Europa deniega el IVA reducido en el libro electrónico

El Alto Tribunal estima los recursos por "incumplimiento" contra Francia y Luxemburgo

Un lector subraya un libro electrónico.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha obligado este jueves a Francia y Luxemburgo a retirar el IVA reducido a los ebooks (libros electrónicos) al considerarlos un bien y no un servicio. Ambos países deberán ahora aumentar el tipo impositivo del 5,5% al 20% en el caso francés y del 3% al 17% en el caso del Gran Ducado. "Lo tendremos que hacer lo antes posible o si no habrá más represalias y tendremos que pagar", sostiene un funcionario del Gobierno luxemburgués.

Este tipo de ventaja impositiva, según una directiva de la Comisión Europea de 2009, solo se puede aplicar al suministro de libros "en cualquier medio de soporte físico" donde se incluye el papel, DVD, CD, USB, ordenador, pero se excluye el libro electrónico o las descargas. "Lo que cuenta es el contenido, no el soporte", sostiene Enrico Turrin, vicedirector de la Federación de Editores Europeos quienes han enviado una queja al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y del Consejo, Donald Tusk.

Italia es ahora el único país de la Unión Europea con un tipo reducido de IVA (4%) sobre los libros electrónicos

Con esta sentencia se cierra este jueves la denuncia que interpuso la Comisión Europea en noviembre de 2012, entonces presidida por el portugués José Manuel Durão Barroso, contra Francia y Luxemburgo por el tipo de IVA en los libros electrónicos. Italia es ahora el único país de la UE que aplica un IVA especial (del 4%) para los libros de papel y en formato digital. "Ellos lo aplicaron el 1 de enero de 2015 y quedaron fuera de la demanda de la Comisión", explica el vicedirector de la Federación.

El concepto de ebook al que afecta esta sentencia abarca desde los libros distribuidos a título oneroso mediante descarga o visionado en línea (streaming) desde Internet, como, por ejemplo, los textos que se pueden consultar desde el teléfono móvil, un lector de libros o cualquier otro sistema de lectura, según EFE. "No tiene ningún sentido. El futuro de la lectura viene precisamente de las descargas", sostiene Turrin.

En su recurso, Bruselas también había reprochado que Luxemburgo aplicara un tipo superreducido del 3%, pese a que la directiva establece que no puede ser inferior del 5%. El TUE responde que un Estado miembro puede aplicar tipos inferiores al 5% con la condición de que sea conforme a la legislación comunitaria, pero considera que tampoco se cumple este requisito.

Dinamarca y Bulgaria son los dos únicos países de la UE que no aplican IVA reducido a los libros en papel

Todos los países de la UE aplican un IVA reducido a los libros en papel, excepto Dinamarca y Bulgaria, que aplican un 25% y un 20% de IVA respectivamente, también al ebook. España, por su parte, aplica el 21% de IVA al libro electrónico, más alto que el porcentaje de Bulgaria. "¡Al menos mantiene el 4% en el papel!", exclamó Turrin quien añadió que el formato tradicional "aún" sigue representando más del 90% del mercado.