Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez periodistas literarios

Los perfiles de algunas de las grandes firmas surgidas del papel de periódico

Un repaso a los perfiles de las grandes firmas literarias surgidas del periodismo. Una serie iniciada el 21 de abril de 2012, cuando Manuel Vicent buceaba en la figura de Julio Camba, y que llega a su fin en enero de 2015, de la mano de Manuel Vázquez Montalbán. Esta es una selección de diez de los artículos publicados en Babelia.

Julio Camba | Un anarquista bajo la cúpula del Palace

Miraba todo lo que sucedía a su alrededor con una ironía perpleja, como si el mundo se acabara de inventar solo para él. Fue un cosmopolita literario, comprometido con los placeres de la inteligencia sarcástica

Azorín | Paraguas rojo, paraguas negro

El joven periodista provocador y anarquista, que dio nombre a la generación del 98 y se inventó Castilla como género literario, acabó siendo un personaje gélido, sobrio y discreto que disolvió su vida en un latente franquismo

Chaves Nogales | Disparar a la distancia precisa

Aventurero, comprometido y romántico, puso su afilada inteligencia y un estilo literario sin ninguna veta de tocino al servicio de la historia: contó de primera mano las cosas que pasaban y estuvo donde había que estar

Corpus Barga | Galgo aristocrático con luz propia

El hombre que ayudó a Antonio Machado a cruzar la frontera de Francia en 1939 fue novelista, escribió memorias, pero sus mejores páginas eran los relatos de los lances que protagonizó en los momentos más duros de la vida

D'Ors: La esencia está en la máscara

En castellano escribía en barroco. Leía un artículo a la criada y si esta lo entendía, murmuraba: hay que oscurecerlo

Pedro Luis de Gálvez | Pícaros, bohemios, sablistas y hampones

El ingenio y la miseria recorren la vida de este autor, cuyo éxito literario le llegó en la cárcel

Gómez de la Serna | El escritor como espejo cóncavo

Hablador inagotable y autor prolífico, su literatura fue un salto en el aire. De él se decía que todo lo que se le ocurría lo escribía, todo lo que escribía lo publicaba y todo lo que publicaba lo regalaba, porque apenas vendía libros

Haro Tecglen | El pesimismo como estado de lucidez

Los oráculos suelen habitar en la trasera de los tabernáculos. Así trabajaba Haro Tecglen bajo un cúmulo de libros y periódicos abiertos sobre la mesa, con las gafas en la punta de la nariz, comprometido solo con su inteligencia

Francisco Umbral | El estilo como venganza

Tenía un ángel lírico, libre y violento en cada yema de los dedos con que machacaba la Olivetti. Se le hurtó la Academia y se desquitó escribiendo mejor que ninguno

Vázquez Montalbán | Marxismo-pop y gente derrotada

Un ejemplar raro de comunista, que no quería privarse del humor ni del placer. Nunca dejó de reconocerse en los suyos cuando le llegó el éxito