hasta el otoño, pero no es arriesgado pronosticar que serán muy significativos en la misma línea", explica Josep Serra, coordinador del proyecto y vocal de la Federación Catalana de Ajedrez, a una docena de profesores de Sabadell. Su charla es un preámbulo de las III Jornadas de Ajedrez Infantil, que tendrán lugar en el Casal Pere Quart este viernes por la tarde y el sábado todo el día, con ponentes de prestigio internacional. La conferencia inaugural (viernes, 18.30) será de Lorena García, una de los tres psicólogos de la Universidad de La Laguna (Tenerife) cuyo estudio indica que el ajedrez también desarrolla la inteligencia emocional, además de la cognitiva.

En realidad, el estudio científico que se realiza este curso en Cataluña es una ampliación mejorada del que se hizo durante los dos anteriores, cuyos resultados fueron presentados por la Generalitat hace un año y por Carme Saurina, decana de la Universidad de Girona, en el congreso de Londres sobre ajedrez educativo en diciembre. Saurina reconoció entonces que el primer estudio tiene un problema metodológico para ser considerado impecable: el número de alumnos del grupo control (quienes no recibieron clases de ajedrez y que sirven para comparar los resultados) era demasiado pequeño (39), en sólo dos colegios. El estudio actual implica a 50 colegios (25 en el grupo experimental y 25 en el de control), pero las clases se dan en 141 centros por parte de 275 profesores formados al efecto.

A pesar de ese matiz técnico, los resultados del primer estudio son muy elocuentes y encajan como un guante con los de otros realizados en Alemania, Dinamarca y EEUU. Los alumnos que recibieron clases de ajedrez desarrollaron más su inteligencia (subdividida en muchos parámetros) y mejoraron su rendimiento especialmente en matemáticas y en comprensión lectora.

En su charla a los docentes vallesanos de este jueves, Serra subrayó algunas de la larga lista de cualidades que desarrolla el ajedrez: memoria visual, toma de decisiones, autocrítica, habilidades lingüísticas, concentración, creatividad, orientación espacial, convivencia y conceptos matemáticos. Y añadió: "Tenemos información suficiente para afirmar que la sociedad catalana apoya la introducción del ajedrez como herramienta educativa. Los casos de periodistas o ciudadanos que siguen comparando el ajedrez con el parchís, o que consideran este proyecto como una excentricidad forman una minoría muy pequeña".

Todo ello explica por qué, en un ambiente político muy crispado en cuanto a las relaciones del Gobierno español con la Generalitat, CIU votó el 11 de febrero a favor de impulsar el ajedrez como asignatura en horario lectivo. Y contribuyó así a que la decisión de la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados fuera unánime. El PSOE ha registrado una pregunta al ministro de Educación, José Ignacio Wert, que se formulará en una de las próximas sesiones de control al Gobierno (probablemente en abril), sobre la actitud del Gobierno ante esa decisión. El objetivo es que el asunto se lleve al orden del día de la Conferencia Sectorial del Ministerio, donde están representados los gobiernos autonómicos a través de sus consejeros de Educación. Una decisión en ese organismo similar a la del día 11 de febrero sería vinculante por ley para todas las comunidades autónomas que voten a favor.