Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido ganan el Premio Nacional de Cómic

'Amarillo', la última entrega de la saga protagonizada por John Blacksad, recibe el reconocimiento oficial tras haber vendido un millón y medio de ejemplares

John Blacksad, en 'Amarillo'.

John Blacksad tiene siete vidas y millón y medio de ventas. Veterano de la Segunda Guerra Mundial, es un detective americano al uso en casi todo excepto en su naturaleza animal. Un felino humanizado. Gracias a la última de sus aventuras, sus creadores, Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido, recibieron ayer el Premio Nacional de Cómic 2014, que reconoce “un tebeo de calidad sin fronteras, cargado de referencias culturales y con una óptima ejecución”, según el jurado, al que pertenecían entre otros los dibujantes Miguelanxo Prado y Alfonso Zapico.

Es uno más de la larga lista de galardones que acumula Blacksad (Eisner, Harvey, Salón del Cómic de Barcelona...), la serie de género negro por la que apostó la editorial francesa Dargaud en 2000, que ha cosechado un éxito planetario (más de un millón y medio de ventas y traducciones a una veintena de idiomas) y que incluso en España arrasa: 120.000 libros en sus cinco álbumes. También en eso el detective John Blacksad es una excepción. Nada hay en España en el mundo del cómic en particular —y pocos en el editorial en general— que le tosa. “No tenemos derecho a quejarnos por los reconocimientos a Blacksad, pero el premio nacional tiene un gran valor simbólico”, comentó ayer el guionista Juan Díaz Canales (Madrid, 1972), que no tiene intención de renunciar a él, como recientemente han hecho el músico Jordi Savall y la fotógrafa Colita. “No veo qué favor le puedo hacer a la cultura rechazándolo”, agregó.

Tampoco el dibujante Juanjo Guarnido (Salobreña, Granada, 1967), que recibió la noticia mientras viajaba en tren de Burdeos a París, donde reside desde hace dos décadas. “Con los Eisner me emocioné mucho, pero este premio es muy especial. La profesión entera lleva décadas peleando por tener premios así. Todos nos preguntamos por qué el cómic no tiene el reconocimiento de otros países cuando en la generación de mis padres todo el mundo leía tebeos. Fue el cine de los pobres”.

El título distinguido, Amarillo, publicado en España por Norma y quinta entrega de la saga, es una road-movie en viñetas, heredera del espíritu de la generación beat, “un homenaje a En el camino de Jack Kerouac”, precisa Díaz Canales. A bordo de un Cadillac amarillo, modelo Eldorado, el investigador parte de Nueva Orleans y rastreará las huellas de un crimen por polvorientas carreteras que le conducirán a Nueva York, donde se situará el sexto episodio. “El personaje tiene mucho recorrido aún. Juega a favor que no nos hemos visto obligados a publicar álbumes con una cadencia determinada y también que el género negro permite la mezcla de muchos otros géneros”, plantea el guionista. “Va a dar mucho de sí, es el personaje ideal para prolongar sus aventuras. Ni Juan ni yo nos vamos a cansar de él”, reitera el dibujante. Díaz Canales se sumergirá en la nueva entrega, ahora que acaba de resolver un encargo de los que ponen nerviosos: la resurrección de Corto Maltés, en colaboración con el ilustrador Rubén Pellejero, que saldrá en 2015. “Era un reto al que no se puede decir que no. Pero la situación era parecida a la de Blacksad, que ya ha generado mucha expectación. Siempre hay un momento de presión que se pasa enseguida”, añade.

El libro de Guarnido y Díaz Canales pugnó hasta el final con Pepe, la obra de Carlos Giménez dedicada a la figura del historietista José González, creador de Vampirella, entre otros. En el camino se quedaron obras como Un médico novato, de Sento; Nela, de Rayco Pulido; Beowulf, de David Rubín y Santiago García, y Los surcos del azar, la última obra de Paco Roca, quizá penalizada por la circunstancia de que su autor ya ganó este premio en 2008 con Arrugas. El jurado se inclinó por no repetir autor en una categoría de corto historial (se convoca desde 2007), aunque la novela gráfica de Roca está cosechando alabanzas más allá del medio: ha sido finalista al título de Mejor Libro del año que concede el Gremio de Editores.

Juan Díaz Canales (Madrid, 1972), que estudió Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado con compañías europeas y estadounidenses, proporcionando argumentos y guiones para comics y películas de animación desde 1996, cuando fundó la compañía Tridente Animation. Por su parte, Juanjo Guarnido (Salobreña, Granada, 1967) inició su trayectoria en la segunda mitad de los ochenta, publicando historietas en algunos fanzines y presentándose a concursos de cómic. En los noventa comenzó a trabajar en un estudio madrileño de animación y durante unos años realizó layouts y storyboards para proyectos como Tintín, Sonic o La Pantera Rosa. En 1993 se trasladó a vivir a Francia donde pasó de realizar layouts (en Goofy e Hijo y El Jorobado de Notre-Dame) y a trabajar como animador en películas como Hércules (en el personaje de Hades), Tarzán (el felino Sabor y el padre de Tarzán) y Atlantis

Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido se conocieron en el estudio de dibujos animados Lápiz Azul. Juntos realizan la serie Blacksad, que tiene como protagonistas a animales con forma humana en historias policíacas de género negro ambientadas en Estados Unidos. Han realizado 5 títulos: Un lugar entre las sombras, Arctic nation, Alma roja, El infierno, el silencio y Amarillo. Entre los innumerables premios que ha recibido esta serie destacan el Premio Mejor Álbum y Premio Autor en el Salón del Cómic de Barcelona (2001), Harvey Award al Mejor Álbum (2005), Premio Mejor Dibujo y Premio del público al Mejor Álbum en el Festival de Angoulême (2005), Mejor Álbum y Mejor Dibujo en el Salón del Cómic de Barcelona (2006); Mejor Álbum, Mejor Guionista y Mejor Dibujante en Expocómic de Madrid(2010), y dos premios Eisner en la Comic Con de San Diego, California (2013).

Más información