Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

De las tertulias televisivas al Parlamento Europeo

Expertos y presentadores analizan el éxito de políticos al pasar por los platós

Silva y Vidal-Quadras muestran que salir en la tele no garantiza conectar con el electorado

Javier Nart y Pablo Iglesias, en el programa de La Sexta 'Al rojo vivo'.

"La tertulia televisiva es un terreno crucial de la comunicación política. Parte de lo que la gente piensa procede de lo que se dice en las tertulias, así que es un espacio ineludible para hacer política. La gente, más que en los partidos, milita en los medios". Así explica Pablo Iglesias, líder de Podemos, la estrategia que le ha llevado en el último año de los platós de Cuatro y La Sexta al Parlamento Europeo. Un caso similar al de Javier Nart, que se ha convertido en europarlamentario por Ciudadanos tras ser habitual en este tipo de programas de debate. Entonces, ¿basta salir en la televisión para lograr el éxito electoral?

"Si los partidos mayoritarios, que han sacado menos del 50% de los votos, creen que el problema ha sido las tertulias de televisión, es que su análisis está equivocado", responde César González Antón, director de informativos de La Sexta Noticias, de quien dependen Al rojo vivo, La Sexta noche y La Sexta columna, espacios por los que han desfilado Iglesias y Nart. "Si la tele fuera un maná prodigioso, el juez Elpidio Silva o Alejo Vidal-Quadras, que también eran candidatos y tertulianos, habrían arrasado en las elecciones, y no ha sido así", añade.

Salir en la televisión no te da automáticamente el éxito"

Antoni Gutiérrez-Rubí

Coincide el asesor político Antoni Gutiérrez-Rubí: "Salir en la televisión no te da automáticamente el éxito", tercia. "Está claro que a Nart e Iglesias les ha beneficiado salir en estos programas, pero además han mostrado un mensaje coherente con unas características que la sociedad demandaba en este momento". Para el consultor, tan importante como la presencia mediática han sido otros factores, como la crisis política que vive España o la campaña de Podemos en redes sociales.

"Los políticos de PSOE y PP no acuden a estas tertulias porque ya tienen las suyas propias", critica el eurodiputado Javier Nart. "Cañete y Valenciano hicieron un debate en televisión basado en el 'y tú más' que no gustó a nadie. Si nuestro pensamiento se expone en televisión debe ser porque tiene algún interés, ya que, si no, las cadenas no nos llamarían", sugiere.

Una visión similar a la que manifiesta Jesús Cintora, presentador de Las mañanas de Cuatro, primera tertulia de una cadena generalista en la que apareció el líder de Podemos. "Me fijé en Pablo Iglesias cuando participaba en debates en teles locales, como La tuerka, y me gustó su lenguaje atrevido, fuera de la línea oficial. Consideré que aportaba frescura y lo invité desde el primer programa", revela. Por aquel entonces, poca gente sabía su nombre. Era 'el coletas'.

Hemos acudido a las tertulias tratando de imponer un estilo más calmado, con datos

Pablo Iglesias

El propio Iglesias recuerda aquella primera experiencia televisiva a la que se refiere Cintora. "La tuerka fue un entrenamiento fundamental para la política", reconoce. De ahí dio el salto al espacio de Cuatro y, más tarde, a otros programas. "Hemos acudido a las tertulias tratando de imponer un estilo más calmado, con datos, respetando a los adversarios, algo que le ha gustado a la gente", dice. En su opinión, acudir a estos lugares de debate "abrió la oportunidad de que otro discurso estuviera en los medios generalistas que hasta entonces habían estado monopolizados por los mismos argumentos".

El diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón, que tras lograr su escaño en las pasadas generales también se hizo habitual de las tertulias televisivas, aporta otra idea: "Aparecer en los medios no da garantías de simpatías, como lo demuestran PP y PSOE, que salen en la televisión todo el tiempo y han obtenido malos resultados", señala.

Para Garzón, es interesante aprovechar estos espacios para trasladar mensajes políticos, pero se corre el riesgo de la desigualdad entre fuerzas. "Los medios son privados y llaman a quien quieren. Quizá el criterio que más utilizan es el de la audiencia y no tanto el del pluralismo", dice. En cualquier caso, "no hay que temer a las tertulias, ni a las redes sociales, ni a organismos que permitan democratizar. Eso sí, me gustaría que las tertulias fueran más un lugar para la formación que para la lucha en el barro". Pablo Iglesias remata: "al menos es un espacio de discusión. Y eso es algo que, a veces, no ocurre ni en el Congreso".

Empujón de audiencia

El mensaje de los tertulianos reconvertidos en políticos no solo parece haber calado en la sociedad, sino que, además, ha logrado aumentar los datos de audiencia de las cadenas, con lo que la simbiosis es total. Aunque Pablo Iglesias lleva colaborando con Las mañanas de Cuatro desde hace un año, los días 26 y 27 de mayo, justo después de la celebración de las elecciones europeas, el programa logró los mejores datos de audiencia de su historia (12,8% de share, 759.000 espectadores) al contar con el líder de Podemos.

Su presencia en LaSexta Noche el sábado 31 también dio al programa su máximo histórico (15,2% de audiencia y más de dos millones de espectadores).  Además, el domingo 1 de junio fue el protagonista de Objetivo LaSexta, programa que consiguió un 12,5% de share y 2.482.000 espectadores. 

Más información