Latinoamérica tiene hambre de cultura

Una macroencuesta de la Organización de Estados Iberoamericanos revela que el acceso a las artes crece en el continente al tiempo que pide a los Gobiernos más inversión pública

Uno de los multitudinarios actos del Festival Internacional de Poesía de Medellín.

El acceso, la calidad y la oferta de la cultura en América Latina han aumentado en este siglo. Casi seis de cada 10 personas lo ven así y la mayoría valora también que seguirá creciendo. La música, el vídeo y la lectura son los hábitos favoritos, entre otras razones, porque son gratuitos y de fácil acceso. La primera gran radiografía latinoamericana muestra hábitos culturales de asiduidad regular o baja, especialmente en Centroamérica. Son 20 países de habla hispana, más Brasil, donde la media del Producto Interior Bruto (PIB) dedicada a la cultura está por debajo del 0.5%, mientras la presencia de Internet crece considerablemente (el 40% tiene acceso) y se convierte en una especie de contrapeso a las políticas oficiales. 

Estos son algunos de los datos más reveladores de la Encuesta Latinoamericana de Hábitos y Prácticas Culturales 2013, una vasta radiografía de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). La macroencuesta se ha realizado con 1.200 personas por país, y con un margen de error del 2%. Frente al optimismo de la población sobre la mejora del acceso y fomento de la cultura, la OEI da dos fuertes toques de atención a los Gobiernos. El primero tiene que ver con lo económico y la inversión en el sector y el segundo con el apoyo e impulso a los valores de la creación local o regional que contribuyen a la apropiación social de la cultura.

Cine: El 65% de los latinoamericanos dice no haber asistido al cine en el último año, y solo el 9% acudió una vez al mes. Entre los más cinéfilos están Costa Rica (14%), Ecuador y Venezuela (13%). Más de la mitad visionan vídeos (56%), frente al 40% que nunca lo hizo.

ampliar foto
ENCUESTA LATINOAMÉRICANA DE HÁBITOS Y PRÁCTICAS CULTURALES 

Música: Seis de cada 10 latinoamericanos escuchan música grabada, el 27% lo hace cada día. Los que más lo hacen por semana son: Venezuela (40%), Argentina (30%), Paraguay (28%) y Brasil (27%).

Libros: El 45% reconoce que no lee nunca o casi nunca por motivos profesionales o educativos. Quienes más leyeron en el último mes por ocio o interés personal fueron los mexicanos (36%), uruguayos y guatemaltecos (33%) y costarricenses (31%).

Medios de comunicación: Los latinoamericanos suelen dedicar una media de 3,5 horas a ver televisión al día y 3,7 más los fines de semana. Los que más tele consumen son los hondureños (4,5 horas), y los costarricenses, uruguayos y venezolanos (4,3 horas). A la radio, como media, le dedican 3,9 horas diarias de lunes a viernes. La lectura de periódicos es de 3,7 días a la semana.

Internet y redes sociales: Una amplia población de mayores de 51 años (80%) nunca ha usado el correo electrónico o la Red, frente a un 57% de las personas con edades entre los 31 y los 50 y un 33% entre los usuarios más jóvenes. Un tercio de quienes tienen un nivel socioeconómico alto entran todos los días en Internet. Y el 82% de las clases más bajas nunca se conecta. A la cabeza de los más tecnológicos están argentinos, brasileños y chilenos —del 28 al 22%— que afirman usar la computadora “varias veces al día”. Facebook es la red social más usada en todos los países (38%), seguida de YouTube (21%). La media regional del acceso a Internet es del 40% frente a un 80% en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Los motivos fundamentales, según un cálculo realizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones y citado en el Latinobarómetro, son “las elevadas tarifas de conexión a la banda ancha con respecto al PIB per cápita mensual” y la “limitada infraestructura de telecomunicaciones” de muchos países de la región.

La creación local es esencial, aunque tal vez no sea percibida como cultura

Patrimonio material: El 62% admitió no haber asistido nunca a un parque histórico o a algún lugar de patrimonio nacional, mientras el 27% dice haber ido entre una y tres veces. Los que más visitan estos espacios son argentinos, mexicanos y peruanos (32%).

Estas son las conclusiones para algunos de los países con más uso cultural.

ARGENTINA

Uno de cada diez argentinos va al cine una vez a la semana y son quienes más a menudo asisten a espectáculos musicales. Un tercio de los encuestados aseguró haber estado entre una y tres veces en el último año. El 20% dijo que había ido al cine al menos una vez en el último trimestre. Junto con México y Brasil, este país tiene uno de los mercados audiovisuales más grande de la región, lo que según el estudio podría explicar esa querencia por las salas de cine. Se sitúan además por encima de la media en libros leídos al año (4,8). Tres de cada cuatro (76%) aseguran que leen por la necesidad de estar informados y casi la mitad (47%) por el mero disfrute de hacerlo. También está entre los países que dedican más tiempo a ver vídeos (diariamente el 4% y el 28%, una vez por semana).

BRASIL

La gran mayoría de los brasileños encuestados (80%) aseguró que no habían acudido nunca a conciertos o presentaciones de música en vivo, pero al mismo tiempo son quienes más música grabada escuchan a diario junto con costarricenses, colombianos y uruguayos. Sus habitantes también están entre aquellos que aseguran haber leído más en el último año por razones profesionales o de formación, por detrás de Costa Rica (44%) y al mismo nivel que Ecuador (38%). Están entre los que más libros devoran, con cuatro tomos anuales (la media es 3,6) y entre los principales usuarios diarios del ordenador (23%). Los brasileños consumen menos horas de televisión durante la semana (2,7 horas) que el resto de habitantes de la región. En la mitad de los hogares (49,9%) hay un ordenador.

CHILE

Los chilenos leen menos que la media (2,8 libros al año) y son mayoría los que aseguran que nunca lo hacen por motivos profesionales o de estudio (61%, por encima del 45% de media). Casi la mitad se entrega a la lectura por placer (47%). El 10% va al cine una vez a la semana y uno de cada cinco escucha música a diario. En una encuesta nacional que recoge el informe se explica que el 40% de la población urbana que declaró escuchar música reconoció que la descargaba en Internet. Chile está entre los países donde más gente se conecta a diario a la red, con Argentina y Brasil. La mayoría de los que navegan ven vídeos on line (95,5%).

COLOMBIA

Colombia está tres puntos por encima de la media entre quienes aseguraron no haber ido al cine en el último año (68%). Los motivos son principalmente el desinterés (36,8%), la falta de dinero (34%), o que ven las películas por televisión (26,6%), según una encuesta nacional de consumo cultural citada en el Latinobarómetro. Más de la mitad de los colombianos reconocieron que no leen por motivos profesionales, aunque están por encima de la media en libros por año (4,3).

MÉXICO

Según la encuesta, los mexicanos son los más lectores de la región y lo hacen sobre todo por ocio. La media es de seis libros anuales por persona. También son los que escuchan más música a diario (40%), en la mayoría de los casos comprada en tianguis, los mercados ambulantes mexicanos. Aunque es uno de los mercados audiovisuales más grandes de la región, más del 60% asegura que no fue al cine en el último año. Los motivos que esgrimen para no ir son la falta de tiempo o de dinero. En Bolivia y México están los ciudadanos que menos televisión ven de la región durante la semana (un promedio de 2,7 horas). Los mexicanos son también los visitantes más asiduos de su patrimonio cultural, junto con los uruguayos. Casi la mitad (44%) visitó algún monumento el último año. El 4% aseguró que había estado de visita cultural “más de 12 veces” en ese periodo.

LA BRECHA DE CENTROAMÉRICA

El estudio refleja una amplia brecha entre el sur y Centroamérica. En esta parte de la región cae el consumo cultural en casi todas las opciones: cine, música, teatro o visitas culturales. Quienes menos ven películas en las salas son los nicaragüenses (82%), hondureños (80%), guatemaltecos (77%) y salvadoreños (70%). Más del 80% de los encuestados de Honduras, Nicaragua y Guatemala jamás han ido al teatro y apenas un punto por debajo (79%) está El Salvador. También rozan ese porcentaje respecto a conciertos y presentaciones de música en vivo tanto los hondureños como los nicaragüenses (88% en ambos casos). Los porcentajes también son elevados en el caso de Brasil (80%) y Paraguay (73%).

En Honduras y Nicaragua, tres de cada cuatro encuestados afirmaron que nunca han visitado un parque histórico o cultural. Más allá de Centroamérica, la cifra también es alta en Paraguay (69%), Bolivia (69%), Chile (66%) y Colombia (64%).

El informe hace un llamamiento para intentar acortar esta brecha desde las Administraciones. En las conclusiones del estudio se hace especial hincapié en que las políticas públicas han de contribuir a suprimir las barreras que genera esta distancia y a multiplicar su oferta hacia colectivos para facilitar su acceso y participación en las actividades culturales. Aunque el porcentaje dedicado por los Gobiernos a este sector es muy bajo, su desarrollo, junto a la educación, se ha convertido en una prioridad de los organismos de integración de la región. Buena nota de ello dará la cumbre en Veracruz (México), prevista en diciembre. “La cultura es un potente factor de desarrollo para los países y para la participación ciudadana, pero apenas llega al 0,5% del gasto público en la mayoría”, recuerda Álvaro Marchesi, secretario general saliente de la OEI.

El estudio refleja diferencias entre las regiones meridional y central

Felipe Buitrago, consultor de Asuntos Culturales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y coautor del libro La economía naranja, va un poco más allá: “Los presupuestos son importantes, pero independientemente del porcentaje que se destine, hace falta un debate que vincule la financiación con políticas de cultura, que fomente la absorción de esa cultura”.

Y un aspecto más. La creación local o regional es esencial, aunque tal vez no sea percibida por los encuestados como Cultura. El Latinobarómetro incluye también una reflexión sobre este aspecto: recalca la necesidad de tener en cuenta las formas naturales y espontáneas surgidas del seno de la sociedad civil y que contribuyen a la apropiación social de la cultura, del patrimonio, de los espacios culturales, artísticos y sociales. “La cultura comunitaria”, dice el estudio, “contribuye también a cambiar las calles y los espacios de contacto en lugares de convivencia. Lograr formas de acceso más democráticas a la cultura que respalden la participación activa de la ciudadanía es uno de los mejores caminos para recuperar las señas de identidad colectivas y para favorecer la inclusión social”.

 

Más información