Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Carta a Rajoy contra el ‘ivazo’ cultural

Representantes de la industria del cine, el teatro y la música escriben “angustiados” al presidente y denuncian su decisión de no bajar el tipo del 21%, el más alto de Europa

Ampliar foto
Unos multicines del centro de Madrid.

“Señor presidente: tengo 62 años, les voté en las últimas elecciones creyendo en su programa electoral...”. Así arranca una de las cuatro cartas que, a título personal, han enviado hoy a Presidencia de Gobierno cuatro pesos pesados de la industria cultural española. Piden que el Gobierno rectifique y reduzca el actual 21% de IVA a los espectáculos, el ivazo que desde el 1 de septiembre de 2012 lastra, según ellos, el crecimiento de estas industrias culturales.

Los autores son Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de la Federación de Empresarios de Cine y dueño de los madrileños cines Palafox y de la cadena Estrella; Fernando Évole, CEO de Yelmo Cines (la segunda cadena de España, con 400 salas); Pascual Egea, de Fixmusic, presidente de la Asociación de Promotores Musicales de España; y Jesús Cimarro, de Pentación Espectáculos, director del Festival de Mérida y presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas Productoras de Teatro y Danza.

Las cartas son la respuesta a la tribuna publicada el pasado jueves 20 en EL PAÍS por Miguel Ferre, secretario de Estado de Hacienda. En ella aseguraba que este era el momento de bajar los impuestos. Ese mismo día se redujo el tipo impositivo aplicado a las flores y a las plantas (del 21% al 8%). No ocurrió lo mismo con el mundo del espectáculo, que sigue soportando el IVA más alto de Europa. En otra carta dirigida a Mariano Rajoy en julio, los representantes de un sector que agrupa a 4.000 empresas y a 150.000 trabajadores ya se quejaron de su situación angustiosa. Valoraron en un 30% la caída de público achacable al nuevo IVA (en la exhibición cinematográfica se han cerrado 61 locales, lo que suponen 212 pantallas menos), reclamaron el 10% como nuevo tipo y se mostraron hartos del silencio de Moncloa.

Gómez Fabra, el empresario que confiesa a Rajoy que le votó, le recuerda que lleva 40 años dirigiendo una empresa familiar, que ha contratado a más de 400 personas, pero hoy se ve obligado a despedir a sus colaboradores. “He tratado personal y colectivamente, como presidente de la Federación de Empresarios de Cine, de argumentarle su error, pero veo que es un esfuerzo inútil”, escribe, y augura: “Cuando ustedes sean oposición sólo quedara como una de las marcas de su gobierno el desprecio a la cultura”.

Se quejan de que baje el impuesto sobre las flores pero no sobre la cultura

Fernando Évole habla de la indignación que le ha provocado el agravio comparativo con las plantas y las flores, mientras se mantiene el 21% para la cultura. “Creo que se agotan las razones para defender tal barbaridad”, señala. Y prosigue: “Sabemos que en su Gobierno hay cuentas pendientes con la cultura por el ‘No a la guerra’, pero no se equivoque al meternos a todos en el mismo saco. La cultura no es de esos pocos. Es de todos los españoles y su Gobierno no tiene derecho a privarnos de ella ni a los unos ni a los otros”.

Pascual Egea escribe que el actual IVA cultural “no sólo no recauda más para la hacienda pública, sino que está destruyendo empresas, puestos de trabajo, el desarrollo de nuevos talentos, el turismo cultural y la identidad cultural de nuestro país”. Y añade: “En mis casi 30 años dedicados a la música nunca había sentido la impotencia que siento ahora”.

Este gravamen es en Francia del 5%, en Alemania del 7%, en Italia del 10%...

El empresario teatral Jesús Cimarro recuerda a Rajoy que, siendo este ministro de Cultura, escribió en 1998 el prólogo de un libro sobre el 10º aniversario de la empresa que dirige, Pentación. “Usted decía: ‘La continuidad en un proyecto empresarial de artes escénicas supone siempre un motivo de satisfacción para los gestores de dicha empresa y para los responsables de las administraciones públicas’. Visto lo visto, sus alegrías y satisfacciones ahora las encuentra en otros ámbitos”. Y en las comparaciones dolorosas, recuerda que la pornografía esté grabada con un 4% de IVA.

Cimarro insiste: “Estremece la osadía con la que, leído ahora, usted afirmaba que ‘la misión del Ministerio de Educación y Cultura consiste en fomentar la creación y la difusión nacional e internacional de los espectáculos escénicos’ y añadía que ‘para todos los que amamos el teatro y trabajamos en su desarrollo constituye una excelente noticia la consolidación de una empresa productora y distribuidora de artes escénicas’. Lamento que, debido al cierre de numerosas empresas de nuestro sector, no pueda usted ya celebrar muy a menudo esas excelentes noticias”.