Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

María de Alvear y Jordi Savall, Premios Nacionales de Música 2014

Savall ha sido el artífice de la recuperación de la música antigua en España, mientras que la compositora ha explorado distintas culturas para sus creaciones

Savall en un homenaje a su mujer, la soprano Montserrat Figueras. Ampliar foto
Savall en un homenaje a su mujer, la soprano Montserrat Figueras.

Jordi Savall, instrumentista de música antigua, y la compositora María de Alvear han sido galardonados con el Premio Nacional de Música en Composición e Interpretación. El músico catalán lleva a sus espaldas una vida consagrada al estudio y la interpretación cuidada de la música antigua, mientras que la compositora posee una cartera de obras caracterizadas por el diálogo con las distintas disciplinas artísticas y es la segunda mujer creadora que recibe este galardón.

Jordi Savall (Igualada, 1941), ganador del premio en la categoría de Interpretación, está considerado un maestro de la viola da gamba y es un estudioso que se ha dedicado durante toda su vida a sacar a la luz el rico repertorio antiguo europeo. Ha creado programas de conciertos en los que relaciona siempre la música con su etapa histórica, su contexto cultural y el momento social en el que fue compuesta. Formado en Barcelona y Basilea, el violagambista acumula alrededor de un centenar de grabaciones y mantiene una agenda incansable de conciertos con los grupos de música antigua que él mismo fundó: La Capella Reial de Catalunya, Hespèrion XXI y Le Concert des Nations.

Savall puede ser considerado como el impulsor del intenso momento que vivimos en España en cuanto a la música antigua. Con su apuesta por este tipo de repertorio y su atención al cuidado y el respeto a la hora de interpretar, el catalán ha inspirado a muchos otros para seguir sus pasos y apostar por un repertorio que hace 50 años parecía condenado al olvido en nuestro país. Ejemplos de ese auge en la actualidad de una punta a otra de nuestro país pueden ser conjuntos como la Academia del Piacere, la Orquesta Barroca de Sevilla –que ganó el Premio Nacional en 2011, Al Ayre Español –que se lo llevó en 2004-, La Ritirata o Forma Antiqva.

El galardón supone un premio a una vida dedicada a impulsar un repertorio único desde el estudio y el trabajo, prestando especial atención a los criterios basados en el rigor histórico y alcanzando niveles de excelencia en sus interpretaciones. Savall ha participado en casi un centenar de grabaciones, incluidas bandas sonoras, ha contribuido ampliamente al redescubrimiento y renacimiento de la Viola da Gamba, y ha llevado a escena importantes títulos del repertorio operístico barroco como la obra del músico valenciano Martín y Soler Una cosa rara, ossia belleza ed onesta en el Liceu de Barcelona, o Il Burbero de buon cuore en Montpellier.

En la categoría de Composición, el premio ha recaído en María de Alvear (Madrid, 1960). La compositora hispano-germana es la segunda mujer en ser reconocida con este premio después de que Elena Mendoza abriera la veda en 2010. La creadora madrileña ha profundizado en la música elaborando piezas en las que las distintas artes se abrazan para potenciar los sentimientos y emociones que provoca la música. Ha colaborado en proyectos conjuntos con su hermana Ana, creando una simbiosis entre el arte visual plasmado a través de performances y montajes multimedia.

Residente en Colonia, la artista ha creado un mundo propio a través de la exploración y el viaje a otras culturas remotas, de las que ha bebido para plasmar todos esos caminos musicales diversos en sus obras. Ha llegado incluso a sumergirse en la música de los indios americanos o de las tierras siberianas.