Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Fundación Arte y Mecenazgo habla de “tomadura de pelo” del Gobierno

Inversores y mecenas, descontentos por la no aprobación de la Ley de Mecenazgo

Ampliar foto
Leopoldo Rodés, presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo.

La decisión del Gobierno de no dar curso finalmente a la Ley de Mecenazgo que venían prometiendo Mariano Rajoy y su ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, continúa levantando ampollas. Queda claro, a estas alturas, que algunos de quienes en los dos últimos años han sido privilegiados interlocutores del Ministerio en este asunto de las desgravaciones fiscales a la inversión en cultura están especialmente molestos. Ese malestar se materializó esta tarde de forma cristalina en boca del presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo, Leopoldo Rodés, quien calificó la no promulgación de la ley de “auténtica tomadura de pelo”.

Rodés, coleccionista de arte, presidente de la Fundación Macba y miembro del Consejo de Mecenazgo del Teatro del Liceo, cargó contra los actuales responsables de Cultura, dijo sentirse “traicionado” e invadido “por una profunda sensación de fracaso”. Sus palabras llegaron durante un almuerzo con un reducido grupo de periodistas tras un encuentro celebrado en la sede de CaixaForum Madrid bajo el título El mecenazgo artístico como placer, un interesante hervidero de ideas en torno a la iniciativa privada en el terreno de las artes y su relación con el poder político y económico.

Para Rodés, el hecho de que la Ley de Mecenazgo haya quedado finalmente diluida en una serie de medidas de desgravación dentro del proyecto de reforma fiscal en curso es “esencialmente grave a nivel institucional, más allá de lo relacionado con el coleccionismo y la inversión, porque de lo que se trataba, según las promesas que nos habían hecho, era de que en una situación económicamente difícil como esta el sector privado pudiera sustituir o acompañar a las ayudas públicas”.

Leopoldo Rodés añadió: “Yo estoy en los patronatos del Palau de Barcelona, del Liceo y del Macba y puedo decir que con esta decisión del Gobierno alguna institución, como por ejemplo el Liceo, agonizará”. Los responsables de la Fundación Arte y Mecenazgo, entidad sin ánimo de lucro bajo los auspicios de La Caixa, se muestran especialmente contrariados y consideran que se trata de un duro golpe a la inversión privada en cultura. Pero Leopoldo Rodés fue ayer aún más lejos: “En el fondo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, siempre estuvo en contra de una Ley de Mecenazgo”.

El presidente de la Fundación, que cada año entrega sus premios al mejor artista y al mejor coleccionista, dijo que ya han elevado una queja ante el Gobierno. “Aunque eso”, añadió, “no servirá absolutamente para nada, somos conscientes de que con esta decisión el Gobierno ventila la Ley de Mecenazgo para lo que queda de legislatura”.

Una opinión contraria manifestó en el transcurso de la reunión el presidente del Patronato del Museo Reina Sofía y ex secretario de Estado de Economía con el gobierno socialista, Guillermo de la Dehesa: “Todavía no ha acabado la legislatura, así que yo todavía tengo esperanzas de que se pueda aprobar esa Ley de Mecenazgo... básicamente porque creo en la palabra del presidente del Gobierno”.

En el debate celebrado en CaixaForum también participó el artista Miquel Barceló, especialmente contrariado por la no aprobación de una ley especial de mecenazgo, que era, aseguró, “algo que el mundo de la cultura venía demandando desde hace años”. El artista español vivo de mayor cotización internacional, que acababa de llegar de París para tomar parte en el debate, lamentó: “Si España no se da cuenta de que la cultura es un activo prioritario, estamos cometiendo un suicidio... pero es que así nos va, se ha abdicado en la enseñanza del arte y las humanidades en la escuela, y siempre me queda la duda de si es por desidia o por mala fe”. Triste constatación la del autor de 9 forats: “España tiene grandes artistas que no funcionan en el mercado internacional por pura desidia institucional”.

En el encuentro El mecenazgo artístico como placer, moderado por el catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense y crítico de arte de EL PAÍS, Francisco Calvo Serraller, participaron también el filósofo, ensayista y director de la Fundación Juan March, Javier Gomá; Alicia Koplowitz, coleccionista de arte y presidenta de la Fundación Alicia Koplowitz; y el también coleccionista Carlos Usandizaga.

Javier Gomá, firme partidario del mecenazgo privado en las artes y de una ley que lo refuerce, dijo sin embargo comprender al Gobierno en su decisión de limitar por ahora las desgravaciones fiscales a la inversión en cultura. “Si el Estado puede permitirse detraer más dinero de la Hacienda pública para la cultura, yo estoy a favor... pero el caso es que ahora no se lo puede permitir; con el dinero de la Hacienda pública se hacen carreteras, cárceles, hospitales...”.