Los museos de arte moderno apoyan al director del Reina Sofía

Se manifiestan tras la querella de grupos conservadores por la obra 'Cajita de fósforos'

'Cajita de fósforos' (2005), un montaje del colectivo argentino feminista Mujeres Públicas, que se muestra en la exposición 'Un saber realmente útil', abierta en el Museo Reina Sofía.

El Comité Internacional de Museos y Colecciones de Arte Moderno (CIMAM), la Confederación Internacional de Arte Contemporáneo y el Consorcio de Galerías de Arte de España han expresado hoy miércoles su apoyo al director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, tras la querella presentada por la Asociación Española de Abogados Cristianos "por incitación al odio y a la violencia" de cinco obras de la exposición Un saber realmente útil, que acoge la institución madrileña desde el pasado 29 de octubre.

El CIMAM, del que forma parte el MOMA de Nueva York, el Stedelijk Museum de Amsterdam, la Tate londinense o el MUAC de México, ha publicado un comunicado en el que denuncia "el intento de censura" de una obra de arte y las "presiones" ejercidas por "grupos religiosos" contra el Ministerio de Cultura. El colectivo de abogados cristianos, compuesto por 70 juristas y unos 700 socios, según sus datos, se reunió esta mañana con Borja-Villel para solicitar la retirada en la muestra de aquellas piezas que consideran "un atropello y vejatorias" contra los cristianos. Las quejas vienen sobre todo por la obra Cajita de fósforos (2005), del colectivo argentino feminista Mujeres Públicas, en la que se exhibe una caja de cerillas abierta con el lema "La única iglesia que ilumina es la que arde. ¡Contribuya!" y un dibujo de un templo con unas llamas por detrás.

"Las instituciones artísticas están para la libertad, el respeto y el debate, nunca para la represión, la violencia y la censura", indica el CIMAM tras expresar su "profunda preocupación por las acciones contra la libertad artística y los valores de diálogo defendidos por el Museo Reina Sofía", informa Efe. La Confederación Internationale, que agrupa a seis de las principales instituciones europeas dedicadas al arte contemporáneo, también ha reivindicado "el derecho a exhibir la obra Cajita de fósforos. "Afirmar que Cajita de fósforos es una incitación a la quema de iglesias es simplificar el significado y el contexto de la obra", ha indicado en su web la confederación que agrupa a la Moderna galeria de Slovenia, el Museu d'Art Contemporani de Barcelona, el Museum van Hedendaagse Kunst Antwerpen, el SALT de Estambul y el Van Abbemuseum holandés. 

La presidenta de la asociación de abogados cristianos, Polonia Castellanos, ha declarado a este periódico que durante la media hora de reunión que tuvieron con Borja-Villel "no ha habido ninguna intención por parte del director del museo de encontrar una solución". Este colectivo le ha pedido que al menos" retirase la pieza Cajita de fósforos, pero "él se ha amparado en todo momento en la libertad de expresión y de creación artística". En la reunión, Castellanos ha preguntado al responsable del Reina Sofía si expondría una obra de las mismas características en la que se pidiese la quema de mezquitas o sinagogas, pero "no ha querido entrar en esta discusión alegando que no era el tema que se trataba".

Por todo ello, además de la retirada de las obras, como medida cautelar, solicitan también la "inhabilitación" de Borja-Villel como máximo responsable "de un museo público con tres millones de visitas al año y que depende del Estado". En la querella presentada en los Juzgados de la Plaza de Castilla, en Madrid, también se incluye el delito de "discriminación" por el contenido de otra de las obras, Idiotas, que "se pronuncia contra la Virgen".

Según Castellanos, hay sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que dan la razón a su asociación con el argumento de que "la libertad de expresión no puede ampararlo todo y no puede incitar a la violencia" y, aclara, "no vamos contra el museo, vamos contra Borja-Villel", cuya actitud durante el encuentro ha tildado de "cerrazón total". La Asociación Española de Abogados Cristianos asegura que a través de distintas webs ha recogido ya 50.000 firmas que apoyan su solicitud.

Desde que saltó esta polémica el pasado 30 de octubre, el Reina Sofía colocó a la entrada de la exposición un cartel que avisa de que "El contenido de algunas de las obras puede herir la sensibilidad del espectador" y que "las obras de arte de esta exposición representan únicamente las opiniones de sus autores".

Apoyo a Mujeres Públicas

Varios colectivos y galerías de arte se manifestaron recientemente a través de un comunicado en apoyo de las artistas de Mujeres Públicas y el Museo Reina Sofía. En el texto señalan que "en relación con la campaña desatada por algunos grupos contra la pieza Cajita de fósforos", manifiestan su "rechazo frente a aquellas actitudes que se demuestran contrarias a la libertad de expresión y que persiguen la censura de la muestra". Para estos colectivos, "ceder a este tipo de presiones argumentando que la obra en cuestión hiere la sensibilidad de la ciudadanía es ceder ante aquellos que quieren imponer sus principios morales en una sociedad diversa y plural". Los museos son "lugares de intercambio de ideas, de conocimiento y debate" y el arte "permite conocer mejor la época en que vivimos y ello sólo es posible si respetamos y protegemos a los creadores y creadoras. Lo contrario nos lleva a una sociedad más pobre y, sin duda, menos libre. Denunciar a un artista nos hace sospechar que, para algunos, todo lo que no se ajuste a su modo de pensar tiene que ser censurado o acallado en vez de discutido o mostrado". Por todo ello, piden "que se apoye sin fisuras el derecho a la libertad de expresión". El texto está firmado por la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España, el Consorcio de Galerías de Arte Contemporáneo de España, el Consejo de Críticos, el Instituto de Arte Contemporáneo, Mujeres en las Artes Visuales, la Sociedad Española de Estética y Teoría de las Artes y el grupo 9915 Asociación de Coleccionistas de Arte Contemporáneo.