Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los productores de cine ven “ridículo” el 20% de exención fiscal anunciado hoy

La desgravación forma parte del anteproyecto de Ley de la reforma fiscal

El actor Javier Gutiérrez (izquierda), junto al director Alberto Rodríguez en el rodaje de 'La isla mínima', que se estrenará en septiembre.

¿Se pueden proponer cambios legislativos para que en realidad todo siga igual? Si se le pregunta hoy a cualquier productor español, la respuesta es no. “Es demoledor, matador, te queda la sensación de que tras tantas reuniones y comisiones, el esfuerzo ha sido baldío”, asegura Emma Lustres, de la productora Vaca Films (Celda 211), experta en coproducciones internacionales, presente en los encuentros y entrevistas entre representantes del cine y altos cargos del Ministerio de Hacienda, en los que se habló de qué porcentaje debería aplicarse de deducción fiscal a los rodajes de cine, actualmente en un 18%, menor al de otros países. Belén Atienza, de Apaches Entertainment, insiste: “Quiero pensar que es un error, que no ha habido tiempo para estudiar las medidas”. Si se pregunta a Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, el artículo 36 del anteproyecto de Ley del Impuesto sobre Sociedades entra en el objetivo del Ejecutivo de hacer una “apuesta decidida” por la industria de la cultura. El día y al noche.

El corazón del artículo está en el punto 1 de ese artículo, en el que se explica que las inversiones en producciones españolas de cine tendrán derecho al productor de una deducción del 20% hasta el primer millón de euros, y de un 18% “sobre el exceso de ese importe”, tomando como base de la deducción el coste final de la película. Anoche mismo, varios productores se comunicaban por whatsapp esperando el anunciado 30% de exenciones fiscales, que estaría al nivel de otros países europeos”. Hoy les ha caído el jarro de agua fría. “Estoy realmente decepcionada. Tenemos los técnicos, un clima benigno, todas las infraestructuras adecuadas para hacer cine, y no lo podemos aprovechar. Para que lo entienda la gente: es como si tuvieras lista la autopista pero el Gobierno no abre el peaje. El esfuerzo resulta baldío. Y creo que es muy importante que entiendan que esto no es un mercadeo de punto arriba punto abajo, sino querer o no sacar partido a una industria”, dice Lustres. Otro productor asegura que ese porcentaje es "ridículo", que no sirve más que para que la industria cierre o decida irse a rodar a otros sitios "en cuanto tengas un presupuesto mediano".

ampliar foto
Decorados construidos en el Parque Nacional del Teide para el rodaje de 'Furia de titanes'. la opinión de tenerife

Además, “el importe de esta deducción no podrá ser superior a 3 millones de euros”. Es decir, que una película como Lo imposible, de J. A. Bayona, 100% española, que costó 30 millones de euros, solo podría recibir como máximo esos tres. Como incide Emma Lustres, “las películas españolas de presupuesto de 10, 12 millones de euros son las que saldrán más beneficiadas, yo creo que se ha pensado para que no venga un, por ejemplo, Furia de titanes, y se lleve el dinero”. Al eliminar la figura de coproducción financiera –con la que podían recibir exenciones fiscales hasta ahora los rodajes extranjeros-, “se ha clarificado la Ley, es menos farragoso el proceso”, explica Lustres, “pero se ha perdido otra oportunidad”. Cuando entre en vigor el texto legislativo, esos rodajes no necesitarán coproductor español, pero solo tendrán “derecho a una deducción del 15%” (artículo 2), y como mucho podrán recibir 2,5 millones de euros. Belén Atienza, mano derecha de J. A. Bayona, que entre otros proyectos pendientes tiene la segunda parte de Guerra Mundial Z (una superproducción con posible rodaje en España), comenta asombrada: “No hay voluntad política. Eso es hacernos poco o nada competitivos. En el Gobierno no son conscientes de que mucha gente del cine mundial está mirando lo que pasa aquí. Acaban de hundir las expectativas exteriores. ¿Para qué venir a España si en Reino Unido recibes el 30%?”. Otro productor echa en cara a Montoro que aún no haya pagado -tal y cómo prometió en los pasillos del Congreso- "las deudas de 2011 y 2012" a las productoras.

Ramon Colom, presidente de la FAPAE, la confederación de asociaciones de productores audiovisuales, ha asegurado en un comunicado: “Esperábamos más y, tal y como ha quedado en el borrador que nos ha llegado, nos parece insuficiente. Esperamos que en los trámites gubernamentales y parlamentarios que quedan para que el texto sea definitivo, podamos enmendarlo. Es un problema de competencia. Con estas cifras no podemos competir con otros países (Alemania, Italia o Francia tienen hasta un 40%) y el resultado es dañino para la industria española”. Las próximas dos semanas se podrán enviar las alegaciones públicas, momento en que los productores esperan se negocie y se vuelva al 30% que se había plasmado en las conclusiones de la Comisión Mixta -donde estaban representados el Gobierno y todos los agentes del sector implicados- para poder competir con el resto de países. "Claro", explica Francisco Ramos, de Zeta Audiovisual, "¿por qué quién querrá rodar aquí si en Canadá te dan un 25%, hasta un 30%, por ejemplo? A mí, lo que más me molesta es el desprecio a todo el trabajo previo realizado, asesores contratados, múltiples reuniones para explicarles cómo funciona este sector y la necesidad de ese porcentaje para que viniera alguien a rodar. Y hoy nos venden ese 20% como un avance...". Si en Francia la exención varía del 20 al 40% -que se complementa con otras medidas de apoyo a su cinematografía-, en Alemania e Italia se llega hasta a un 40%, y en Estados Unidos depende de la legislación de cada Estado, que ofrecen sustanciosas ayudas fiscales, créditos blandos o acceso a fondos. A partir de ahora empieza la mencionada negociación antes de que la ley arranque su trámite parlamentario para que entre en vigor el 1 de enero de 2015.

Más información