Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alegrías y miserias del cine español

Tras arrasar en la taquilla, Santiago Segura, Emilio Martínez-Lázaro, Daniel Monzón y Alberto Rodríguez debaten en EL PAÍS sobre el éxito y el grave estado del sector

Santiago Segura, Emilio Martínez-Lázaro, Daniel Monzón y Alberto Rodríguez, en EL PAÍS. vídeo: álvaro de la rúa / paula casado. Foto: GORKA LEJARCEGI

Santiago Segura da un respingo. “No sabía que venía Emilio. Me dijeron que venían Daniel y Alberto, estos dos directores prestigiosos que ahora encima hacen taquilla. Es que lo quieren todo. Lo hacen para humillarme. Pero ya lo de Emilio… Alberto, dame un papelito en tus películas y no vuelvo a dirigir más”. Luego, los cuatro invitados de EL PAÍS, estos cuatro cineastas que han reventado la taquilla, se ponen a largar alto y claro sobre el estado del cine español... perdón, del cine de aquí.

Pregunta. Siempre se dice que en el cine no existen recetas fijas para el éxito. ¿Es así?

Emilio Martínez-Lázaro. No hay receta, pero si haces una película con intención de que la vea mucho público, tiene que ser muy clarita. No puedes lanzar mensajes sutiles confiando en que todo el mundo pille la sutileza.

Santiago Segura. Si la fórmula del éxito existe, yo no la conozco. Veo películas que me encantan y digo: “Joder, esta va a ir bien”… y luego no hace un duro. Y al revés: “Joder, qué birria”… y es un megaéxito. Eso te hace ver la poca idea que tengo. Y como yo, muchos. Ni idea. ¡Coño!, si les pasa hasta a los americanos, con sus ejecutivos, sus calculadoras, sus screen-tests, todo alucinante… y también se dan hostias como panes, perdón, también tienen fracasos estrepitosos.

Santiago Segura: "Hacer aquí películas de tres millones es de dementes"

Alberto Rodríguez. Yo hice una película como 7 vírgenes pensando que la iban a ver unas 10.000 personas y la vieron un millón. Y ahora he hecho otra con dos detectives de los ochenta perdidos en las marismas… y mira, va bien.

Daniel Monzón. A mí me pasó con Celda 211. Pensaba que no era para gran público: demasiado dura. Bueno, de hecho, uno de los implicados en la producción me sugirió a mitad de rodaje que cambiara el final. Le dije: “¿Y qué quieres, que el protagonista salga de la cárcel y diga algo así como ‘¡uy, no veas el mal día que he pasado hoy’?”. El espectador no acepta que traiciones las reglas de la película. No sé dónde está el éxito. William Goldman, autor de Aventuras de un guionista en Hollywood, dijo que el gran axioma del cine es “nadie sabe nada”.

E. M.-L. Hay una diferencia con Estados Unidos. Allí las películas tienen publicidad. Y aquí la mayoría no tiene ninguna. ¿Cómo puedes estrenar una película sin que la gente sepa que se estrena?

P. Si no hay comunicación, no hay película, eso está claro.

E. M.-L. Pero si no hay dinero para rodarlas, ¡cómo va a haber dinero para comunicarlas!

P. Sus películas están apoyadas por potentes cadenas de televisión (El niño y Ocho apellidos vascos, por Tele 5; Torrente 5 y La isla mínima, por Antena 3). ¿Hasta qué punto es clave en su éxito?

ampliar foto
De izquierda a derecha, los directores Alberto Rodríguez, Emilio Martínez-Lázaro, Daniel Monzón y Santiago Segura, en EL PAÍS.

S. S. Pues hasta el punto de que en EE UU tú no puedes cerrar un presupuesto si no tienes el 30% de él destinado a publicidad. De los ocho millones y medio de euros que ha costado Torrente 5, dos millones son para publicidad y copias. Estaba diseñado así, porque lo que no puedo es hacer una película y luego, hala, a ver si me meto en los programas con mi camiseta…

A. R. Es que no es lo mismo promocionar que publicitar, son cosas distintas. Y tú aún, que te lo curras mucho…

S. S. Mañana voy a estar en el polígrafo de Sálvame, o sea, no te digo más (risas en la sala).

P. Parece que era mentira eso de que el público siente animadversión por el cine español, ¿no? Eso, en el caso de que se pueda hablar de cine español, porque no es un género.

D. M. Antes ibas a los videoclubes y ponía: “Comedia”, “Terror”, “Drama”... y “Cine español”. Y gritabas ¡pero coño! Habría que decir “Cine hecho en España”. Y por volver a lo de antes, en el cine americano un fracaso no es tal: por la cantidad de publicidad y por cómo entran en todo el mundo, siempre acaban sacando mucho dinero.

S. S. Aquí, si no recuperas la inversión estás jodido. Por eso hacer en España una película de más de dos o tres millones de presupuesto es de dementes.

Daniel Monzón: "Es mentira que no se pueda acabar con la piratería"

P. ¿Un acto heroico, casi?

S. S. No, un acto heroico es irte a curar a los africanos el ébola. Hacer cine es pasión. Y trabajo. Complicado... y a veces precario.

D. M. Yo enseñé El niño en el Mercado del Cine de Cannes, y venían estadounidenses, canadienses, japoneses, a felicitarme, pero cuando les decía el presupuesto, se reían. Pensaban que no entendía la palabra budget en inglés. Y yo les decía: que sí, que esto ha costado seis millones de euros. Y ha costado eso gracias a un equipo que se dejó la piel por la película. Pero lo que mueve el cine ya no son sólo los oficios directos, actores, directores, técnicos… sino todo lo que implica: hostelería, viajes… Eso lo tienen muy claro en Francia, por ejemplo.

P. Bueno, es otra filosofía, ven el cine como un asunto de Estado. Pero ellos tuvieron de ministro de Cultura a un tal Malraux, y claro, no es lo mismo.

'La isla mínima'

El director Alberto Rodríguez.

Director: Alberto Rodríguez (Sevilla, 1971).
Intérpretes: Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez, Antonio de la Torre, Nerea Barros, Jesús Castro, Manolo Solo.
Género: thriller.
Estreno:
21 de septiembre.
Espectadores:
545.000.
Recaudación: 3,5 millones de euros. (Datos de Rentrak a fecha de 16 de octubre).

E. M.-L. Desde Malraux, cada gobierno en Francia, de derechas o de izquierdas, se ha peleado por mejorar la situación de su cine. O sea, justo lo contrario que aquí.

S. S. Oye, por cierto, una pregunta, no habéis visto la película mía, ¿verdad?

D. M. Mmm, no he podido…

E. M-L. Eeeh… ¡no me invitaron al estreno!

S. S. Sois unas ratas. Yo sí he visto las vuestras, que lo sepáis.

Pregunta. ¿Llegará un momento en que en España sólo sobrevivirán películas de gran presupuesto apoyadas por televisiones?

E. M.-L. Hace muchos años me dijo una cosa Elías Querejeta: que era ridículo que sólo existieran películas de arte y ensayo. Que tenían que existir las de Esteso y Pajares, que tenían un éxito enorme, para que él pudiera sacar adelante las de Saura.

A. R. A ver si esto sirve para demostrar que a la gente sí le interesa ver cine español. Pero que sólo unas pocas películas tengan éxito no es el modelo, es lo contrario a lo que deberíamos tener.

S. S. Yo creo que la gente quiere ver lo de aquí. En el cine, pero también en las series. Mira que La Sexta intentó que la gente se enganchara a Los Soprano, y es que no. Lo mismo con Juego de tronos. Y son series acojonantes. Pero la gente prefiere Aida o La que se avecina. Y en el cine esto va a pasar en cualquier momento.

D. M. En relación a lo que decía antes Emilio, es importante que existan películas con mucho éxito comercial, porque eso puede ayudar a que aparezcan otras de otra índole, e igual de interesantes. Las películas que hacen mucho dinero ayudan a que haya otras que no tengan necesariamente que hacerlo, y que es importante que existan.

'Ocho apellidos vascos'

Emilio Martínez-Lázaro.

Director: Emilio Martínez Lázaro (Madrid, 1945).
Intérpretes: Dani Rovira, Clara Lago, Carmen Machi, Karra Elejalde.
Género: comedia.
Estreno: 14 de marzo.
Espectadores:
9 millones.
Recaudación: 56 millones de euros. El filme se ha convertido en la película española más vista en la historia en España.

E. M.-L. Yo creo que, más allá de estas cuatro películas apoyadas por televisiones privadas, pensar que eso va a marcar el camino es una locura. Tiene que haber un tejido industrial, y ha de estar favorecido por el Estado. No tengamos vergüenza: el cine ha de estar subvencionado, coño, como un montón de industrias, como la automovilística y otras muchas.

S. S. Pues a mí, si me dan el 11 o el 12% de toda la taquilla para hacer un fondo para el cine, como en Francia, no necesito subvenciones. A la gente le suena fatal la palabra “subvención”.

P. O sea, que el éxito de El niño, La isla mínima, Ocho apellidos vascos y Torrente 5 es un espejismo en la industria.

A. R. El éxito en general lo es. El éxito es sobrevivir y poder hacer la película siguiente.

D. M. Bueno, lo importante es que se demuestra que el público sí quiere ver cine español. Yo estoy deseando ahora ver Magical girl, la película de Carlos Vermut.

S. S. Coño, pero verás antes la mía, ¿no?

A. R. Ganó la Concha de Oro, que es como ganar un torneo importante…

S. S. Ya, pero los jurados de un festival, ya se sabe qué películas... es como que si al público le gusta tal película, ya no la premian…

E. M.- L. A ver, siempre el que va de jurado a un festival se siente un poquito elitista.

P. Las comedias no ganan festivales. Eso es así. El niño o La isla mínima podrían aspirar a ganar en San Sebastián. Ocho apellidos vascos o Torrente, nunca…

'Torrente 5. Misión Eurovegas'

Santiago Segura.

Director: Santiago Segura (Madrid, 1965).
Intérpretes:
Santiago Segura, Alec Baldwin, Jesús Janeiro, Julián López, Carlos Areces, Fernando Esteso, Angy Fernández.
Género: comedia.
Estreno
: 2 de octubre.
Espectadores: 1,2 millones.
Recaudación: 7, 7 millones de euros.

S. S. Yo no es que no aspire a ganar. Es que ni me llaman. Pero que no me importa, ¿eh? (risas).

Pregunta. ¿El éxito les facilita seguir trabajando?

S. S. Es la llave. Si los inversores ponen 10 millones en Torrente 4 y no recuperan ¿crees que van a poner dinero en Torrente 5? España es un país muy curioso. Yo, de pequeño, veía que algunos directores tenían tres fracasos seguidos pero hacían la cuarta. Mucha gente tiene la sensación de que se ha hecho cine subvencionado que sólo interesaba a quien lo hacía. Oiga, un poco de rigor. Ha hecho usted tres películas que no han interesado a nadie. A ver si la cuarta interesa, y si no dedíquese a escribir un libro.

E. M.- L. Oye, lo del libro me ha ofendido. Como si fuera fácil escribir un libro.

S. S. Fácil no, pero más barato sí. No necesitas un equipo de 120 tíos ni tres millones de euros.

P. Karra Elejalde dijo en una entrevista con este diario: “Algo habremos hecho mal para que el público no venga a vernos”.

E. M.- L. Es verdad, y es verdad también que quizás durante bastante tiempo hubo un abuso de películas que por la manera de ser producidas iban directas a la mediocridad. Había una especie de cadena de ayudas, semiayudas, enchufes, lo que llevaba a películas sin ningún interés.

A. R. No, yo cuando llegué a esta profesión eso ya no existía.

E. M.-L. Es que de los presentes soy el único que conoció eso.

S. S. Tú sabes que se han destapado gentes que no han llegado siquiera a estrenar sus películas y seguían recibiendo subvenciones. El clásico tocomocho, la picaresca española aplicada al cine y eso da mal nombre a mucha gente.

'El niño'

Daniel Monzón.

Director: Daniel Monzón (Palma de Mallorca, 1968).
Intérpretes:
Luis Tosar, Jesús Castro, Eduard Fernández, Sergi López, Bárbara Lennie, Jesús Carroza.
Género: drama.
Estreno: 29 de agosto.
Espectadores:
2,5 millones.
Recaudación: 15 millones de euros.

Pregunta. Con sus películas, la gente ha vuelto no ya al cine español... sino a la sala de cine, así a secas.

S. S. Con Emilio y Ocho apellidos vascos, la gente se ha vuelto a acordar de que no es lo mismo reírse en un cine con 500 tíos a tu alrededor que en una tableta o en la televisión de tu casa. Las endorfinas que generas, el buen rollo... es muy diferente.

A. R. Yo trabajo para que las películas se vean en la sala de cine.

D. M. Desde luego, El niño es una película concebida para dar placer a un espectador de sala de cine. Luego se podrá ver en otros soportes y ojalá que se vea pero el objetivo es la sala.

E. M.-L. Me dijeron la cifra de personas que se han bajado Ocho apellidos vascos para verla en el móvil y me quedé de piedra.

S. S. Es acojonante, ahora vas al cine y ves islas de luz, gente wasapeando y tuiteando. La gente está dispersa, por eso encontrar una narrativa que agarre durante hora y media es muy difícil.

D. M. Sí, a mí me ha sorprendido que una película como El niño esté cosechando tanto éxito cuando dura más de dos horas.

P. ¿Y la piratería? ¿Qué hacer para atajarla?

E. M.- L. El día que Ocho apellidos vascos empezó a ser pirateada, la taquilla bajó al 50%.

Alberto Rodríguez: "¿Qué es el éxito? Sobrevivir y poder hacer otra película"

D. M. La piratería te anula, te mata. Es mentira que no se pueda luchar contra la piratería.

A. R. Durante mucho tiempo han vendido una caja vacía porque te vendían una conexión, pero ¿a qué? A nada. Era para venderte unos contenidos que estaban poniendo otra gente.

D. M. La piratería es perjudicial para todos pero desde luego no para las compañías de telecomunicaciones.

S. S. ¿Y por qué? Cuando un presidente sale, ¿dónde va? Las teleoperadoras son muy poderosas.

E. M.- L. Hace falta una ley que penalice de verdad, como en EE UU, Inglaterra, Alemania...

D. M. En Alemania te llega una carta advirtiéndote de que has bajado un contenido ilegal y te ponen una multa, la segunda multa es más cara y a la tercera te cortan la línea.

Martínez-Lázaro: "Ha habido enchufes que han llevado a películas mediocres"

S. S. Yo jamás criminalizaría al usuario. Son los gobiernos, que son tan necios y tan torpes que han dejado que una generación acceda a la cultura sin pagar.

E. M.- L. Lo que no es discutible es que hay que pagar por lo que se ve. Netflix vino a instalarse en España, hicieron un estudio de mercado, vieron lo que se bajaba aquí gratis y se largaron.

S. S. El cinismo de la cosa es que hace poco me llevó un taxista en Madrid y va y me dice: “Soy muy fan suyo, señor Segura, me he descargado todas sus películas”. Yo le expliqué al tío que hombre, que si era tan fan mío podría... Y me dice: “¡Pero qué más le da a usted si ya gana usted en el cine!”. Fue imposible convencerle. A las cuatro semanas volví a coger el mismo taxi y era justo cuando lo de Uber. “Hombre, ¿qué tal, cómo ve eso de Uber?”, le digo. “Hay que matarlos a todos”, dice él. Fue entonces cuando empezó a entenderme.