Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mai Jia, el espía chino de los 15 millones de libros

El autor de 'El don', Mai Jia, ha vendido 15 millones de libros en China, cinco en papel y diez en electrónico

El escritor chino Mai Jia, autor de 'El don'.
El escritor chino Mai Jia, autor de 'El don'. EL PAÍS

Ha vendido 15 millones de libros en China, cinco en papel y 10 en soporte electrónico. Es Mai Jia, todo un superventas, desde que en 2002 publicó El don (Destino) en su país, un libro en el que mezcla códigos encriptados, espías y sueños. El escritor, que nació en 1964 en un pueblo de montaña de la provincia de Fuyang, ha pasado de conocer la pobreza a disfrutar la riqueza. Con 17 años, se alistó en el Ejército, donde cursó estudios de radiocomunicaciones en la Academia de Ingenieros y escritura creativa en la Academia de Bellas Artes del Ejército Popular de Liberación. “Todo lo que he hecho en mi vida ha estado dirigido a cumplir mi gran pasión, escribir. Durante 16 años, mientras llevaba una vida nómada viviendo en seis ciudades, he ido acumulando información y sabiduría para poder reflejarla en mis libros. Ese era mi objetivo”, explica.

En El don, narra la vida de Rong Jinzhen, un chico fuera de lo común tanto física como mentalmente, educado por un extranjero en la China de los años veinte. El protagonista vive una infancia solitaria, sumergido en su propio mundo. Rong puede ver lo que los demás no ven y llega a convertirse en un genio de las matemáticas. “Los personajes absolutamente normales no funcionan en literatura. Mi protagonista padece una deformación física que se diluye con su genialidad. Tal vez ese sea su atractivo”.

La carrera académica de Jinzhen se interrumpe cuando es reclutado por el departamento de criptografía del servicio secreto chino. Mai Jia sabe de lo que habla en su libro, es un mundo que vivió desde dentro como militar antes de cambiar su carrera y dedicarse de pleno a la literatura. Mientras estaba en el Ejército pasaba el tiempo estudiando matemáticas, creando sus propios códigos y hasta un juego de mesa aritmético. “Era un tiempo difícil y había que ocupar la mente el máximo tiempo en aquello que te permitiese distraerte”.

Mai Jia tardó 11 años en escribir esta novela y ha recibido el mismo número de premios literarios en su país. El tiempo invertido le mereció la pena ya que logró vender los derechos de su libro para ser llevado al cine y rodarse una serie de televisión. “Me he alejado lo más posible de la tradición literaria china porque deseaba que mi obra fuese más global. Quería contar una buena historia, la misma que hace unos años hubiese sido imposible que saliese a la luz por la censura”, puntualiza Mai Jia en Madrid, donde ha comenzado la promoción de su libro en el mundo hispano. En marzo se publicó El don en la órbita anglosajona y ahora empieza su difusión en España y América Latina. Apasionado de la obra de Gabriel García Márquez y Jorge Luis Borges, reconoce que uno de sus libros preferidos es Cien años de soledad. “El mío y el de millones de compatriotas”, dice. El escritor se considera un hombre satisfecho con la época que le ha tocado vivir. “He conocido la pobreza, pero he tenido la suerte de ver cómo mi país crece y camina hacia una sociedad con grandes mejoras. Tal vez los chinos tendamos a olvidar la historia, incluso la más reciente, pero es posible que sea porque preferimos mirar hacia adelante”.