Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando Patricia Highsmith conoció a Alfred Hitchcock en el Partenón

Hossein Amini, guionista de 'Drive', debuta como director con 'Las dos caras de enero'

Viggo Mortensen y Hossein Amini, en el rodaje.
Viggo Mortensen y Hossein Amini, en el rodaje.

Da igual la carrera previa de Hossein Amini como guionista fuera larga y prolífica. Que este iraní, cuya familia emigró a Inglaterra cuando él tenía 11 años, estuviera detrás de los libretos de Jude el oscuro, Las alas de la paloma, Las cuatro plumas, Blancanieves y la leyenda del cazador o Shanghai queda escondido tras su aportación a un clásico de última generación: Amini es el guionista de Drive. Y él se enorgullece de su adaptación de la novela de James Sallis, aunque no sabe nada de la segunda parte: "No sé si habrá continuación ni si esta se basará en la segunda parte escrita por Sallis. Es un proyecto de Nicolas Winding Refn [director de la primera parte, el último en embarcar en aquel proyecto y el primero en sacarle más partido]. Por no ser, obviamente, no sé si estaré yo en el proyecto....", cuenta entre risas.

Festival de Berlín. Amini presenta Las dos caras de enero, su adaptación de la novela corta de Patricia Highsmith que además supone su debut como director: "Siendo sincero, no me comían las ansias de empezar una carrera detrás de las cámaras. Y la novela la había leído hacía muchos muchos años, en la Universidad. Es curioso, ni entonces me pareció una maravilla ni ahora creo que sea de los mejores trabajos de Highsmith. Perdí el libro, y en mi cabeza la historia derivó hacia otro lado, la recordaba muy distinta cuando retomé la novela para escribir la adaptación. Y esa imaginación ha ayudado a mi trabajo. De repente sentí que entendía cada personaje, que el guion me atrapaba más que otros trabajos previos, que quería dirigirlo porque decía cosas de mí, porque hablaba de celos, de enamorarse, de sentimientos universales...". Y de triángulos amorosos, que han dado mucho juego. "Es muy interesante cómo funcionan esos triángulos. O las historias de dos hombres que se admiran mutuamente pero que saben que solo uno puede sobrevivir: Me encanta Heat. No hablamos de cierta atracción gay, sino, en mi caso, de dos personajes que en un momento dado se hacen pasar por padre e hijo. Puro respeto. Es una nota repetida en las novelas de Highsmith". Para Amini es curioso cómo Highsmith no logra perfilar bien los personajes femeninos, "porque se siente más cómoda escribiendo sobre hombres", algo que ha intentado remediar cambiando bastante la historia de este matrimonio de estadounidenses que en el verano de 1962 conoce en Atenas a un guía turístico que sobrevive esquilmando a compatriotas.

Viggo Mortensen y Kirsten Dunst, en la película. ampliar foto
Viggo Mortensen y Kirsten Dunst, en la película.

En una entrevista previa, Viggo Mortensen asegura casi lo mismo que Amini: Las dos caras de enero le parecía una novela plana, poco interesante, y sin embargo en el guion encontró maravillosos ecos al gran cine negro clásico. Fue el primero del reparto en fichar. Más tarde se sumó Kirsten Dunst; a los productores no les convencía Oscar Isaac -nombre propuesto por Amini que le conocía de Drive- hasta que este fue contratado por los Coen: su estatus cambió, su nombre creció y los productores le ficharon. "Tanto Mortensen como Isaac son capaces de aportar dureza y debilidad según la necesidad de la historia, y sus rostros recuerdan a caras de la época". Sí reconoce Amini un problema ulterior: me obsesionó el ritmo, porque empieza como un drama, se convierte en thriller y en un momento dado vuelve al drama. Pensé mucho en Hitchcock, en el Antonioni de Blow up, intenté inspirarme en ellos". E intentó mejorar la obra de Highsmith: "Es que con unos personajes tan potentes la trama flojeaba".

Sobre su diseño de producción, el británico-iraní comenta: "Me gustan los sesenta. y los hemos exprimido al máximo. Pudimos rodar donde pocos habían rodado antes, como el Partenón. Dicho eso, cualquiera que vea la película sabrá que hemos huido de la típica estampa turística".

¿Volverá Amini a dirigir? "Soy un guionista, y aunque la experiencia ha sido placentera no repetiré salvo que otro libreto me atrape como este". Hasta entonces, seguirá siendo Hossein Amini, el guionista de Drive.

Más información