Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Zuckerberg nos invita a leer

La lectura cuenta con dos inesperados aliados: el fundador de Facebook y un 'hacker'

Mark Zuckerberg.

Que a Michel Houellebecq le gusta llamar la atención no es novedad, y tampoco lo es que su novela Soumission (Sumisión), donde imagina a una Francia dominada por el islam, estaba logrando toda la atención que soñaba. En una larga entrevista con Paris Review, publicada también en EL PAIS, comentaba la razón para escribir un libro tan polémico e incluso había llamado la atención del presidente francés, Hollande, quien anunciaba que iba a leer la novela antes de opinar. El semanario Charlie Hebdo, en su carátula más reciente, colocaba a Michel Houellebecq como un anciano mago sin muelas… cuando la tragedia empezó y la redacción de la revista humorística fue atacada. La situación está completamente fuera de control y Houellebecq ha tenido que suspender su gira promocional y abandonar París.

Un grosero pero contundente eslogan de fomento de la lectura apareció en un luminoso de Los Ángeles

Las listas de Lo Mejor de 2014 se han detenido para dar paso a otras listas: las novedades más esperadas para 2015. De todas las que he leído, el calendario de The Guardian es extraordinario. Empieza en enero con la publicación de Lurid & Cute, de Adam Thirlwell, y sigue con novedades de Toni Morrison, Ben Lerner, Kazuo Ishiguro, Dave Eggers y Andrew O’Hagan, entre otros, y las traducciones de El héroe discreto, de Mario Vargas Llosa, y el cuarto tomo de Mi lucha del autor del momento, Karl Ove Knausgård.

La invitación a la lectura contó, al inicio de 2015, con dos inesperados aliados del mundo online. El primero de ellos es Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, quien abrió el 3 de enero un Club de Libros (que tiene cientos de miles de seguidores) y se comprometió a leer uno cada dos semanas, por lo menos. El primer libro elegido, ya agotado en venta online, fue El fin del poder, de Moisés Naím. El otro aliado es un hacker anónimo, que consiguió colocar en un aviso LED en Los Ángeles un grosero, pero muy contundente, aviso a favor de la lectura: “Read a fucking book (“lee un puto libro”). El aviso ya ha sido retirado, pero no el registro de algunos que fotografiaron el momento y lo subieron a Instagram y Twitter, y que ha sido comentado por LA Weekly.

Pasados 50 años la Academia Sueca abre su base de datos y nos enteramos del ínterin de cada Nobel de Literatura. El año 1964 fue especial porque lo ganó Jean Paul Sartre, quien terminó rechazándolo. La primera selección fue muy abultada, de 76 autores, que aparecen mencionados en Nobelprize.org. Ahí encontramos nombres de eternos favoritos que nunca lo ganaron (como Borges o Nabokov) y de algunos que finalmente terminaron ganándolo, como Böll, Cela, Asturias, Beckett, Neruda o Sholokov. Aparece, por primera vez, el nombre de cuatro japoneses: el poeta Junzaburo Nishiwaki, y los novelistas Yukio Mishima, Junichiro Tanizaki y Yasunari Kawabata, quien finalmente lo ganaría en 1968. En Japan Times sostienen que Tanizaki estuvo entre los seis finalistas, y podría haber sido el primer Nobel japonés de no haber muerto al año siguiente.