Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CÁMARA OCULTA

Ellas deciden

Se ha ultimado el documental 'Yo decido. El tren de la libertad'

El cartel de 'Yo decido. El tren de la libertad'.
El cartel de 'Yo decido. El tren de la libertad'.

Mientras que en el Congreso de los Diputados se están celebrando unas jornadas antiabortistas organizadas por el Partido Popular, se ha ultimado el documental Yo decido. El tren de la libertad, realizado por más de sesenta cineastas españolas, y no sólo españolas, que da cuenta de la multitudinaria manifestación celebrada en Madrid el pasado 1 de febrero contra la nueva ley sobre el aborto del ministro Gallardón. Y también de las que se hicieron con el mismo fin en Amsterdam, Buenos Aires, Roma, Paris, Edimburgo, Londres y Bruselas, entre otras ciudades.

Pero el documental no habla sólo de estas convocatorias sino, además, de otras movilizaciones, por ejemplo el registro que muchas mujeres hicieron de sus cuerpos como bien inmueble de propiedad privada, gesto reivindicativo lleno de humor pero de claro significado. O de los peligros de los abortos clandestinos a que de nuevo se verán obligadas; o de tener que viajar para ello a Francia, Inglaterra o Alemania, ya que esta ley española es una de las más restrictivas de Europa, junto a las de Irlanda, Polonia y Malta, según confirma en el documental la escritora Rosa Montero.

En Yo decido. El tren de la libertad intervienen asimismo mujeres y hombres que ya se manifestaron hace 30 años para defender el mismo derecho de ellas a decidir en libertad, lo cual da idea del retroceso que estamos viviendo, o de hasta qué punto “la democracia ha pasado en balde y estos años de transición no han valido para nada”, como en la película asegura una mujer, hoy abuela. Y aparecen imágenes de aquellas manifestaciones de 1977 en que se pedía “amnistía” para las mujeres, tan iguales a las de ahora mismo, en las que también figuran mujeres embarazadas, una de las cuales se pregunta que “mientras el Gobierno no es capaz de garantizar el trabajo, la sanidad ni la educación de los que ya somos, a cuento de qué viene esta propuesta de reactivación de la economía a través de la fertilidad”. Es para producir mano de obra barata, replica otra. Se preocupan por el no nacido y para nada de los ya nacidos que quedan desahuciados…

Yo decido. El tren de la libertad, que recoge la indignación popular masiva, nació de una propuesta de la tertulia feminista Les Comadres de Gijón, de donde partió camino de Madrid el primer tren de la libertad. La película se estrenará en numerosas ciudades españolas el próximo día 10, y poco tiempo después estará colgada en Internet con acceso gratuito. Hay que verla. También Gallardón debería hacerlo. O quizás la estuvo viendo mientras en el Congreso se reunían los antiabortistas, porque él finalmente no acudió. Incongruencias.