Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El legado literario del territorio Lara Bosch-Planeta

Editores y escritores analizan la herencia editorial y empresarial del que fuera presidente de Grupo Planeta

José Manuel Lara Bosch.
José Manuel Lara Bosch.

Doce de los principales editores de España reunidos en una misma mesa para elegir la mejor novela del año en español. Rivales y competidores hablando como meros lectores y tratando de dejar los egoísmos a un lado para señalar la obra más destacada. Lo nunca visto. Algo que sólo lo podía hacer él: José Manuel Lara Bosch (1946-2015), fallecido el sábado. Así lo hizo desde 2002 hasta 2009 con la convocatoria del Premio Fundación José Manuel Lara.

Este retrato condensa gran parte de lo que fue este editor, la persona que consolidó a Planeta como el más importante grupo editorial en español. Es la imagen que le viene a la cabeza a Claudio López de la Madrid, director editorial de Penguin Random House en España, cuando se le pregunta por una de las señas del territorio Lara Bosch-Planeta. Una imagen que bordean varios de los editores y escritores que con sus voces levantan esa cartografía y legado.

Sin prejuicios. “Desde que tengo uso de razón, la sensación que Planeta me ha transmitido es la de publicar autores y temas sin prejuicios. Sin subestimar al lector. De Vizcaíno Casas a Vázquez Montalbán o Miguel Delibes. Allí se ha tenido en cuenta que los gustos son diversos. Esa variedad de registros me gusta porque permite desarrollar el gusto del lector a partir de la pluralidad de autores, temas y géneros”, afirma Clara Sánchez, ganadora del Premio Nadal 2010 por Lo que esconde tu nombre, y el Planeta 2013 por El cielo ha vuelto.

Descubridor. “Durante el franquismo allí se dieron a conocer muy buenos escritores. Sin ese grupo varios de ellos no habrían tenido tanta difusión. El respaldo que se les dio no solo los favoreció a ellos, porque de lo contrario no habrían llegado al gran público, sino también a la literatura”, destaca Soledad Puértolas, autora habitual de Anagrama, y ganadora del Planeta 1989 por Queda la noche.

Mecenas. “A muchos autores nos proporcionó desahogo económico con alguno de sus premios, y eso es importante teniendo en cuenta que es una empresa privada. Lara ha contribuido a cosas distintas dentro de la vida libresca nacional. Ha sido definitivo. Tiene luces y sombras, pero haciendo la suma final ha funcionado como un mecenas en un mundo tan complicado para publicar”, señala Álvaro Pombo, habitual autor de Anagrama y ganador del Planeta 2006 por La fortuna de Matilde Turpin, y Nadal 2012 por El temblor del héroe.

Optimismo. “Lara Bosch abrió muchas puertas a los editores pequeños y que son un ejemplo del amor a su oficio: su defensa, por un lado de la aportación de los autores con un permanente respeto de la propiedad intelectual y del justo reconocimiento al creador, defensa que siempre hizo valer ante los diferentes gobiernos; y, por otro, de los lectores, con su sana ambición de llegar cada vez a más lectores y que cada uno de ellos pudiera encontrar en su grupo el libro que podría darle aquello que buscaba. Era destacable su equilibrio, sensatez y optimismo contagiosos, incluso en los momentos de profundas dificultades de nuestro sector, que a tantos nos hizo ver en él uno de los mejores continuadores de la gran saga de editores españoles del siglo XX, capaz, sin duda, de entender las claves del libro en el siglo XXI”, asegura Ofelia Grande, editora de Siruela.

América Latina. “Para un latinoamericano ganar un Premio literario en España es muy importante porque la obra toma una dimensión inesperada, además de poder publicar, ser editada, y ser confrontada a las críticas literarias. Ganar el finalista del Planeta significa un gran reconocimiento, un espaldarazo, y como digo antes, significa la edición en una editorial de gran prestigio, lo que quiere decir que luego será leída por gran cantidad de personas y probablemente estudiada en las universidades. Para un cubano es doblemente importante, porque la censura castrista y la cerrazón de las editoriales en Cuba impiden que un autor sea conocido. El Planeta y los otros Premios de la Casa, como el Fernando Lara de Novela Histórica o el Azorín, son premios que indudablemente ayudan económicamente a los autores”, cuenta Zoé Valdés, finalista del Planeta 1996 por Te di la vida entera y Azorín 2013 por La mujer que llora.

Enseñante. “Editoriales independientes versus grandes grupos. ¿Tiene sentido esta manida repetición? ¿Asienta sus bases en argumentos sólidos? Si escuchamos las voces de los más pequeños cuando retratan a sus lectores, parece que el perfil de estos coincide sólo parcialmente con el de los monopolios gigantes. Obvio es que nuestras y sus estrategias promocionales y comerciales difieren, por planteamientos y posibilidades. Por lo tanto, y aceptando que hay cierta hermandad entre editores independientes, no deberían obsesionarnos otras políticas superiores en tamaño, quizá sí preocuparnos de vez en cuando, un "poquito". La existencia bicéfala de dos conglomerados de sellos es nota del ecosistema del libro. En este sentido, la labor de José Manuel Lara Bosch ha sido la que debía ser con su grupo, Planeta. Y de ella como editor independiente, entre otras cosas, me quedo con la posibilidad de dialogar, aprender y admirar el trabajo de algunos de sus editores como Elena Ramírez en Seix Barral o Juan Cerezo en Tusquets. Su presencia, sus libros, también son el editar de Lara Bosch”, reconoce Juan Casamayor, editor de Páginas de Espuma.

Defensor del libro. “Siempre hizo una defensa de lo que le interesaba al sector, más allá de sus propios intereses. Un ejemplo es el precio fijo del libro. La autoridad que tenía y la entrada con la gente que trataba fueron de gran ayuda para la industria. En eso fue muy generoso. No hay nadie con esa autoridad en el sector. Ahora hay un vacío. Siempre fue capaz de decir lo que pensaba y mantener buenas relaciones con quienes pensaban de otra manera”, advierte Joan Tarrida, de Galaxia Gutenberg.

Gran competidor. “Tener a un competidor en el mercado de la talla de Planeta mejora el desarrollo del sector. Con su liderazgo y profesionalidad se preocupó por las variables que influyen en el mundo del libro. Fue un empresario proactivo”, afirma Nuria Cabutí, consejera delegada del grupo Penguin Random House.

Más información