Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Proyecto Rembrandt’ fija en 340 obras el catálogo del pintor

El estudio, financiado por el Gobierno holandés, concluye su trabajo tras 46 años

Autorretrato de Rembrandt en 1669.
Autorretrato de Rembrandt en 1669.

La colección de obras pintadas, con toda seguridad, por Rembrandt ya está completa. Del maestro holandés del Siglo de Oro, que trabajó a destajo hasta su muerte en 1669, se conservan 340 cuadros auténticos. Así lo certifica la sexta entrega del Proyecto Rembrandt,el monumental estudio financiado por el Gobierno holandés y dedicado a comprobar la autoría de sus telas. En 1986, el catálogo del artista, que ya había recuperado 10 piezas, sumaba 280 sin discusión. Desde entonces se han añadido sesenta más gracias al esfuerzo del equipo liderado por Ernst van de Wetering, el mayor especialista en la materia. Su libro, recién presentado en el museo Rijkmuseum de Ámsterdam, es la última entrega de la labor a la que ha dedicado su vida.

Con este volumen, titulado Las pinturas de Rembrandt revisitadas, un estudio completo, el Proyecto Rembrandt cierra 46 años de análisis, alegrías y decepciones. Todas, generadas por la obra de Rembrandt van Rijn, un pintor inmenso que amó la vida hasta perderlo todo. Van de Wetering ha repasado todos los cuadros atribuidos al artista a lo largo del tiempo y los ha sometido a rayos X y análisis con infrarrojos.

De los sesenta “recuperados”, cuarenta y cuatro habían sido rechazados en su momento por el propio Proyecto. Museos como el Louvre (París), Gemäldegalerie (Berlín) o el Metropolitan (Nueva York), se han encontrado con uno o más rembrandts en sus colecciones. Antes eran atribuidos a su taller. Son las alegrías. Algunos conservadores, en particular los del museo neoyorquino y también los de la National Gallery (Londres), se resistieron sin éxito a que el estudioso holandés les arrebatara la firma del pintor, nacido en Leiden y convertido en maestro en Ámsterdam.

“Al gran público no le interesa tanto el arte. Lo que de verdad quieren saber es cuántos millones de diferencia hay entre un cuadro auténtico y otro que después de todo no era suyo. Lo siento, soy así de cínico”, ha declarado al rotativo NRC Handelsblad, el propio Van de Wetering, de 76 años. El año que viene publicará una obra sobre el pensamiento del pintor, especializado en temas bíblicos al principio de su carrera, pero que hizo multiples retratos de particulares y grupos. Aunque la búsqueda, al menos para el Proyecto, ha terminado, la atribución más reciente es la tela Saúl y David. Restaurada en estos momentos en la Mauritshuis, de La Haya, la sala no quiere hablar de ello hasta 2015.