Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peridis obtiene el premio de novela histórica Alfonso X El Sabio

El dibujante y arquitecto se hace con el galardón por su primera novela, 'Esperando al rey'

Ampliar foto
El dibujante y arquitecto Peridis, en 2013.

Ya había narrado la historia del arte durante cinco años en Televisión Española, y cada día desenrreda sobre las páginas de este diario las enrevesadas madejas del poder. Ahora une ambas especialidades, intrigas palaciegas y medievo, en su primera novela. Esperando al rey, de José María Pérez, Peridis (Cabezón de Liébana, Cantabria, 1941), se ha hecho con el premio de novela histórica Alfonso X El Sabio, convocado por Espasa y hecho público hoy miércoles.

Cuenta el dibujante y arquitecto que tras la cancelación del programa Las claves del románico (33 capítulos emitidos entre 2002 y 2007 en la televisión pública), sus conocidos le pedían un nuevo capítulo en su relato sobre la creación en la Edad Media. "Como ya no se rueda más porque no hay financiación, he hecho el siguiente episodio en novela. Se trata de contar cómo era aquella gente, cómo vivía", cuenta Peridis. Aunque Esperando al rey realiza una panorámica desde la nobleza al campesinado del siglo XII, se detiene, sobre todo, en su debilidad: "Los artistas de aquella época y las personas a las que encargaban los grandes proyectos".

La labor de documentación comenzó de forma natural, en su trabajo durante años como director del programa de televisión y como presidente de la Fundación Santa María la Real (que promueve la conservación del patrimonio cultural y social con especial interés, de nuevo, en el románico), además de su pasión personal. Pero ahora ese saber histórico se materializa en "dar vida y carne" a los personajes de su novela, que llevaba fraguando años, al menos mentalmente. El resultado: ser ganador de la decimotercera edición del ganador, dotado con 50.000 euros y obtenido anteriormente por Fernando García de Cortázar (Tu rostro con la marea, 2013), Jesús Sánchez Adalid (Alcazaba, 2012), Alberto Vázquez Figueroa (Garoé, 2010) o Mercedes Salisachs (Goodbye, España, 2009).

Señala, por ejemplo, que no media tanta distancia entre realizar caricaturas, labor que desarrolla desde hace más de tres décadas, y esbozar personajes literarios: "Tengo la suerte de haber trabajado durante años con perfiles elaborados para contar cómo funciona el poder". Pocas diferencias entre trazar las intrigas palaciegas de Rajoy y compañía, y narrar las de reyes y  caballeros, ávidos de poder, bajo sólidos edificios románicos.