Selecciona Edición
Iniciar sesión

Muere el dibujante José Luis Moro, creador de la familia Telerín

Junto a su hermano creó los Estudios Moro de animación y anuncios para televisión

La familia Telerín, en una imagen promocional.

“Ya va siendo hora de que los peques nos vayamos a la cama ¡Hale!” Con estas palabras, pronunciadas por la familia Telerín —compuesta por Cleo Teté, Maripí, Pelusín, Colitas y Cuquín— a las ocho de la tarde, TVE instaba a los más pequeños, desde 1964, a abandonar su estancia frente al televisor. Su posterior “Vamos a la cama, que hay que descansar” aún es recordado por millones de españoles. El creador de la familia Telerín, José Luis Moro, falleció el pasado martes a los 88 años. Junto con su hermano Santiago (fallecido en 2007) formó una pareja pionera en la publicidad y la animación de cine y televisión desde que ambos creasen en 1955 los Estudios Moro, que llegarían a concentrar el 90% de la producción publicitaria nacional y conseguirían establecerse en Madrid, Barcelona, Lisboa y Estados Unidos. Tras firmar un contrato en exclusiva con la empresa Movierecord, comenzaría de su mano lo que dio en llamarse “la época dorada de la publicidad” en España. Su relevancia llevó a los hermanos Moro a ganar tres Palmas de Oro de Cannes, dos copas en Venecia y más de cien premios internacionales.

 

Los anuncios de José Luis y Santiago Moro forman parte de la memoria colectiva de los espectadores más veteranos: suyos son los dibujos del spot de Cola-Cao y de la quina San Clemente; también el striptease de la Gallina Blanca y el zapateado de las botellas de Tío Pepe. Incluso la más popular de sus creaciones, la familia Telerín, lograría dar el salto a la gran pantalla en 1996 con la película El mago de los sueños, dirigida por Francisco Macián. En 1976 José Luis Moro lograría otro hito popular con la creación de la calabaza Ruperta, mascota del Un, dos, tres…, a la que ponía voz Narciso Ibáñez Serrador. Entre otros trabajos, los hermanos Moro son también creadores del Lobo, mascota de los populares turrones, y de los “Pezqueñines ¡No, gracias!”, de las campañas estatales del FROM.

Fuera del mundo publicitario, los estudios Moro agrandaron su mítica al producir, en colaboración con Movierecord, un programa pionero en el mundo de las variedades televisivas como Gran Parada y realizar las cabeceras animadas de las dos primeras películas de Marisol, Un rayo de luz (1960) y Ha llegado un ángel (1961). También produjeron películas de gran popularidad en su día como Los chicos con las chicas (1967) y Dame un poco de amooor (1968), protagonizadas por Los Bravos. En los años setenta y ochenta, los hermanos Moro dirigirían y producirían la serie de animación Cantinflas y los largometrajes animados Katy, la oruga (1984) y Katy, Kiki y Koko (1988)

La herencia de José Luis Moro, en compañía de su hermano Santiago, renacería en el año 2012 gracias a la exposición homenaje El anuncio de la Modernidad. Los míticos Estudios Moro (1955-1970), que recogía los mayores logros de una pareja inimitable.

 

Más información