Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la labor del ojo está el diseño

Jorge de Buen profundiza en los cinco campos determinantes para la comprensión de un texto

En la labor del ojo está el diseño

¿Comic Sans o Arial, justificado o en bandera, con interlineado o sin él? La apariencia de un texto nos dice mucho más de lo que podría parecer, sobre todo porque si la apariencia no es correcta, si carece de legibilidad —la calidad de un impreso para ser fácilmente leído—, será mucho más difícil que nos planteemos su lecturabilidad —la fácil comprensión de un texto relacionado con el estilo y el argumento—, según las definiciones que recoge Jorge de Buen y que pertenecen al maestro José Martínez de Sousa.

En este libro, Jorge de Buen profundiza en los cinco campos que determinan, en su opinión, que un texto pueda ser perfectamente comprendido y permita que el autor exprese correctamente todo aquello que quiere decir. Y estos cinco conceptos se resumen en el acrónimo láser, que además, aplicados adecuadamente, confieren al mensaje la capacidad del láser para iluminar mejor, ser más preciso y llegar más lejos gracias precisamente a que es una luz homogénea. Legibilidad, atracción, síntesis, emotividad y retórica son las cinco ideas sobre las que gira este libro, que tiene como perpetuo trasfondo la manera en la que el cerebro comprende y aprehende cada uno de estos conceptos con respecto a un mensaje dado.

Por eso, si, como decía el verso del poeta, también mexicano, Pedro Serrano, “en la labor del ojo está la carne”, Jorge de Buen nos muestra en este libro que la labor del ojo y de todo lo que hay entre su tarea y la comprensión, intelectual o emocional, de los mensajes que nos llegan está en nuestra cabeza. Por eso la neurociencia es una pieza básica en este libro, que recurre constantemente a la divulgación de la ciencia para hacernos ver cómo vemos, y cómo comprendemos, los mensajes.

La legibilidad es la manera en la que percibimos el entorno y cómo nos relacionamos fisiológicamente con él. Cómo nos llega un texto o un mensaje, es decir, tiene que ver con la calidad técnica del impreso. Por ejemplo, dado que leemos moviendo los ojos a saltos, la facilidad de la letra para ser descifrada es una de las cuestiones que hay que tener en cuenta. De la letra de médico a los tipos diseñados para ser más legibles, De Buen hace un repaso histórico en esta materia tan próxima a la tipografía y en la que, por otra parte, es un experto, como muestran las cinco ediciones de su viejo Manual de diseño editorial.

La atracción, la segunda idea, es la capacidad que tiene de llamarnos la atención un mensaje determinado. Para bien o para mal, eso ya se verá, porque algunas veces lo que se pretende es llamar la atención a cualquier precio, lo que, como muestran algunos de los ejemplos que abundan en el libro, puede ser un notable error. La tercera letra de este láser de comunicación, la ese, se corresponde con síntesis, “una idea fácil de entender y extremadamente difícil de aplicar. Su importancia es tan grande que la mayoría de los fracasos en comunicación se deben precisamente a fallas de síntesis”, dice el autor.

La emotividad, el sentimiento que nos provoca el mensaje que vemos, es la cuarta pata de este ideario que termina con la vieja retórica, que, aunque “huele a naftalina”, el autor ha querido rescatarla “porque es hora de que despierte y se ponga a trabajar, como cuando era joven y bisoña”. La lectura del libro de Jorge de Buen nos permitirá, manejando estos cinco conceptos, entender mejor por qué nos gustan o no los anuncios y los libros, y saber que, aunque el diseño aparentemente sea caprichoso y anárquico, sobre sus resultados manda también el cerebro.

 

Diseño, comunicación y neurociencias. Jorge de Buen Unna. Ediciones Trea. Gijón, 2014. 234 páginas. 22 euros

Más información