Selecciona Edición
Iniciar sesión
Revista de verano

“Señor presidente: rectifique ya”

Los empresarios culturales envían una carta a Mariano Rajoy dándole dos meses de plazo para que baje el IVA del 21% al 10%

De izquierda a derecha, Juan Diego Botto, Alberto San Juan, Anni B Sweet, Soledad Lorenzo, Pedro Almodóvar, Nuria Espert, Mario Gas, Miguel Abellán y Paco León. EL PAÍS

"Señor Presidente, debemos transmitirle una vez más nuestra frustración, indignación y angustiosa preocupación sobre el IVA cultural español, el 21%, el más alto de toda la industria de toda la zona euro". Así arranca la carta que esta mañana representantes de la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española han entregado en la sede del Gobierno (y sí, tienen el recibí sellado), en la que urgen a Mariano Rajoy a bajar el 21% del IVA cultural y dejarlo en un 10%, el tipo reducido, antes que se hunda el sector. En septiembre se cumplirán dos años de la subida -que supuso pasar del 8% al 21%- y todas las cifras mostradas por los empresarios culturales muestran un panorama desolador. La Unión de Asociaciones, que agrupa a 4.000 empresas del sector y a 150.000 trabajadores, asegura en la misiva que ellos siempre han mantenido "una actitud leal y responsable respecto al Gobierno en la discrepancia constructiva" sobre el IVA, pero que hasta aquí han llegado: hay una "pérdida constante de público", cifrada en un 30% en estos dos años; "una drástica disminución de la capacidad de producir nuevos contenidos"; "una pérdida, difícilmente recuperable, del tejido empresarial", y un continuo cierre de empresas que demuestra "la nula eficacia de una medida tan absurda como involucionista". Y le recuerdan que en Francia el tipo impositivo es del 5%, en Grecia del 9% y en Portugal del 13%. "Lo que demuestra que no es Bruselas quien impone los tipos y otros países intervenidos lo mantienen reducido".

Tras la entrega de la carta, cinco representantes de la Unión de Asociaciones han detallado los números: eran Ramon Colom, presidente de FAPAE (Confederación de Asociaciones de productores audiovisuales); Jesús Cimarro, presidente de FAETEDA (Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza); Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de FECE (Federación de Empresarios de Cine de España), Pascual Egea, presidente de APM (Asociación de Promotores Musicales de España), y Emilio Santamaría, presidente de ARTE (Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo). Son cinco de las 14 asociaciones reunidas en la Unión.

El Gobierno tiene la sensibilidad de un grelo"

Gómez Fabra, empresario de cine, ha insistido en que en 2013 se cerraron en España 61 cines, que suponen 212 pantallas menos, la taquilla cayó un 22%, la asistencia un 15% y se perdieron un 12% de puestos de trabajo. "Hubiéramos aceptado la subida general de 2 puntos pero no los 13 que impusieron a la cultura. La situación es angustiosa. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, habla de nosotros de forma despectiva. Y el Ministro de Cultura ni está ni se le espera. Por un plato de lentejas, por 60 millones de euros en el caso de la exhibición cinematográfica, están matando el futuro". Cimarro incidió en que le dan dos meses al Gobierno para recapacitar y "parar este maltrato", y le recordó a Rajoy que hay miembros del PP -los presidentes autonómicos de Castilla y León, Extremadura y Madrid)- que han declarado públicamente apoyar esta bajada. "Incluso dos veces la vicepresidenta del Gobierno reconoció que estaban estudiando ese descenso". El representante de los técnicos Emilio Santamaría habló de "arcas exhaustas", de un Gobierno "que tiene la sensibilidad de un grelo", y que en estos días alguien como el genio de la guitarra Andrés Segovia "hubiera acabado tocando en la calle". "Aún así no podemos tirar la toalla. No somos el mundo del glamur, sino los trabajadores cuya labor supone el 4% del Producto Interior Bruto".

Los presentes mostraron su enfado porque "destruir es fácil, construir es muy difícil y serán décadas de desierto cultural". Y reflexionaron en alto sobre los intangibles de la cultura, cuyos mayores logros son difíciles de medir: "Somos una gran potencia cultural, pero nos marginan y castigan. Pagamos una crisis que en su mayor parte han creado los mismos políticos".

No puede ser lo mismo ver un 'lope de vega' que comprarse un bolso de lujo"

Los empresarios culturales no concretaron qué harán cuando se acaben los dos meses de reflexión: Colom apostó por "medidas creativas", Cimarro dijo que "estamos trabajando en ellas", y Gómez Fabra habló de la dificultad de poner tanta gente de acuerdo. También explicaron que con la subida del IVA ha resurgido la economía sumergida que "tanto nos ha costado erradicar",  señalando directamente como culpable a Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. Colom finalmente adujo: "No puede ser lo mismo ver un lope de vega que comprarse un bolso de lujo en la madrileña calle de Ortega y Gasset. Los ciudadanos españoles no se merecen este IVA".

El terrible panorama del cine

Los madrileños cines Tívoli, cerrados y a la venta.

En un momento del acto de presentación de la carta a Mariano Rajoy, y como dos de los cinco representantes de las industrias culturales pertenecían al mundo del cine, se ha reflexionado sobre el hundimiento de este sector. Ramon Colom, como jefe de los productores, ha recordado que las ayudas -"ayudas y no subvenciones, porque por cada euro que da el Gobierno la industria del cine le devuelve dos"- en España han pasado de 49 millones en 2012 a 39 en 2013 y a 33,7 millones en este año. Y dio cifras de las ayudas en otros países: en Italia el Estado da 70,4 millones de euros; en Reino Unido, 120 millones; en Alemania, 340 millones, y en Francia, 770 millones. "¡Claro que Ocho apellidos vascos ha recaudado 55 millones de euros, de los cuales unos 15 irán directos al Gobierno por el IVA! Pero, ¿alguien se plantea cuánto hemos perdido?", contaban los del cine. "El IVA ha aumentado las arcas del Estado estos dos años, pero son pan para hoy y hambre para mañana, porque cierran las empresas, desaparecen ingresos impositivos y cotizaciones de trabajadores, aumentan los subsidios para parados...". Otros datos aportados por FAPAE asegura que el presupuesto de las películas españolas sigue descendiendo: solo 18% de los rodajes cuentan con un presupuesto alto (a partir de 5 millones de euros). El presupuesto medio en 2014 es de 1,5 millones (datos provisionales). En 2013 fue de 1,6 millones y en 2009 era de 3 millones. Y según los productores, una película filmada en en 2013, con un presupuesto alto de siete millones de euros, recibió del Estado 1,2 millones. Ya antes de su explotación comercial solo con sus pagos por IVA, IRPF y Seguridad Social, le retornó al Estado 1,7 millones de euros. Aseguran -aunque no dicen el nombre del filme, que ese filme realizó 1.624 altas de trabajadores: algunas de 3 meses y otras de días.

Más información