Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

No pienses: ¡escribe!

¿Nos conviene ignorar el hecho de que Wattpad es ya la mayor red social narrativa del mundo?

La escritora Anna Todd.

Ha visitado España la veinteañera estadounidense Anna Todd, cuya serie After se vende como "el mayor fenómeno editorial de la historia en la red", y se nos han multiplicado las reflexiones más o menos serias sobre la plataforma wattpad, las fanfictions o ficciones sobre personajes famosos y las nuevas formas de leer y escribir de los jóvenes: algunos, en línea con el New York Times, se preguntan si detrás del boom Todd no hay otra cosa que la versión digital de los decimonónicos folletines por entregas; otros, más agresivos, valoran si After podría ser tan sólo una suerte de Cincuenta sombras de Grey para adolescentes; más certeros aún, hay quienes señalan que el único fenómeno nuevo es la socialización, y también quienes, sarcásticos, aseguran que el auge de las fanfic "se nos está yendo de las manos". En cualquier caso, sabiendo que en wattpad 35 millones de susuarios, (uno de ellos en España) se cuelgan cada día 250.000 historias nuevas, y que son "cientos" los wattpaders que han pasado a publicar con éxito en papel, ¿nos conviene ignorar el hecho de que la de Toronto es ya la mayor red social narrativa del mundo? ¿Podemos levantar la ceja ante categorías como 'hombre lobo' o 'paranormal', y obviar que las fanfics, como subrayan los más ácidos, han salido del pozo y son ya cantera de talento? ¿Debemos, en fin, olvidar precedentes claros como Homero, como Sherlock Holmes, como los 'sargazos' de Jean Rhys o como esa segunda parte del Lazarillo en la que el de Tormes se convertía... en atún? De acuerdo, la calidad brilla por su ausencia en muchos de estos subproductos (ahí está el terrible My Wattpad Love, leído por 7.350.000 personas, pero sabiendo que se trata de un fenómeno en ciernes, y que según algunos las fanfics -que son sólo una parte de la plataforma, la cual es a su vez sólo una parte del fenómeno- podrían suponer el 33% del contenido sobre libros de la red, ¿vamos a fijarnos en si un romance con el trasunto de un miembro de One Direction es tan malo como parece, y vamos a obviar el potencial de un medio así? Por muy gratis que sea la lectura en wattpad, por mucho que sus lectores y lectoras prefieran la espontaneidad y el intercambio a la coherencia gramatical, por más que la identificación haya ganado la primera batalla a la originalidad... ¿no es un síntoma que lanzamientos como el de After se apoyen antes en Facebook, Twitter, Tumblr, Youtube, Instagram y hasta Spotify que en los medios tradicionales? ¿Que en torno a la serie se multipliquen los juegos y app's, que ya existan tutoriales y talleres para escribir a la manera wattpad, que la comunidad tenga sus propios premios (los Wattys), ¿es algo que podamos desdeñar sin entenderlo? Tal vez sí, tal vez no, el debate sigue abierto. Y mientras lo deciden, exploran y navegan, ahí va un elocuente titular: "Don't think; write!" es junto al hashtag #JustWriteIt uno de los principales mensajes de ánimo que se mueven en wattpad. "No pienses: ¡escribe!". Da que pensar, paradójicamente...