Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temor de editor

El sector del libro queda huérfano de una persona que tenía voluntad, fuerza y desparpajo

Hace unos minutos acabo de enterarme del fallecimiento de José Manuel Lara, a los 68 años. He temido esa muerte desde la muerte de Jesús Polanco e Isabel Polanco. La he temido como editor grande, mediano y ahora, feliz, pequeño. Se podrá decir y se dirá mucho acerca de la labor editorial del presidente del Grupo Planeta. Todos tenemos debe y haber en la contabilidad de nuestra vida, y es razonable que se hable bien y mal de Lara. Pero yo no he temido esa muerte por ser competidor, por ser eje de absorciones y compras. No. Lo he temido porque creo sinceramente que el sector del Libro queda huérfano de una persona que tenía la voluntad demostrada, la fuerza demostrada, y el desparpajo suficiente como para coger el teléfono y llamar al ministro de turno y defendernos, a todos. Con el precio fijo, con la lucha con el IVA, con todo lo que podía dañar nuestro "eco-sistema". Ahora, oteando el horizonte, no veo -ojalá hierre- a ninguna persona capaz de semejante cometido, capaz de ser interlocutor aceptado, -por autoridad moral y fuerza industrial- por ningún ministro, ni siquiera por un secretario de estado.

 Veo negro el panorama desde en este contexto. Y es muy de lamentar porque todo el sector necesita alguien así. Y ahora, en esta situación de crisis, era más necesario que nunca.

Más información