Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hay Festival deja su sede de México por los asesinatos de periodistas

Desde 2010, 11 reporteros fueron asesinados y otros cuatro continúan desaparecidos

Protesta por la desaparición de periodistas en Veracruz. Ampliar foto
Protesta por la desaparición de periodistas en Veracruz. AP

En un comunicado de apenas 400 palabras, los directores del encuentro cultural Hay Festival anunciaron este viernes la cancelación de su edición en la ciudad mexicana de Xalapa, capital del Estado de Veracruz. La decisión se produce tan solo unos días después de que un grupo de 300 intelectuales y más de 20 organizaciones hicieran pública una polémica carta que criticaba el uso político del certamen por parte del Gobierno de la entidad y planteaba su retirada.

Con el hallazgo del cadáver del reportero Moisés Sánchez a finales de enero, ya son once los periodistas asesinados en Veracruz desde que el actual mandatario, Javier Duarte, inició su Administración en 2010. Otros cuatro reporteros han desaparecido desde entonces.  Además de la escalada de violencia contra los medios, que ha hecho del Estado el más peligroso para practicar la profesión en México, en 2011, el gobernador impulsó una iniciativa que buscaba convertir en delito algunas de las informaciones publicadas en redes sociales.

Después de escuchar "el sentir de buena parte de la comunidad intelectual", dice el comunicado firmado por la directora del Hay Festival para Latinoamérica, Cristina Fuentes La Roche, y su director general, Peter Florence, los organizadores han "decidido que este año mantendrán la fecha de octubre" y, en vez  de hacerlo en un lugar determinado, celebrarán el evento "de manera digital". Fuentes La Roche y Florence se comprometen también a llevar a los autores mexicanos a los festivales internacionales, para continuar "dialogando con todos los socios para determinar la mejor manera de avanzar en el proyecto mexicano en el futuro".  

En su edición veracruzana, este encuentro cultural que nació en 1988 en un pequeño pueblo de Gales, Hay-on-Wye, y que desde 1996 se celebra en varios países, ha contado con la presencia de algunos de los más destacados defensores de la libertad de expresión a nivel mundial, como Carl Bernstein, Wole Soyinka o Salman Rushdie. Ellos, desde Xalapa, han expresado públicamente su condena a la persecución de reporteros en el Estado. 

"Sentimos que tenemos más autoridad e impacto para hablar de estas atrocidades cometidas en contra de la libertad de expresión si lo hacemos desde los lugares donde suceden. Creemos en el compromiso, no en la retirada; en la palabra, no en el silencio ni en el vacío", aseguran sus organizadores. "La respuesta a la matanza de Charlie Hebdo no fue cerrar la revista, sino sacar una tirada de cinco millones de ejemplares. Ese es el modelo con el que nos identificamos", concluyen. Pese a ello, el comunicado argumenta que la decisión de clausurar la sede se toma después de escuchar a una "buena parte de la comunidad intelectual". 

"El arte alivia las situaciones más extremas, pero no escapa a la realidad. Seguir tocando música cuando el Titanic se hunde en forma irremediable en un gesto digno. Considerar que el naufragio desaparece con música es indigno", escribía este viernes en su columna del diario Reforma el periodista Juan Villoro. Entre los intelectuales que firmaban la carta que repudiaba el uso político del certamen también se encuentran Noam Chomsky, John Gibler, Leonardo Padura, Elena Poniatowska Jorge Zepeda o Javier Sicilia. 

Al escritor argentino Diego Fonseca, que participó en anteriores ediciones del festival, la decisión final no le convence: "Hubiera deseado que dijeran que dejaban de hacer Hay con Javier Duarte y que convocaban a la comunidad internacional a apoyar el festival en Veracruz, pero sin un Gobierno travestido que golpea en casa y acaricia en el extranjero. No hay en el anuncio una sola mención directa al mandatario. Parece que la crisis de seguridad es producto del aire, no de un Ejecutivo incapaz o con poca voluntad para resolver problemas. En la misma línea se ha pronunciado a través de Twitter el autor Fabrizio Mejía: "Creo que la respuesta del Hay Festival implica que no entendieron nada: los escritores estamos en contra de Duarte, no del festival".