Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Los misterios de Laura’ aprende a disparar en Estados Unidos

La adaptación estadounidense estará protagonizada por Debra Messing

Una escena de la versión americana de 'Los misterios de Laura'.

A Laura Lebrel le ha salido una prima americana. Le gusta la acción, no teme disparar y sus casos los resuelve a lo grande, pero tiene los mismos genes que su familiar española, la original. La versión estadounidense de Los misterios de Laura se encuentra ahora en pleno proceso de adaptación a cargo de la NBC Universal y Warner Bros TV y tiene previsto salir en la pequeña pantalla el 24 de septiembre en horario de prime time. Su protagonista, Debra Messing (Will & Grace, Smash), llevará el nombre de Laura Diamond y compartirá reparto con nombres tan destacados como el de Josh Lucas (Una mente maravillosa) que interpretará a su exmarido, Laz Alonso (Avatar, Fast & Furious) y Janina Gavankar (True Blood).

La principal diferencia entre la ficción americana y la española se ve a los cinco minutos del capítulo piloto. Una gran persecución por las calles de Nueva York, un tiroteo efectista y una Laura, arma en mano, mucho más decidida y avispada. El presupuesto, diez veces superior, según palabras de Goyo Quintana, el director de la productora de la serie original, Boomerang TV. “Es una Laura más pop-corn, más echada para adelante, más americana. Nuestra Laura nunca ha disparado. De hecho, en un capítulo de la tercera temporada suelta: ‘nunca he usado esta pistola’. Sin embargo, en la primera escena americana es lo primero que hace”, dice Javier Holgado, creador y guionista de la serie original junto a Carlos Vila, ambos satisfechos con el resultado de la prima hermana americana. “Muchas veces las adaptaciones fallan a nivel de audiencia porque no han trasladado el producto a su cultura. Uno de los grandes aciertos de Laura es que mantienen partes esenciales de la serie pero luego lo llevan muy bien a su realidad, a lo que ellos creen que va a funcionar”, explica Vila.

Una imagen de la versión original de la serie, emitida por La 1.

 La realidad de EE UU también contempla capítulos más cortos que los españoles. En este caso, la serie adaptada por la NBC tiene una duración de 43 minutos por entrega, unos 25 menos que cada episodio español. “Es verdad que para mí nuestras ficciones tienen una duración un poco excesiva, pero justo los 60 minutos que tiene la Laura española es perfecta, da tiempo a presentar el misterio, los cuatro sospechosos y la trama personal. En la americana han sacrificado parte detectivesca y se han centrado algo más en la vida de la protagonista. A mí se me pasa muy rápido”, reconoce Holgado.

Por lo demás, el resultado final es calcado, “con secuencias prácticamente iguales”, asegura Vila. Un orgullo, sin duda, para los guionistas españoles, que reconocen que fue una sorpresa traspasar fronteras hacia la meca del cine, pioneros mundiales de la ficción a nivel mundial. “Nuestros referentes son anglosajones. Nos basamos en personajes que habían creado ellos para al personaje de María Pujalte, una detective analógica. Nos fijamos en Colombo, Jessica Fletcher, Agatha Christie… Queríamos rescatar series del pasado. Solo que además le dimos una vida personal caótica. Una detective que resuelve los casos con la bolsa de la compra en la mano. Y que se hayan fijado en ella es un motivo de orgullo, la verdad. Ha sido un formato de ida y vuelta”.

EE UU no ha sido el único país que se ha fijado en las aventuras y desventuras de Laura Lebrel. Holanda, Italia y Rusia también compraron los derechos para adaptar la serie a sus respectivas realidades. “Es muy gracioso. La Laura rusa parece una agente de la KGB. Es muy seria. La actriz italiana sin embargo ha hecho mucho Club de la Comedia, y le da un aire más cómico. A mí me gustan mucho. Es como tener primas en diferentes países, son muy parecidas pero cada una es distinta”, dice Javier Holgado, que explica que ya están inmersos en los guiones de la cuarta temporada de la versión española, la que realmente les importa.

“Pensamos que vamos a seguir, y estamos trabajando para eso”, asegura Josep Ciscar, el director de contenidos de Boomerang, que reconoce que la productora todavía no ha firmado con TVE la renovación de la serie. “Entendemos que lo que pase fuera de nuestras fronteras va a sumar, no a restar”, dice Vilar. “También tenemos que tener en cuenta la audiencia de TVE. Nuestra Laura es mucho más pausada, más contemplativa, es de otra forma. Nosotros lo hacemos con un poquito más de calma y velando por el público cualitativo que tiene nuestra televisión. Contamos con que tendremos muchas más temporadas”, asegura Ciscar. Pero lo cierto es que, por ahora, ese caso sigue abierto para Laura.