México paga un millón de dólares por recuperar un documento fundacional

El Gobierno compra el Códice Chimalpáhin, del siglo XVII, a la Sociedad Bíblica de Londres

La entidad británica poseía el texto desde hace 187 años y lo iba a subastar en Christie's

Los tres volúmenes del Códice Chimalpáhin.

187 años después, México ha recuperado uno de sus documentos fundacionales a cambio de un millón de dólares (unos 780.000 euros). El Códice Chimalpáhin, escrito en el siglo XVII por dos historiadores indígenas, estaba desde 1827 en manos de la Sociedad Bíblica de Londres. El Gobierno mexicano logró comprarlo el pasado mes de mayo en vísperas de que saliese a subasta. Desde la semana pasada, se expone al público en el Museo Nacional de Antropología como pieza estrella de la muestra Códices mexicanos. Memorias y saberes.

“Aquí comienza la crónica y antigüedad de los mexicanos”, se lee al principio de uno del centenar de manuscritos que componen el códice, redactado en náhuatl, la lengua franca prehispánica, con pasajes en español. Sus autores fueron Domingo Chimalpáhin (1579-1660) y Fernando de Alva Ixtlilxóchitl (1578-1650), miembros de poderosos linajes locales, el primero descendiente de los Señores de Chalco y el segundo, del rey poeta Nezahualcóyotl.

La obra, por ser de autoría y de punto de vista indígena, es considerada el inicio de la historiografía mexicana. Es una fuente fundamental sobre la vida cotidiana, la sociedad y la política de antes de la colonización y también de la Nueva España. Una lectura de cómo se veían los mexicanos y de cómo los veían los españoles, además de un relato de los orígenes, como estas frases que relatan la llegada de los aztecas a Tenochtitlán –que hoy es esa megalópolis llamada México DF–:

...lugar señalado y famoso, donde crece el nopal enmedio de las aguas, donde el águila reposa y grita, donde despliega sus alas al sol y come, donde bufa la serpiente y nada el pez, donde se mezclan el agua azul y el agua amarilla, donde se incendian las aguas, donde se conocen las fatigas...

La historia del extravío del documento tuvo sus prolegómenos en la segunda mitad del XVII, cuando el intelectual jesuita Carlos de Sigüenza y Góngora reunió en tres volúmenes todo el códice en su biblioteca, que luego pasó a formar parte del Colegio de San Ildefonso de la ciudad de México. Ahí, en 1827, el bibliotecario del colegio, José María Luis Mora, acordó con el inglés James Thomsen, representante de la Sociedad Bíblica, intercambiar el Códice por una partida de Biblias protestantes, no con el propósito de usarlas para evangelizar sino como libros de alfabetización. Thomsen se volvió con el códice a Londres y Mora, con los años, se convertiría en un iniciador del pensamiento liberal en México.

ampliar foto
Inicio de una crónica del códice. Arranca en español antiguo y continúa en náhuatl.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia se ha ocupado de la operación de compra de la obra. Sentado en una sala del Museo de Antropología, su Secretario Técnico, César Moheno, se resiste a valorar la pertinencia del trueque realizado por Mora. “En Historia, se sabe que no podemos juzgar el pasado de acuerdo a los valores contemporáneos”.

Cuando se hizo aquel trato, hacía tan solo seis años que México se había independizado de España y el Estado todavía estaba organizando sus instituciones. En 1825 se había creado el primer museo nacional, y la primera legislación sobre patrimonio no llegó hasta mediados del XIX.

El Gobierno mexicano decidió tratar de adquirir el códice cuando supo que la Sociedad Bíblica lo iba a subastar en Christie’s junto con otras joyas suyas, como partituras de Bach, Beethoven o Mendelssohn. Moheno fue el encargado de la negociación con la casa de subastas, que empezó a finales de abril y, después de cuatro semanas de conversaciones entre oficinas de México DF, Londres y Nueva York, terminó el 20 de mayo con el acuerdo de venta. La subasta era al día siguiente.

La Sociedad Bíblica había depositado su colección de manuscritos, incluido el códice, en la Biblioteca de la Universidad de Cambridge en 1982. El Chimalpáhin, según Moheno, está en un estado de conservación excelente. Es el primer documento que se encuentra el visitante en la exposición del Museo Nacional de Antropología. 

En la muestra hay 44 códices, algunos tan significados como el Códice Moctezuma, que relata el sometimiento del poder indígena ante los soldados de Hernán Cortés, o el Códice Boturini, una pictografía fabulosa que representa el viaje de los aztecas hasta Tenochtitlán.

En el Boturini, si se mira con atención, se detecta un detalle extraño en la esquina inferior derecha del largo pliego, una etiqueta pegada al papel original en la que se lee en inglés una descripción del códice que comienza diciendo: "A very fine Azteck Manuscript...", un estupendo manuscrito azteca. La etiqueta fue superpuesta en 1824 en Londres con motivo de una exposición.

Ese atentado al sentido común de la conservación del patrimonio –como quien le estampa una pegatina al Guernica de Picasso explicando que representa los horrores de la guerra–, sucedió en Inglaterra tres años antes de que José María Luis Mora cambiase por unas Biblias un documento histórico irrepetible.

Decía Moheno: mejor no juzgar el pasado de acuerdo al presente. Porque si uno lo piensa, se oye gritar a las aguilas, bufar a las serpientes, las aguas incendiarse. 

Más información